jueves, agosto 11, 2022

¿Adictos a la tecnología? Seguridad, intimidad y privacidad de los niños amenazadas por la exposición a las redes sociales

Miyeilis Flores
Miyeilis Flores
Periodista digital

La vorágine de las redes sociales se lleva todo a su paso, privacidad, autoestimas, carreras, hábitos saludables y todo cuanto se pueda imaginar solo por caer en esta nueva tendencia digital

Las redes sociales cada día ganan más terreno en nuestra vida pública y privada, lo que comenzó como una manera de acortar las distancias y acercar más a las personas, en la actualidad se maneja como un gran negocio, por lo que, la manera como nos relacionamos en ellas también ha cambiado.

Pasar horas frente a la pantalla, dar likes, hacer juicios de opinión sobre personas o productos, drenar nuestras emociones en algún comentario, revisar el perfil de otras personas para saber de ella o analizar las publicaciones de otros, son hábitos que hemos ido adoptando con el pasar del tiempo.

Las redes sociales hacen que nuestro cerebro segregue dopaminas, que nos hacen sentir bien y por eso muchas veces podemos pasar mucho tiempo consumiendo redes e internet.

Además, el brillo de la pantalla nos hace mantenernos alerta y podemos caer en tipos de insomnios, todo por estar conectados a los equipos electrónicos.

Todo esto está basado en investigaciones y en la opinión de los expertos que le hace seguimiento al tema, ahora bien, si así afectan las redes a los adultos, imaginen los daños que le causan a los niños.

Lea también: ¡ADIÓS AL CHALEQUEO TÓXICO! Preparan ley para erradicar y penalizar el acoso escolar

Adicción a las redes

María es una abuela de 74 años de edad, ella enviudó hace 16 años y desde entonces vive sola en un apartamento del este de la ciudad. Tiene 3 hijos, dos varones y una hembra y tiene 5 nietos.

Confiesa con dolor que está a punto de decirle, a los que todavía viven en Venezuela, que no vengan a comer más en familia los domingos. Aunque la razón parezca insólita, esta mujer que se destaca en la cocina con sus mejores platillos, siente que se perdió la magia.

Los niños están sobreexpuestos a los medios digitales.
Los niños están sobreexpuestos a los medios digitales. Foto. Cortesía

Para ella los domingos eran de comer en familia, reír, conversar, pero de hace un tiempo para acá todos desde que llegan a su casa hasta que se van están hipnotizados con sus teléfonos.

“Parece una droga”, confiesa, ya que desde que llegan lo que hacen en mirar la pantalla.

En varias oportunidades, les ha manifestado a sus seres queridos que el uso de la tecnología debe ser moderado, para no caer en adicciones. El resultado no ha sido el mejor, no le han prestado atención.

Los niños y los videos juegos

En una oportunidad por temas familiares, María se quedó a cargo de uno de sus nietos, un pequeño de 6 años. Solo fueron unos días, pero fue el tiempo suficiente para darse cuenta de que el niño no podía dejar los videojuegos.

Esto le llamó mucho la atención y le hizo seguimiento, y descubrió que en las noches, cuando se suponía que estaba durmiendo, el niño bajo las cobijas tenía el aparato y jugaba hasta la madrugada.

Los niños pueden desarrollar  hábitos negativos en torno al uso de dispositivos electrónicos.
Los niños pueden desarrollar hábitos negativos en torno al uso de dispositivos electrónicos. Foto. Cortesía

Ella conversó con el muchacho y le suspendió el juego por 8 días; no escondió el aparato, pero si le hizo el planteamiento, y le manifestó que para ella él estaba adicto al juego.

Todo iba bien, comenta María, pero resulta que a pocas horas de cumplir los 8 días sin el juego, el niño no aguantó y se puso a jugar.

Para  María esto fue la comprobación de que estaba frente a un caso de adicción al juego. Cuando llegaron los padres del pequeño se los comunicó y al muchacho lo regañaron.

María siente que las nuevas generaciones tienen valores diferentes y que lamentablemente se han perdido algunos valores. Señala que no es suficiente ir a la universidad. “Hay que estar conscientes de las cosas que le hacen bien a los hijos”.

Dada su experiencia tiene cierto rechazo a los equipos electrónicos y las redes.

 Los niños y las redes

Además de la sobre exposición de los niños a los aparatos electrónicos, en la actualidad el uso de redes sociales también los involucra.

Para abordar este tema, consultamos la opinión de Sandra Landaeta, terapeuta holístico con más de 30 años de experiencia en consulta. También es facilitadora de escuelas de formación en el área del renacimiento y maneja varios tipos de terapias.

Para Sandra Landeata, en estos momentos, los niños están muy expuestos a las redes sociales, lo que hace que se pierda la intimidad de la familia como tal.

Comenta que incluso desde el momento en el que se conoce la noticia del embarazo, los padres hacen el anuncio en las redes sociales, y en ocasiones el embarazo no llega a feliz término y el duelo de la perdida se hace más doloroso aún.

Los niños cada día tienen más oportunidades de tener acceso a las redes sociales.
Los niños cada día tienen más oportunidades de tener acceso a las redes sociales. Foto. Cortesía

La recomendación de Landaeta es mantener la privacidad del embarazo, por lo menos durante los tres primeros meses.

Otro de las nuevas tendencias es abrirle cuentas de redes sociales a los niños, y aunque las cuentas están supervisadas por los padres, con este tipo de acciones se expone la privacidad de los pequeños.

¿Es conveniente que tengan perfiles en redes sociales?

La experiencia de tener años en consulta, Sandra Landaeta recomienda no abrirle cuentas de redes sociales a los menores de edad.

Explica que cuando los niños comienzan a crecer quieren hacer uso de sus cuentas de redes, «y llega un momento , en el que los padres pierden el control de esto. Así esten atentos a lo que publiquen».

Las redes sociales se pueden convertir en una fuente de inseguridad y de problemas, como por ejemplo la procastinaciòn, el estar expuetos, que los vean desconocidos .

Es por ello que recomienda sobre todo «cuidar la integridad del niño».

Con respcto a los adolescentes, asegura que no hay conciencia de los peligros de exponerse. «Es un peligro exponerse al publicar fotos con poca ropa, en fiestas, ingiriendo alcohol u otras sustancias».

Este tipo de publicaciones los exponen a situaciones que después no pueden manejar, como por ejemplo acosos, invitacioones y otros peligros.

¿Qué es el ciberacoso?

Se define el ciberacoso como el acoso o intimidación por medio de las tecnologías digitales.

Este se perpetra a través de los medios digitales, específicamente en  las redes sociales, plataformas de mensajería, plataformas de juegos y teléfonos móviles.

Una de las características es que es un comportamiento que se repite y que busca atemorizar, enfadar o humillar a otras personas.

¿Cuándo estamos en presencia de un ciberacoso?

  • Personas se dirigen a niñas, niños y adolescentes con fines sexuales en redes sociales, videojuegos o plataformas de mensajería.
  • Niños, niñas y adolescentes reciben contenido nocivo como situaciones sexuales, de violencia, misoginia, xenofobia o se les induce al suicido.
  • También reciben burlas, amenazas o se publican fotos vergonzosas o inapropiadas de ellos en las redes sociales.
  • Se presentan situaciones que ponen en riesgo su información personal, así como fotografías de ellos o de sus familias.
  • De igual forma, los niños pueden estar en riesgo cuando empresas de tecnologías violan su privacidad con la intención de recopilar datos con fines de marketing.
  • El marketing dirigido a niños a través de aplicaciones, y el tiempo de pantalla excesivo que a menudo este genera, puede comprometer el desarrollo saludable de los niños.

Lo que podemos hacer para proteger a los niños

Los adultos podemos asumir ciertas previsiones para evitar el ciberacoso.
Los adultos podemos asumir ciertas previsiones para evitar el ciberacoso. Foto: Referencial

Para proteger a los niños, niñas y adolescentes podemos tomar algunas acciones recomendadas por la Unicef

Comunicación abierta:

La medida más importante de seguridad es mantener la comunicación abierta con los niños, niñas y adolescentes. Habla con ellos e interésate por saber qué hacen cuando están en internet y con quienes interactúan. Asegúrate de que comprenden el valor de las interacciones cordiales y solidarias, y que un contacto inadecuado, discriminatorio o agresivo es inaceptable. Anímalos a que si pasan por cualquiera de estas experiencias te lo cuenten inmediatamente, a ti o a un adulto de su confianza.

Igualmente, trabajen juntos en establecer normas sobre el tiempo que pasan conectados en internet. Fomenta actividades que no requieran el uso de pantallas. Motívalos a estar activos y en movimiento.

Es fundamental que niñas, niños y adolescentes sientan la seguridad para hablar de sus problemas con alguien de confianza, en un espacio donde puedan ser escuchados sin juzgarles ni culparles.

Usa herramientas de protección:

Configura controles parentales y filtros de búsqueda segura en el dispositivo y aplicaciones digitales que usan los niños. Para redes sociales y videojuegos, configura las opciones de privacidad más estrictas. Tapa las cámaras web cuando no las estén utilizando.

Además, es muy importante que compruebes que el dispositivo tiene instalados programas de seguridad conocidos como firewalls, antivirus y bloqueadores de ventanas emergentes.

Observa lo que comparten:

Enseña a los niños a mantener la confidencialidad de sus datos personales, sobre todo de cara a desconocidos. Los niños nunca tendrían que proporcionar una foto o su nombre completo para utilizar herramientas de aprendizaje en línea.

Busquen y compartan información de páginas web confiables y reconocidas; fomenta con ellos la búsqueda de contenidos de calidad y guíalos para reconocer y evitar el acceso a contenidos inapropiados.

Permanece atento a síntomas alarmantes:

Permanece atento para detectar signos de angustia en los niños y niñas, por ejemplo, si se muestran introvertidos, molestos, reservados o deprimidos. La razón podría ser un signo de que está sufriendo alguna forma de violencia. El abuso sexual, incluso en línea, ocurre generalmente bajo un pacto de silencio entre el abusador y la víctima.

Algunos cambios de comportamiento pueden indicar posibles situaciones de abuso sexual como: mal humor, angustia, pesadillas frecuentes, ansiedad, ira, introspección o depresión. La niña, niño o adolescente también puede mostrar rechazo a una persona o actividad en particular, o incluso hablar de sexualidad con expresiones que no son adecuadas a su edad.

 Hay que estar atentos y si es necesario buscar la ayuda de especialistas.

Denuncia el ciberacoso:

Familiarízate con las políticas de protección ante el acoso de la escuela y ten a la mano los números de las líneas directas y de asistencia para denunciar casos de ciberacoso o contenidos inapropiados. Para que el acoso se detenga, no solo hay que detectarlo, es importante denunciarlo.

La protección de niñas, niños y adolescentes es un deber de todas y todos y debe ser una prioridad, especialmente en tiempos como los que vivimos actualmente, que exige estar más conectados en línea.

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x