miércoles, agosto 17, 2022

Diplomático Milos Alcalay: «hacen falta dos para bailar el Tango»

El exembajador de trayectoria habla sobre las elecciones en Colombia. Considera que habrá una segunda vuelta y esta develará la posición del que será el nuevo presidente y lo que podría ser su gestión

Estamos a horas de que Colombia decida parte de su destino. Millones de colombianos ya están en los centros electorales para ejercer su derecho al voto.

Ahora bien, estas elecciones en particular tienen diversos matices que la hacen estar en medio de una vorágine de información, que podría darle un vuelco o no a la situación política en América Latina.

No es la primera vez que la izquierda está reflejada en unas elecciones presidenciales neogranadinas, pero si tiene de innovador el que un candidato muy relacionado con los movimientos de ultraizquierda, como Gustavo Petro, esté entre los que podrían alcanzar el poder en el Palacio de Nariño.

Las elecciones de un país vecino o de una nación con la que otra mantenga relaciones bilaterales, siempre gozarán de interés mutuo.

En este caso, para Venezuela es primordial saber cuáles podrían ser los escenarios que se produzcan a partir de este domingo 29 de mayo del 2022. Conocer, o tener un acercamiento a lo que podría ser una nueva relación diplomática con Colombia. Pero, claro está, desde la administración de Nicolás Maduro deberán ajustar su diplomacia, si la intención real es querer volver a la bilateralidad.

El exembajador y diplomático venezolano de trayectoria, Milos Alcalay, considera que las elecciones en Colombia podrán dar un vuelco a la situación entre ambos países, pero esto estará sujeto a los movimientos al estilo ajedrez y la capacidad que pueda tener la administración de Nicolás Maduro de entender la otra parte y saber hacer los cambios que son necesarios y de manera urgente.

Milos Alcalay 1 - Impacto Venezuela
Milos Alcalay

«Independientemente de que sea la derecha, la izquierda o el centro, las relaciones entre Venezuela y Colombia siempre han estado marcadas en una necesaria complementación. No se puede pensar en una relación de dos países con tantas similitudes y con tantas visiones compartidas sin reformular toda esta dinámica que estamos viviendo actualmente», dice Alcalay.

Le puede interesar: Advierten sobre los planes de Gustavo Petro si gana presidenciales en Colombia

«Gane quien gane en Colombia, el problema no es lo que pueda hacer ese nuevo Gobierno, sino el que pueda de manera bilateral y multilateral, fortalecer los vínculos necesarios entre ambos países».

Pero Alcalay es muy claro al explicar que la tarea no es solamente de parte del venidero gobierno colombiano. «Hacen falta dos para bailar el Tango»

«No basta con que gane uno de los tres candidatos, si no hay una verdadera voluntad de buscar los mecanismos que en la diplomacia y en el ámbito de las relaciones internacionales se da».

El experto en la materia dice que existe una serie de problemas en territorio venezolano, que internamente podrían afectar al nuevo presidente colombiano. Presencia de grupos armados o de fuerzas criminales organizadas que no solamente afectan a Colombia, sino que tienen que ser tratadas de manera bilateral con la aceptación de la otra parte, que en este caso sería la administración de Nicolás Maduro.

-No puede haber una integración física fronteriza unilateralmente declarada por un solo país. El cambio de las relaciones entre Colombia y Venezuela depende de la voluntad real de reconocer cada uno una pluralidad y para eso construir una unidad con base en las diferencias, que es lo que tendrá que entender la administración Maduro, gane quien gane las elecciones.

Colombia a lo interno

«Independientemente de lo que suceda en Colombia, el interés nacional está basado no solamente en que gane quien gane la presidencia. Hay un parlamento resquebrajado, cualquiera de los tres posibles futuros presidentes, tiene que buscar un equilibrio de una diplomacia de Estado junto con el Parlamento», explica al exembajador.

Considera que el nuevo presidente, para alcanzar sus objetivos a lo interno, deberá buscar alianzas muy importantes y poderosas con instituciones económicas y financieras, junto con las organizaciones que el Estado de Derecho les da.

Además, no podrá obviar a la sociedad civil y mucho menos con el caso venezolano, ya que tiene en su haber más de un millón de venezolanos siendo partícipes de sus movimientos económicos y sociales.

Todos a segunda vuelta

Alcalay comenta que actualmente tanto la sociedad colombiana, como los mismos poderes están fragmentados. Es decir, hay muchas opiniones divididas y la intención de voto podría estar disgregada.

Debido a esto, no cree que en las elecciones de este domingo 29 de mayo se produzca un ganador director al poder en la Casa de Nariño.

«No veo un triunfo en la primera vuelta, entre otras cosas, por esa fractura de las candidaturas. En segundo lugar, para poder llegar a la segunda vuelta y ganar en ella, el candidato no puede llegar solo».

Alcalay dice que los dos candidatos que queden para la segunda vuelta, deberán manejar diversas estrategias para ganar el apoyo de las tendencias que han quedado rezagadas.

«A pesar de que Petro está en las encuestas liderando, no lleva lo suficiente para ganar en la primera vuelta».

«Ninguno de ellos puede llegar solo. Habrá, necesariamente después de la segunda vuelta, hacer lo mismo que sucedió en otros países como Chile y Brasil», Alcalay recuerda que en estas dos recientes experiencias, los candidatos de la izquierda han tenido que mover sus piezas y buscar alianzas y estrategias con otros factores de poder que han quedado rezagados.

¿Cómo saber con qué vendrá el nuevo presidente?

Para saber exactamente cuál va a ser la posición del próximo presidente de Colombia, se deberá evaluar las alianzas que se hagan para la segunda vuelta.

«Yo tengo la impresión de que el techo de Petro ha llegado a su máximo. Es decir, Petro Solo, en una segunda vuelta, sin componentes adicionales no llega a la presidencia. Va a tener que buscar alianzas, buscar sectores políticos que lo apoyen no solamente en la elección, sino también para gobernar en el Parlamento, porque se trata también de buscar el respaldo del poder legislativo»

Y esto será lo mismo para cualquiera de los otros candidatos, Sergio Fajardo, Federico Gutiérrez, Rodolfo Hernández, Jhon Milton Rodríguez y Enrique Gómez . «Si efectivamente para cualquiera de los otros candidatos no se logra que los electores los apoyen, va a ser sumamente difícil cualquier alternativa».

El voto castigo

Alcalay dice que en América Latina la gente no vota tanto por el candidato, por un proyecto ideológico, «sino en contra del otro candidato, entonces, hay que ver si realmente la reacción de muchos electores políticos colombianos que están en contra de Petro, van a dar su voto efectivo a los otros candidatos».

¿Una aventura bolivariana?

– La impresión que yo tengo es que la solidez de las instituciones en Colombia tendrán matices distintos, pero no creo que Petro se lance una aventura de fortalecer una especie de tentación bolivariana. Y ya lo ha dicho, él ha sido muy crítico de muchas de las actuaciones de Nicolás Maduro. A respaldado otras.

– Él (Petro) no va a romper relaciones con los Estados Unidos. Cuando él fue alcalde de Bogotá, que tenía uno de los cargos más importantes, no cambió la configuración de las relaciones de la ciudad de Bogotá con componentes de derecha o de izquierda. Él gobernó como alcalde de los bogotanos.

-Si Petro gana yo tengo la impresión de que él gobernará para todos los colombianos, o sino tendrá muchas dificultades para seguir adelante, porque el poder en Colombia está fragmentado y con la crisis económica que no es solo colombiana, sino mundial, un Jefe de Estado tiene que buscar los mecanismos para solucionar los problemas de los colombianos, no los problemas de los venezolanos, ni los problemas de los norteamericanos.

El reflejo de la historia y la «diplomacia de los carritos chocones»

Las relaciones entre Venezuela y Colombia siempre han estado envueltas en conflictos y temas que han sido resueltos a través de la diplomacia.

Con el exembajador Milos Alcalay recordamos un incidente que puso en jaque y a punto de un enfrentamiento con el gobierno colombiano. Esto fue el incidente con la corbeta militar Caldas en aguas del Golfo de Venezuela.

El 9 de agosto de 1987 la corbeta Caldas, de la armada colombiana, ingresó a aguas territoriales del Golfo de Venezuela de manera ilegal, lo que generó un enfrentamiento diplomático y militar que estuvo a punto de estallar.

«En la búsqueda de una solución fronteriza el estado venezolano nombró una comisión integrada por tres dirigentes políticos, de tres partidos distintos, que representaban una Política de Estado. Hoy en día la diplomacia «madurista» actúa unilateralmente. No consulta, no solamente en el caso de Colombia, sino también en el caso de una resolución para el Esequibo que siempre ha unido a los venezolanos. No hay una consulta con los otros sectores del país, no hay la búsqueda de mecanismos que puedan lograr una integración y allí es donde viene lo que he denominado como «La Diplomacia de los Carritos Chocones».

-Basta con que cualquiera de los presidentes electos en América y el mundo señale un análisis de preocupación, por ejemplo, el que estén acogiendo a fuerzas guerrilleras colombianas en territorio venezolano, para inmediatamente tener un ataque a ese presidente sin tomar en cuenta si son de izquierda, de centro o de derecha. Así percibe Milos Alcalay la diplomacia de la administración de Maduro.

«En el ámbito de las relaciones diplomáticas, la administración Maduro exige incondicionalidades. Es sumamente susceptible cuando hay algunos elementos críticos. Por ejemplo, lo hemos visto con algunas críticas de aliados de izquierda, como el caso de Chile, que ha criticado la situación con los Derechos Humanos e inmediatamente la reacción es sumamente hostil», dice Alcalay.

Explica que la «diplomacia de los Carritos Chocones» no reconoce que puede haber opiniones distintas. «No puedes exigir incondicionalidad, lo mismo sucedió con el presidente Alberto Fernández (Argentina) que ha sido muy atacado por la administración de Maduro y el tema de la interpretación de la caracterización de Venezuela. Hay inclusive dentro de sectores de izquierda, una izquierda democrática que no va a dejar de señalar algunos de los errores en el campo económico, en el campo social y en el campo político».

-El ámbito de las relaciones es prioritario. Puedes tener algunos conflictos de tipo limítrofe, de tipo económico, de tipo político, pero para poder buscar soluciones siempre debes ubicar la búsqueda de caminos para la cooperación.

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x