jueves, julio 7, 2022

¡SOLIDARIDAD! En el oriente del país hacen colectas intrafamiliares para comprar medicinas

Con colectas y remesas, las familias en el oriente del país cubren tratamientos para enfermedades menores. Para las patologías severas recurren a servicios públicos o campañas de donación

Quienes habitan en el estado Anzoátegui dicen que los medicamentos de alta rotación como antigripales, analgésicos o antihistamínicos se consiguen en precios que tasados en divisas van desde 1 dólar en adelante. Y ni hablar de los costos de los tratamientos para enfermedades crónicas o graves. Estos precios no son accesibles para cualquiera, por eso se cubren con colectas familiares.

«Un sobrecito de esos de la gripe, cuesta hasta cinco millones», aseguró Angela Camacho, quién salía de una reconocida red de farmacias, con récipe en mano.

Los tratamientos especializados se consiguen a partir de 5 dólares. Mientras que los tratamientos pediátricos son los más costosos, pues rondan los 10 dólares.

«Hay que resolver, vender lo que haya en la casa, un teléfono, algo. No podemos dejar que se muera un hijo». Así lo dijo Ángel Rodríguez, quien esperaba el diagnóstico de su hijo a las afueras del anexo pediátrico del hospital de Barcelona.

Es importante tomar en cuenta que el salario mínimo integral aproximado, según la tasa del Banco Central de Venezuela, es de 1.85 centavos de dólar.

Santiaga Morales, habitante de Barcelona, dijo que «gracias a Dios mis hijos están en el exterior. Con lo que mandan compro la medicina».

Algunos como Andrés Vivas, habitante de Puerto La Cruz, dicen que «hacemos colectas en la familia, nos ayudamos. Reunimos y compramos los remedios, es la única manera».

Los encuestados aseguran que la falta de insumos en la red de salud pública incrementa los costos al momento de que el paciente requiera una intervención quirúrgica u hospitalización por varios días.

Lea también: ¡ASÍ O MÁS CRUDO! Venezuela recibe más ingresos por remesas que por exportaciones de petróleo

Curar una gripe

En una reconocida red de farmacias en el país, un tratamiento para curar la gripe, puede superar los tres salarios mínimos integrales.

Por ejemplo, la presentación «forte» de los antigripales que contienen Acetaminofén + Clorfeniramina, de 6 unidades, cuesta 16,45 bolívares.

Ese costo equivale a poco más de dos salarios mínimos actuales. Por lo que «o te curas la gripe o comes, tienes que decidir», según Ángel Rodríguez. Él tuvo que vender su teléfono, cuando su hijo se enfermó.

Fundaciones

Las fundaciones, las rifas y cuentas en el exterior para reunir fondos, son algunos de los métodos usados por los orientales para costear los tratamientos.

En los últimos meses la popularidad de estos mecanismos viene en aumento. «Es la única manera de cubrir un tratamiento. Mi familia tuvo COVID-19, dos necesitaron oxígeno, eran de 50 a 100 dólares al día». Así lo contó Elena Guariguata, quién recurrió a rifas y fundaciones, para pagar los tratamientos.

Hospitales sin insumos

Los insumos que llegan a la red de salud pública, no son suficientes para el alto flujo de pacientes que acuden a los hospitales centinela en Anzoátegui.

La denuncia la hizo Antonio Barreto Sira, gobernador de la entidad,

«El hospital Luis Razetti no cuenta con la dotación suficiente de insumos, de material de bioseguridad y por supuesto de medicamentos para pacientes covid. Lo que está llegando al Razetti son pacientes de moderados a graves y se necesitan con urgencia medicamentos», aseguró Barreto.


«Ya hemos logrado el apoyo de la empresa privada. Desde acá le doy el agradecimiento a la empresa privada y que se sigan sumando voluntades para esta emergencia», expresó.

Pacientes rebotados

El déficit de personal y la carencia de insumos es, según trabajadores de la salud, la causa de retrasos en la atención de pacientes.

Los médicos aseguran que en ocasiones deben referir los pacientes a centros con servicios para casos específicos.

Ante las denuncias de falta de atención para algunos pacientes, los médicos y enfermeras dicen que la complejidad de cuadros clínicos y la falta de recursos para casos específicos los obligan a referir los pacientes a otros centros hospitalarios

Edgar Bastardo, enfermero, dice: «nosotros hemos trabajado hasta con las uñas, nos dan poco material, tenemos que reutilizar material de bioseguridad para poder atender al pueblo».

Denuncian que la dotación de insumos como equipos de bioseguridad es insuficiente, alcanzando para dos o tres rotaciones de guardia.

Carolney Melo, jefe emergencia Clínica Nazareth, dijo que «los (insumos) de bioseguridad deben cambiarse cada seis horas, entonces no tenemos equipos de bioseguridad con que trabajar, con que atender a los pacientes. Estamos en una zona donde hay alta cantidad de pacientes covid, de pacientes respiratorios y nosotros debemos protegernos, porque muchos de nuestros médicos se han contagiado, y han estado en malas condiciones en el hospital».

Aseguran que cada vez son menos los servicios que se prestan en los hospitales donde los pacientes que necesitan atención de emergencia son quienes más padecen la falta de dotación de insumos.

Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x