martes, junio 22, 2021

HRW: Pide reforma policial en Colombia

Informe de HRW habla de «brutalidad policial» contra manifestantes; urge por una reforma a la institución y habla de 68 muertes documentadas

Fallas estructurales en la Policía de Colombia y no hechos aislados, son para HRW la principal razón de los abusos y violaciones de DD.HH cometidas por integrantes de esa institución durante protestas.

“Las violaciones a los derechos humanos cometidas por la policía en Colombia no son incidentes aislados de agentes indisciplinados, sino el resultado de fallas estructurales profundas”, señaló José Miguel Vivanco.

Informe de la ONG confirma que han existido «abusos gravísimos» contra los manifestantes colombianos por parte de miembros de la Policía Nacional de Colombia.

Califica la acción policial como «brutal» con el uso de municiones letales. HRW asegura haber documentado numerosas muertes cometidas directamente por policías.

Así como violentas golpizas, abusos sexuales y detenciones arbitrarias de manifestantes y transeúntes.

En ese sentido le recomienda a gobierno de Colombia tomar medidas urgentes para proteger los derechos humanos e iniciar una reforma policial profunda.

Reforma que para HRW permitiría garantizar que los agentes respeten el derecho de reunión pacífica y los responsables de abusos sean llevados ante la justicia.

“Se necesita una reforma seria que permita separar claramente a la Policía de las Fuerzas Militares y asegurar una supervisión y rendición de cuentas adecuada para impedir que estos abusos vuelvan a ocurrir o queden impunes”, dijo Vivanco.

HRW sustenta la reforma policial en que en situaciones de conflicto armado, el uso de la fuerza se rige por el derecho internacional humanitario, y las reglas son muy distintas a las de contextos civiles, tales como en protestas.

Asimismo, los policías implicados en abusos se juzgan en tribunales militares que no tienen objetividad ni independencia.

Por eso sugiere que Colombia tenga una Policía de carácter civil que esté entrenada para responder a las manifestaciones de una manera respetuosa de los derechos humanos.

Lea también: Líderes indígenas en la mira de los violentos en Colombia

Frente al vandalismo

El informe de HRW también asegura que aunque la mayoría de las protestas han sido pacíficas, la policía también se ha visto afectada.

Y que individuos cometieron actos graves de violencia, incluidas agresiones violentas contra policías y ataques a estaciones de policía con piedras y cócteles Molotov, saqueos e incendios de bienes públicos y privados

«Algunos individuos han quemado estaciones de policía y atacado a policías, dos de los cuales han muerto».

Al 2 de junio, más de 1.200 policías habían sido lesionados, al menos 192 de gravedad, dos agentes habían muerto y siete seguían hospitalizados.

Además HRW conoció el caso de una mujer policía abusada sexualmente el 29 de abril en Cali. Así como el desabastecimiento de alimentos e insumos de salud y el impedimento de la circulación de ambulancias.

“La violencia contra policías y los bloqueos que impidan el acceso a alimentos o servicios de salud son absolutamente injustificables, pero no pueden ser un pretexto para la brutalidad policial”, señaló Vivanco.

Detalles del informe

Human Rights Watch (HRW) entrevistó, en su mayoría por teléfono o videoconferencia, a más de 150 personas ubicadas en 25 ciudades de Colombia.

Entrevistas que incluyeron víctimas, sus familiares y abogados, testigos presenciales, funcionarios judiciales, funcionarios de la Defensoría del Pueblo y defensores de derechos humanos.

Así como a la vicepresidenta – canciller de Colombia; el director de la Policía; el fiscal general; y el director de la justicia penal militar.

HRW consultó registros policiales y médicos, necropsias, fotos y videos de las víctimas, publicaciones de organizaciones de derechos humanos e informes de prensa.

También corroboró más de 50 videos publicados en redes sociales.

Además obtuvo información de la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación, la Fiscalía General de la Nación y los Mindefensa y Mininterior de la respuesta del gobierno ante abusos.

Muertes en protestas

Aseguró haber recibido denuncias creíbles sobre 68 muertes ocurridas desde el comienzo de las manifestaciones y que documentó cada uno de los casos de forma independiente y con evidencias.

«Hasta ahora, hemos confirmado que 34 de estas muertes (…), incluidas las de dos policías, un investigador judicial y 31 manifestantes o transeúntes, de los cuales al menos 20 parecen haber muerto a manos de policías», se asegura.

Confirma HRW que personas armadas vestidas de civil también han atacado a manifestantes y han causado la muerte de por lo menos cinco de ellos.

Gobierno debe investigar

Entre tanto, le dicen a las autoridades colombianas que deben llevar a cabo investigaciones prontas, independientes y rigurosas sobre todos los casos de abuso policial y otros hechos graves de violencia.

«Incluyendo por parte de hombres armados de civil que atacaron a manifestantes», señaló Human Rights Watch.

También deben investigar a los agentes de policía que podrían haber incumplido su deber de proteger a manifestantes de ataques armados cometidos por particulares.

Human Rights Watch obtuvo evidencias creíbles que indican que la policía mató al menos a 16 manifestantes o transeúntes con municiones letales disparadas con armas de fuego.

Además describe que algunas víctimas tenían heridas de bala en órganos vitales, como el tórax o la cabeza.

Lo cual, «es consistente con que hayan sido causadas con la intención de matar». Y «al menos una víctima más murió por golpizas y otras tres por uso de gases lacrimógenos o aturdidoras».

Muertes relacionadas con las manifestaciones documentadas por Human Rights Watch entre el 28 de abril y el 31 de mayo de 2021.

Los heridos en manifestaciones

Más de 1.100 manifestantes y transeúntes han sufrido lesiones desde el 28 de abril. HRW documentó los casos de nueve personas que sufrieron lesiones oculares graves.

Asegura que entre los heridos hay periodistas y defensores de derechos humanos que estaban cubriendo las protestas.

«Muchos de ellos estaban usando chalecos que los identificaban como miembros de la prensa o de organizaciones de derechos humanos», asegura la OMG.

Los detenidos

El Ministerio de Defensa señaló que, desde el 28 de abril, la policía había detenido a más de 1.200 personas por delitos presuntamente cometidos durante las protestas.

De ellas 215 fueron imputadas. Por su parte la Fiscalía General de la Nación le dijo a Human Rights Watch que cientos de detenidos fueron liberados por un juez o fiscal.

A su vez, la policía ha privado de la libertad a más de 5.500 personas sobre la base de una disposición legal.

Human Rights Watch documentó múltiples casos de detenciones arbitrarias, incluyendo varios en los que la policía empleó la figura de “traslado por protección”.

Frente al caso de abuso sexual, HRW supo que la Defensoría del Pueblo reportó que había recibido quejas en contra de miembros de la Policía.

Estos por 2 casos de violación sexual, 14 casos de agresión sexual y otros 71 casos de violencia basada en género, incluyendo bofetadas y abuso verbal.

Y que Human Rights Watch documentó dos casos de violencia sexual por parte de policías contra manifestantes.

Human Rights Watch también documentó 17 golpizas violentas cometidas por la policía, en muchos casos con bastones.

Los desaparecidos

Se le informó a HRW que al menos 419 personas han desaparecido durante las protestas; pero la Fiscalía dijo que había localizado a 304.

En algunos casos, quienes las reportaron como desaparecidas no sabían que estas personas habían sido detenidas.

Dispersión arbitraria de protestas

HRW recuerda que el derecho internacional de los derechos humanos establece que las autoridades deben proteger las reuniones pacíficas y no deben dispersarlas incluso si consideran que son ilícitas.

Sin embargo, Human Rights Watch ha documentado varios casos en los cuales agentes del ESMAD o policías regulares violaron estos principios al dispersar de manera arbitraria protestas pacíficas.

«Usaron la fuerza de manera indiscriminada o excesiva, incluyendo mediante el uso de armas letales», dijo.

Uso indebido de armas letales

Conforme a los estándares internacionales de derechos humanos, las armas letales para dispersar reuniones o manifestaciones es siempre ilícito.

Conforme al derecho colombiano, la policía puede usar armas de fuego en defensa propia o para proteger a personas de un “peligro inminente de muerte o lesiones graves, o con el propósito de evitar la comisión de un delito particularmente grave que entrañe una seria amenaza para la vida”.

La Policía colombiana indicó a Human Rights Watch que la policía regular y los miembros del ESMAD no han usado armas letales durante las manifestaciones.

Sin embargo, Human Rights Watch corroboró varios videos en los que se ve a policías disparando armas de fuego en el contexto de las manifestaciones, en circunstancias en las cuales no parecía haber un riesgo para la vida o la integridad física de una persona.

Human Rights Watch documentó 16 casos en los cuales la policía parece haber matado con municiones letales a manifestantes no armados.

En al menos 15 de los casos, las víctimas tenían heridas de bala en órganos vítales: 7 tenían heridas en el tórax, 6 en la cabeza y 2 en el abdomen.

Esas heridas son consistentes con haber sido causadas con la intención de matar, señalaron autoridades judiciales a Human Rights Watch.

YHRW

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓