miércoles, agosto 17, 2022

LO QUE NO DEBE FALTAR en el botiquín de primeros auxilios

Son varios elementos que se deben incluir en un botiquín de primeros auxilios que tiene que estar a mano, para solucionar pequeñas dolencias o emergencias que no requieren hospitalización

¿Qué pasa cuando te haces un pequeño corte o un moratón? ¿Vas inmediatamente al hospital? No, ¿verdad?. Muchas veces en tu vida te encuentras con “pequeñas urgencias” en las que no es necesario llamar a una ambulancia o correr hacia los hospitales.

Por ello, es conveniente tener un botiquín de primeros auxilios a mano de donde sacar el material necesario para solucionar las pequeñas dolencias, pero ¿tienes correctamente equipado tu botiquín?

Este artículo, publicado en el portal Muy Interesante, te dará algunas las pautas sobre lo que debes incluir en el botiquín y cómo estar preparado para pequeños imprevistos.

Lea también: VIDA TIPS con Thaitir: Aprenda a sanar con el arte y las Mandalas

Medicamentos


Este apartado es bastante personalizable, ya que cada persona es un mundo, y cada uno tiene sus dolencias particulares. A continuación detallaremos algunos de los medicamentos más habituales que puedes incluir en tu botiquín.

Para el alivio del dolor, es importante tener a mano analgésicos, pero algo que hay que tener muy en cuenta es que no todos los analgésicos valen para todo el mundo.

Existen alergias e intolerancias que se deben tener en cuenta, además de que existen algunos medicamentos que interactúan con otros y pueden tener consecuencias muy diversas.

Por ello es relevante consultar con tu médico para valorar cuáles serían los analgésicos más convenientes para tu caso y el de tus familiares.

Hoy en día convivimos a diario con distintos tipos de alergias, pero la mayoría de ellas se controlan con antihistamínicos orales.

Si es tu caso, sería conveniente, además de tener localizado tu tratamiento común para la alergia, tener en el botiquín una caja de reserva para “emergencias”. A todos nos ha pasado alguna vez que nos damos cuenta de que nos hemos quedado sin determinada medicación cuando ya estás en pijama y metiéndote en la cama.

Es importante tener una caja de antihistamínicos en el botiquín para casos de “emergencia”, pero ¿por qué no guardar también una reserva de tu medicación habitual?

Para algunas patologías es muy importante tomar la medicación a una hora determinada, así que darte cuenta en el último momento es bastante inoportuno. Por ello, es muy conveniente tener guardado en el botiquín la medicación necesaria para pasar un día sin preocuparte.

Algo que también se debe incluir en nuestro botiquín son las medicaciones de rescate.

Existen algunas medicaciones, como la adrenalina para las anafilaxias o el salbutamol para los ataques agudos de asma, que solo se usan a modo de rescate, cuando la situación se descontrola.

Así que si es tu caso, también deberías incluir tu medicación de rescate en el botiquín, para tenerlo localizado en todo momento y poder actuar lo más rápido posible.

Kit de primeros auxilios


Esto ya viene a ser más común para todos, ya que estamos hablando de material básico para realizar curas.

Para empezar una buena cura es imprescindible limpiar bien la zona, y qué mejor forma que utilizando agua y jabón de manos. Obviamente, esto no estaría en el botiquín, en su lugar podemos encontrar habitualmente suero fisiológico.

Tras una buena limpieza ya se podrá valorar la herida y ver que tratamiento es el más conveniente.

Habitualmente, lo que más se utiliza son los antisépticos, como el povidona yodada (la marca más conocida es Betadine) o la clorhexidina que es más efectivo, más seguro (menos reacciones alérgicas) y más barato.

También puedes encontrarte frente a una quemadura, ya bien sea por abrasión, por accidentes en la cocina o por cualquier otro tipo de accidente.En este caso, en lugar de antisépticos, lo que se usa son pomadas para quemaduras.

Habitualmente, en su composición, tienen agentes que actúan contra posibles infecciones, así que ten cuidado con el tema de alergias al elegir cuál meterás en tu botiquín, ya que puede contener algún antibiótico o plata.

Por supuestísimo, algo que no puede faltar nunca en un botiquín son las gasas, los apósitos de protección, las vendas, un esparadrapo y unas pequeñas tijeras.

También es conveniente tener guantes desechables, tanto para protegerte a ti de posibles infecciones, como para proteger a la persona afectada de agentes externos que puedan contaminar la herida.

Un termómetro también es imprescindible y, si eres diabético o hipertenso, también un glucómetro o un tensiómetro.

Ten en cuenta que en estos casos debes saber interpretar los resultados. Y algo así ocurre también con los oxímetros (el aparato que te dice porcentaje de oxígeno en sangre), si no sabes interpretar los datos correctamente, en ocasiones puede suponer un problema más que una herramienta útil.

En definitiva, tu botiquín doméstico va a estar adaptado a tus necesidades y tus patologías, pero hay algunos elementos básicos que tienen que incluirse sí o sí.

No olvides que el botiquín tiene que estar actualizado (comprobar caducidades periódicamente) y hay que reponerlo cada vez que gastemos algo. No olvides encontrarle un sitio adecuado, ya que siempre tiene que estar fuera del alcance de los niños.

botiquin basico XxXx80 - Impacto Venezuela
El botiquín de primeros auxilios debe estar guardado en un lugar seguro de la casa, fuera del alcance de los niños. Foto referencial
Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x