jueves, junio 30, 2022

CORRUPCIÓN: empresa española pagó US$3.2 millones a red de sobornos de exministros de Chávez

Un primo del exministro de Petróleo de Chávez, Rafael Ramírez estaría implicado en esta red de sobornos, según una investigación del diario El País

El fabricante sevillano de generadores Ingelec pagó 2,7 millones de euros (3,2 millones de dólares) a una red de sobornos y corrupción de Hugo Chávez. La información la publicó el diario español El País.

La unidad de investigación de ese diario destaca que esa reda «se dedicada a cobrar sobornos a empresas a cambio de adjudicaciones públicas en Venezuela durante el Gobierno de Hugo Chávez (1999-2013)».

Según los documentos citados por El País, una jueza de Andorra imputó el pasado mayo a Ingelec. Lo hizo por un presunto delito de blanqueo de capitales. La compañía abonó los fondos bajo sospecha a través de la Banca Privada d’Andorra (BPA). Andorra es el paraíso donde esta trama ocultó entre 2007 y 2012 un botín de 2.000 millones de euros (2.400 millones de dólares).

La firma sevillana transfirió entre 2009 y 2010 un total de 2,7 millones de euros a una sociedad panameña. El dinero acabó en una cuenta en la Banca Privada d’Andorra (BPA. Era para pagar gastos del empresario Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, exministro de Petróleo de Venezuela entre 2002 y 2014.

Lea también: «Los Estados no pueden expulsar discrecionalmente a los migrantes», alerta relator de la ONU

El cabecilla

Salazar es uno de los presuntos cabecillas de la trama. Y figura desde 2018 entre los 28 procesados por un juzgado de Andorra por integrar esta red que ocultó su botín en este pequeño principado pirenaico blindado por el secreto bancario hasta 2017.

Los fondos de Ingelec acabaron en una cuenta en la BPA que se utilizó para abonar en 2009 gastos de alojamiento. Los mismos eran de más de un millón de euros en el hotel de lujo Four Seasons de París. y también para enviar 834.000 euros a Estados Unidos para la compra de un inmueble.

La cuenta que ingresó el dinero de la firma sevillana figura en la telaraña financiera de esta trama de sobornos. A Salazar se le unen, entre otros, por los exviceministros chavistas de Energía Javier Alvarado y Nervis Villalobos.

Los investigadores andorranos sospechan de la transferencia de Ingelec. Y sostienen que la firma sevillana abonó los fondos a través de la sociedad pantalla (sin actividad) Pessons Mountains. Esta compañía es del empresario venezolano Roberto Javier Cobucci.

Cobucci justificó ante la BPA que el dinero de Ingelec respondía a un contrato para la instalación, montaje y mantenimiento de maquinaria para la compañía pública Electricidad de Caracas.

Transferencia bajo sospecha

Los investigadores cuestionan esta versión. “No se ha tenido acceso al encargo de Electricidad de Caracas”, indican en un informe del pasado marzo.

Junto a Ingelec, la jueza andorrana Stéphanie García imputó el pasado mayo por blanqueo a Cobucci y a su sociedad Pessons Mountains.

Ingelec, es una firma de 22 empleados que en 2014 –último ejercicio reflejado en el registro mercantil- declaró unas ventas de 4,2 millones de euros.

No es la primera vez que los fondos de Salazar centran la mirada de los investigadores andorranos. El empresario intentó en 2012 enviar 40 millones de Suiza a Francia. Lo hizo para la adquisición de una propiedad.

Una juez bloqueó esta operación a través de la Banca Privada d’Andorra (BPA). Esta es una institución financiera intervenida en 2015 por blanquear presuntamente fondos de grupos criminales como Odebrecht.

La justicia no evitó, en cambio, que Salazar recurriera a sus fondos en la BPA –donde manejó siete cuentas que movieron 21,2 millones de euros- para navegar por un tren de excesos.

 Junto a su primo Luis Mariano Rodríguez y el exviceministro venezolano Villalobos, desembolsó 10 millones de euros en bienes de lujo entre 2007 y 2012. Una espiral de gastos que incluyó tres millones en joyas. Además de dos en obras de arte; un millón en vinos y 516.012 euros en el alquiler de helicópteros.

El entramado financiero de Salazar se extendió por Belice, Panamá e Islas Vírgenes Británicas. Y contempló más de 100 compañías fantasma. Entre 2004 y 2016, sirvieron para ocultar la compra de propiedades en Venezuela. Su emporio incluyó un apartamento en Tucacas, en el estado de Falcón.

Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

2 COMENTARIOS
Suscribir
Notificar de
guest
2 Comentarios
Más antiguo
La mas nueva Más votada
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
2
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x