jueves, julio 29, 2021

¡AUXILIO, SÁQUENME DE AQUÍ! A 20 años del grito que salvó la vida de Linda Loaiza

Han pasado 20 años desde que Linda Loaiza fue rescatada de las fauces del «monstruo» de Los Palos Grandes y todavía no se ha hecho justicia

Este 19 de julio se cumplieron 20 años desde que, con apenas un poco de fuerzas, Linda Loaiza López pudo gritar para que la salvaran. Luis Carrera Almoina, el llamado «monstruo» de Los Palos Grandes, la tuvo cautiva durante varios meses, durante los cuales sometió a la joven a torturas y vejámenes, difíciles de soportar y menos de comprender.

La fecha la recordó la propia Linda Loaiza, a través de sus redes sociales. La ahora abogada y defensora de los DD.HH. recuerda que tras dos décadas, aún no ha recibido justicia por parte del Estado venezolano.

«¡¡Auxilio!!! sáquenme de aquí!!!. Hoy se cumplen 20 años de ese grito que pude lanzar desde la ventana de la última celda de tortura de las que Luis Antonio Carrera Almoina premeditó para violarme, torturarme y aniquilarme», publicó en Twitter.

Relata cómo pudo reunir fuerzas y valor para gritar por su vida. «Casi moribunda, aterrada, destrozada físicamente por dentro y por fuera, con desnutrición severa logré pedir auxilio y ser rescatada del primer crimen en mi contra», dijo.

Pero, denunció que «la que podía ser la segunda ventana para salvarme dio inicio al segundo crimen: el del sistema de justicia venezolano, delegado desde el primer momento en la fiscal 33 del Ministerio Público, Capaya Rodríguez González», recordó.

Pero, agregó que «esa ventana de aparente salvación y de justicia comenzó a cerrarse desde el primer momento en el que (la fisca) dijo sería mi defensora».

Lea también: Linda Loaiza lucha contra la impunidad: «ningún violador merece perdón ni olvido»

La fiscal del terror

Remarcó que «bajo su directriz (de capaya Rodríguez), me trasladó en una ambulancia que tardó 5 horas desde La urbanización El Rosal hasta el Hospital Clínico Universitario de Caracas. Casi muero entre el intenso dolor y desesperación que le manifestaba, ella solo me decía ‘ya vamos a llegar'», relató.

Recordó que «durante el tortuoso y doloroso proceso médico que me permitió vivir y no quedar totalmente incapacitada, la actuación de la Fiscal 33 Capaya Rodríguez González fue más cruel de lo que me podía imaginar. No solo me torturó con sus interrogatorios e intervenciones», refirió.

Dijo que lo hizo «hasta en las salas de recuperación postoperatoria, contraviniendo órdenes médicas». La fiscal también «impedía la presencia para mi cuidado de mi angustiada familia. Y como delegada y avalada por el Ministerio Público, tergiversó y obstaculizo todo el proceso penal».

Enfatizó en que la funcionaria «logró que Luis Antonio Carrera Almoina, quedara absuelto de los delitos de violación. También de tortura sistemática e intento de homicidio cometidos en mi contra».

Subraya que ese hombre «permanece impune de las muertes y delitos denunciados por las que sobrevivieron a sus torturas». Y añade que, debido a las influencias de Carrera, solo «se le condenó benévolamente». Purgó » 6 años de cárcel por privación ilegítima de libertad y lesiones graves».

Añadió que esa condena ocurrió «5 años después de mi rescate». Y afirmó que de esta manera «el Estado venezolano y su sistema de justicia comete el segundo crimen en mi contra».

Y debido a esa actuación de la fiscal, Linda Loaiza se presgunta ¿Cuantas ‘defendidas’ como yo habrá abultado los ‘méritos’ de la fiscal 33 Capaya Rodríguez González para que el Estado la premiara tanto?».

De hecho, menciona los cargos desempeñados por ella: «embajadora en Filipinas y actualmente viceministra para Asia, Medio Oriente y Oceanía del Ministerio para Relaciones Exteriores».

Lea también: ¡DOBLE CRIMEN¡ El descarnado relato donde Linda Loaiza López rompe el silencio

Justicia internacional: la segunda ventana

Tras estas primeras acciones, emprendió su propia cruzada. «Obligada por tanta injusticia abrí la segunda ventana verdaderamente imparcial: la justicia internacional».

La misma, «luego de juzgar la actuación judicial del Estado Venezolano lo condena». Lo hizo por ser «responsable por tener las evidencias en las denuncias de mi hermana sobre mi desaparición. También por no haber investigado y sancionado debidamente los delitos cometidos en mi contra y mi familia, por un particular.».

Pero, «esa ventana verdaderamente imparcial no ha logrado abrir la que, desde el primer momento, me cerró el Estado venezolano. Aún estoy frente a las puertas del Estado para que cumpla la sentencia que le dictara la Corte Interamericana de Derechos Humanos que el 26 de septiembre cumplirá 3 años».

Para Linda Loaiza, «no se entiende cómo se niega a su cumplimiento un Estado, como el venezolano, que se autonombra feminista. Incluso, cuando el Fiscal General Tarek William Saab, declaró hace poco tiempo que ha incluido en su agenda los derechos humanos de las mujeres», recordó.

Doble Crimen: testimonio de su calvario

Como una forma de plasmar en papel el camino recorrido desde hace 20 años, Linda Loaiza escribió un libro.

«Recordamos esta fecha con la memoria histórica del libro Doble Crimen que junto con Luisa Kislinger y la Editorial Dahbar narra mi calvario como sobreviviente. Un testimonio que muestra como la violencia contra las mujeres, aunque tenga todas las pruebas, testigos y una legislación especial para ser juzgada, no logra alcanzar a las mujeres lo que vende como justicia y solo les muestra una incontable secuencia de revictimización», subrayó.

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓