lunes, septiembre 27, 2021

Supuestos sicarios colombianos estafan a terrorista iraní que los busca por cielo, mar y tierra

Rahmat Asadi, uno de los terroristas más buscados del mundo, tiene en la mira a dos colombianos que huyen de él y de la justicia. La historia

Un atentado fallido contra empresarios judíos en Bogotá, tiene al terrorista iraní Rahmat Asadi buscando a dos sicarios colombianos que contrató para esa tarea.

El hombre ya les habría entregado a los hombres 20.000 dólares como anticipo, pero la salida de los dos empresarios judíos y sus familias de Colombia, frustró el plan.

Investigaciones de las autoridades colombianas y agencias internacionales, detallaron el supuesto plan de asesinato contra los dos empresarios judíos que residían en Bogotá.

Dichos empresarios abandonaron el país justo porque conocieron las intensiones de Rahmat Asadi hacia ellos.

Según el diario El Tiempo, Rahmat Asadi es un hombre de 40 años, jugador “estrella del paintball” que viajaba por diversos países bajo esa fachada.

Pero Asadi es considerado como uno de los terroristas y asesinos más buscados en el mundo.

Esto tras su entrenamiento con terroristas como Hamas y Jihad en Palestina, y Hezbolá en el Líbano.

Él habría pagado a los supuestos sicarios colombianos por atentar en contra de los judíos.

Lea también: A mercenarios colombianos los quieren silenciar en Haití

Delincuentes del pasado

A los colombianos, conocidos en el mundo del hampa como ‘Jimmy’ y ‘Andrés K’, los habría conocido durante su paso por una cárcel de Dubaí, donde estuvo recluido junto a ellos en 2017.

Los colombianos estaban presos allí por robo de joyas y Asadi por el secuestro y asesinato del empresario iraní-británico Abbas Yazasanpanah Yazdi en 2014.

Pero a los colombianos no solo los persigue el terrorista, son 15 agencias internacionales de seguridad las que están tras ellos también.

Se sabe que “en la cárcel Asadi entrenó, orientó y designó tareas a ‘Jimmy’ y a ‘Andrés K’ para cuando estuvieran de regreso a Colombia”, sostiene el informe confidencial al que tuvo acceso El Tiempo.

Aunque Asadi recuperó la libertad en 2020, mantuvo contacto con los colombianos a quienes les pagaría 100.000 dólares por la operación en Colombia.

Y lo haría a través de criptomonedas “para no dejar ningún registro o evidencia” de la tarea que tenían que realizar en Bogotá.

Según un agente que habló con el diario bogotano, ‘Jimmy’ y ‘Andrés K’ trataron de pasar inadvertidos en Bogotá.

Pero, “los pudimos identificar porque se movilizaban en carros de alta gama, de fabricación alemana y japonesa”, dijo.

Además, porque tienen problemas de consumo de drogas y “hablaron de más”.

“Los sicarios prácticamente estafaron a uno de los terroristas más buscados en el mundo, con las implicaciones que se pueden dar”, confirmó el agente.

De hecho, Asadi, según la investigación, les habría indicado a los dos sicarios colombianos que de salir bien el “golpe en Bogotá”, los contrataría de nuevo.

Esta vez para ejecutar acciones similares en Azerbaiyán, en Estados Unidos, Bulgaria y África.

‘Jimmy’ y ‘Andrés K’ no solo son prófugos de la justicia mundial, también están en la mira del temido terrorista. Las autoridades esperan contactarlos, paradógicamente, para protegerlos de Asadi.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓