sábado, agosto 13, 2022

INTIMIDACIÓN y hostigamiento es el patrón del Estado contra defensores de los DD.HH. en el país

La ONG Centro para los Defensores de la Justicia documento más de 200 ataques contra defensores de los DD.HH. a quienes se les trata bajo la tesis del «enemigo interno»

Durante el primer semestre de 2022 el Estado venezolano avanzó en la ejecución de patrones para obstaculizar, limitar y afectar las actividades de los defensores de los derechos humanos en el país, quienes se encuentran en primera línea de acción, respondiendo a la crisis de DD.HH.

La afirmación la hizo la ONG Centro para los Defensores de la Justicia que, en un informe semestral aclara que, en ese lapso, se «observa una disminución en el número de agresiones».

No obstante, alerta que «los riesgos se mantienen en un nivel alto para el movimiento de derechos humanos. Las amenazas, intimidación, hostigamiento y campañas de estigmatización siguen ocurriendo y son graves», agrega el documento.

«En la medida en que no se tomen correctivos para garantizar un espacio cívico y democrático pleno y libre y mientras permanezcan vigentes las limitaciones legales a las actividades de promoción defensa y exigencia de derechos humanos, así como la criminalización de las mismas seguirá siendo un riesgo defender, promover y exigir derechos en el país», alerta la ONG.

Lea también: Maduro trata a los venezolanos como sus enemigos: misión de la ONU actualiza informe sobre el país

Pretenden asociar la defensa de los DD.HH con delitos

La organización destaca que los activistas siguen «ejerciendo sus actividades en un entorno adverso y hostil».

Y al respecto, alertan que «persisten las medidas legales y fácticas de índole autoritario que limitan y obstaculizan el trabajo de promoción, defensa y exigencia de derechos humanos».

En consecuencia, durante el lapso reportado, «fue constante la intención de asociar la promoción, defensa y exigencia de derechos humanos con actividades delictivas, especialmente al terrorismo, la desestabilización y atentar contra la paz del país».

Enfatizan en que «el Estado retomó acciones para la aprobación de una Ley de Cooperación Internacional, con el fin de imponer mayores controles a la sociedad civil como parte de su política de criminalización». Para el sector, esto representa «una nueva amenaza para las organizaciones».

Sin correctivos y contra «el enemigo interno»

La ONG también advierte que «no se han tomado acciones o correctivos ante las restricciones a las libertades fundamentales, por el contrario, se han perfeccionado los mecanismos de control».

También sostiene que la administración de Nicolás Maduro sigue manteniendo «la tesis del enemigo interno», la cual «fundamenta la política de criminalización».

«A partir de ello se materializan distintos tipos de ataques» contra los activistas que se encargan de difundir abusos, crímenes de lesa humanidad y violaciones a los DD.HH. que siguen ocurriendo en el país», resalta.

Las cifras y los hechos

La ONG informó que en ese semestre hubo 214 ataques e incidentes de seguridad que reflejan estos patrones de agresión y amedrentamiento:

  1. Criminalización, basada en la tesis del enemigo interno. «Durante estos seis meses, los defensores de derechos humanos siguieron siendo calificados como enemigos internos que buscan desestabilizar la paz de la nación».
  2. Empleo de medidas y estrategias para neutralizar y obstaculizar su labor. «Persistieron las campañas estigmatización y descrédito en contra de personas y organizaciones defensoras de derechos humanos, quienes fueron acusadas de trabajar en función de intereses extranjeros, de promover actividades injerencistas y de publicar información falsa sobre la situación de derechos humanos en el país».
  3. Los actos de intimidación y hostigamiento en contra de personas y organizaciones defensoras aumentaron durante los últimos meses. «A través de declaraciones públicas y de tácticas de inteligencia, las personas defensoras continuaron siendo objeto de agresiones que, además de generar temor, ponen en riesgo la vida e integridad de quienes defienden derechos humanos en el país».
  4. Política represiva, de criminalización y control social como parte del carácter autoritario del Estado. «Sigue afectando gravemente la libre y plena operatividad de las organizaciones y defensores de derechos humanos, debido a las estrategias empleadas para la reducción del espacio cívico y democrático que afectan la promoción, defensa y exigencia de derechos humanos».

Qué es el «enemigo interno»

La tesis del enemigo interno deriva de la doctrina de Seguridad Nacional, surgida durante la Guerra Fría.

Se trata de una concepción militar del Estado y del funcionamiento de la sociedad, que explica la importancia de la “ocupación” de las instituciones estatales por parte de los militares.

Por ello sirvió para legitimar el nuevo militarismo surgido en los años sesenta en América Latina.

La Doctrina tomó cuerpo alrededor de una serie de principios que llevaron a considerar como manifestaciones subversivas a la mayor parte de los problemas sociales.

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x