martes, junio 22, 2021

¿Se usa o no la IVERMECTINA para la COVID-19?

La OMS asegura que “no se debe utilizar”, pero en las redes sociales la siguen recomendando. Lo cierto es que la ivermectina es un desparasitante para animales pero también es usada en humanos para el tratamiento de parásitos externos, como piojos y condiciones de la piel como la rosácea. Nada tienen que ver los parasitos con el coronavirus. Lea con atención

La ivermectina “no se debe utilizar para pacientes contagiados con COVID-19”.

Así de tajante es la Organización Mundial de la Salud, quien confirmó que estudios clínicos para medir su eficacia contra el virus no han dado resultados concluyentes.

Las redes sociales están inundadas de recomendaciones del uso de la ivermectina para prevenir el coronavirus y se ha demostrado que no hace ningún efecto contrario.

La agencia de noticias AFP realizó un artículo donde mencionaba algunos medicamentos utilizados para combatir al virus y los más comprados en el mundo.

Lea también: A TIROS delincuentes matan a dos policías en Guárico y Miranda

Según estadística de fármacos de la OMS, entre ellos están el paracetamol y el uso adecuado de la azitromicina, pero no mencionan a la ivermectina.

La Organización Mundial de la Salud tiene sus especificaciones para tratar pacientes de COVID-19 o quienes sospechen que tengan el virus.

Según las indicaciones,  se pueden utilizar según la intensidad de los síntomas y más si están recluidos por infección o síntomas asociados.

En esta lista no se incluyen, “medicamentos específicos para el tratamiento de COVID-19 por no existir, por el momento, evidencias científicas de alta calidad que avalen su uso”, dice la guía en sus primeras páginas.

Ivermectina extremo cuidado

La ivermectina es un desparasitante para animales, y tanto es la preocupación por las organizaciones de que NO se consuma, que han emitido cartas solicitando su extremo cuidado.

Las tabletas de ivermectina están aprobadas para uso en personas para el tratamiento de algunos gusanos parásitos (estrongiloidiasis intestinal y oncocercosis).

Las formulaciones tópicas de ivermectina están aprobadas para uso humano, solo con receta médica, para el tratamiento de parásitos externos, como piojos y condiciones de la piel como la rosácea.

La recomendación de la OMS, la primera sobre la ivermectina, se suma a la de la Agencia Europea del Medicamento, que, al igual que la OMS, no recomienda su uso salvo en ensayos clínicos.

Su homóloga estadounidense, la FDA, explica en su página web por qué no debe utilizarse la ivermectina.

Esta recomendación corre el riesgo de provocar escepticismo y enfado entre los numerosos defensores de este medicamento de uso veterinario y humano, que se utiliza contra parásitos como la sarna, los piojos o los que provocan la oncocercosis. 

Estudios australianos

El éxito de este medicamento viene en particular de un estudio australiano publicado a principios de 2020.

Los científicos observaron una eficacia in vitro, es decir en el laboratorio, de la ivermectina sobre el Sars-CoV-2, el virus que provoca el COVID-19, reseñó la AFP.

La ivermectina es barata y ya se utiliza a menudo en algunos países de América Latina, entre otros, y comparte algunas características con la hidroxicloroquina, que defienden ciertos médicos y personalidades políticas, a pesar de que su eficacia no ha sido demostrada y de que un importante ensayo clínico llegó a la conclusión de que no tiene ningún efecto.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓