martes, julio 27, 2021

«NO ESTAMOS PREPARADOS»: enfermeros y maestros exigen «vacunación masiva» antes de levantar el 7×7

Los gremios de enfermeros y maestros protestaron este viernes contra el uso de la Abdala en los niños y el anuncio de Maduro de eliminar el 7×7

El Colegio de Enfermeros de Caracas y varios docentes reclamaron este viernes por el anuncio del levantamiento de las restricciones contra la COVID-19, entre ellas el esquema 7×7. Refutan la advertencia de Nicolás Maduro, porque consideran que el país no está preparado.

¿La razón? No se ha vacunado a 70% de la población. «No se puede activar el aparato productivo con el riesgo a que los trabajadores se contagien”, dijo la presidenta del Colegio de Enfermeros de Caracas, Ana Rosario Contreras.

«En Venezuela sigue la emergencia humanitaria compleja. La crisis se ha visibilizado a través de la COVID a la que no se le ha dado un tratamiento científico sino político”, alertó.

Recordó que por el mundo ruedan las variantes de la COVID-19 que son de alto contagio. «Sería una irresponsabilidad eliminar el 7+7. En Carnaval se suspendió la flexibilización y aumentaron los casos de manera peligrosa. Estas medidas no pueden tomarse a la ligera», agregó.

Lea también: SIN RESOLVER escasez de gasolina no tiene sentido levantar restricciones por la COVID-19

No a la Abdala

Los maestros y enfermeras protestaron en la sede del PNDUD, en Caracas, para llamar la atención, no solo por el levantamiento de las restricciones. También porque Nicolás Maduro se empeña en vacunar a los niños con el compuesto cubano Abdala.

En este sentido, Contrera expresó: “Yo le digo a él que para que un prototipo pueda tener el nivel de vacuna, la eficacia que demuestra en la fase 3 debe ser publicada en una revista científica y avalada por organismos como la OMS; y cuando tenga la autorización certificada se puede aplicar”, afirmó.

«Los niños son sujetos especiales de derecho. En Venezuela no podemos seguir permitiendo que nuestros niños se conviertan en conejillos de indias», aseveró.

A su juicio, eso es lo que sucedió con 10.000 venezolanos que acudieron a inocularse la Abdala «bajo una oferta engañosa». Los llamaron «a unas jornadas territoriales de vacunación» y la misión médica cubana en el país «terminó diciendo que era una intervención sanitaria. Es decir, un ensayo clínico», explicó.

En Venezuela «no se están respetando los protocolos para someter a las personas a ensayos experimentales, donde la primera obligación es el consentimiento informado», enfatizó.

«Celebramos que en Cuba se pretenda hacer una vacuna (…) Sin embargo, creemos y estamos convencidos, que, desde hace 6 meses, el mundo tiene una canasta de vacunas», dijo Contreras.

Lea también: CÓMO LAS TENSIONES POLÍTICAS dificultan distribución de las vacunas en Venezuela, según la Cruz Roja

No al experimento

Por su parte, la coordinadora de la Organización Venezolana de Autismo Joana Peñalver, hizo un llamado a la OMS y a la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos.

Para Peñalver, que calificó la Abdala de «supuesta vacuna cubana», se están violando los derechos humanos de los menores de edad. Se «está violando el derecho a la salud y a una educación segura».

«Declaramos que nuestros hijos no son experimentos. Necesitamos respeto para la población venezolana que no es ningún experimento. Exigimos un pronunciamiento de la Unicef para la protección de los niños», subrayó.

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓