martes, septiembre 28, 2021

¿SANCIONES O GARANTÍAS ELECTORALES? La nueva ronda de negociaciones no llegó a nada

Oposición quiere garantías electorales para los comicios del 21 de noviembre, el chavismo pide que se levanten las sanciones, los que no están dicen que la prioridad en la crisis humanitaria y a Carlos Vecchio lo mandaron a su casa y lo sustituyeron por Freddy Guevara. Lo cierto es que la nueva ronda de negociaciones en México pica y se extiende…

La administración de Nicolás Maduro y la oposición concluyeron este viernes la primera jornada de una nueva ronda de negociaciones en México.

El objetivo de esta reunión es establecer un cronograma y garantías para la participación de partidos contrarios a Maduro en los comicios regionales de noviembre.

Sin embargo, nada salió de esta primera reunión, ni siquiera acuerdos parciales, reseñó AFP.

Lea también: Chavismo y Plataforma Unitaria se reunieron, entérese cuándo será el próximo encuentro

La mesa de diálogo durará hasta el lunes 6, facilitada por Noruega y con el apoyo de México.

«Venimos aquí a buscar mecanismos para que todo el pueblo venezolano se vea beneficiado por este esfuerzo de diálogo», declaró Jorge Rodríguez a su salida del encuentro.

El presidente del Parlamento de Maduro, dijo que la economía, la atención social de la población y la pandemia son algunos puntos fundamentales en la agenda.

«Yo creo que este trabajo arduo va a rendir frutos», añadió.

Fuera Carlos Vecchio

Una comitiva de 11 personas en representación de Maduro, encabezada por el propio Rodríguez, llegó la tarde del viernes al aeropuerto Benito Juárez de Ciudad de México.

La oposición, por su parte, arribó a México con cambios: Freddy Guevara, quien reemplazará a Carlos Vecchio, cuya presencia generó incomodidades en el bloque oficialista, confirmó a la AFP una fuente cercana a las negociaciones.

A través del vocero Ned Price, el Departamento de Estado de Estados Unidos saludó en un mensaje en Twitter el inicio de las negociaciones y manifestó su deseo de que se «restaure la democracia» de manera pacífica en Venezuela.

«Esperamos que este proceso siente las bases para la salida democrática que merecen los venezolanos», subrayó.

Tras confirmar esta semana que competirá en las elecciones de alcaldes y gobernadores del 21 de noviembre, la oposición rompe con tres años de boicot electoral.

Asimismo, reafirma los acuerdos trazados el pasado 13 de agosto en un memorando de entendimiento durante la primera ronda de negociaciones.

Siete puntos de discusión

En ese documento se plantearon siete puntos de discusión, entre los que destacan derechos políticos, garantías electorales y un cronograma para elecciones observables.

Estos temas prioritarios de la agenda opositora desde este viernes.

«Nuestro objetivo es lograr un acuerdo que solucione el conflicto a través de una elección presidencial y parlamentaria libre y justa, con garantías», dijo Guaidó en un video difundido en sus redes sociales.

«Hoy no hay condiciones para un proceso electoral libre y justo en Venezuela, por eso estamos en México, estamos luchando para lograr esas condiciones», agregó el opositor.

Maduro pide el fin de las sanciones

El memorando también incluye aspectos como un eventual levantamiento de sanciones, la convivencia política y social y mecanismos de seguimiento y verificación de acuerdos.

El fin de las sanciones económicas internacionales, que le han cortado al gobierno vías de financiamiento, es una de las principales peticiones del chavismo.

«Hemos recibido la instrucción del presidente Nicolás Maduro de que hagamos un énfasis en devolver las garantías económicas que le han sido robadas al pueblo venezolano», dijo Rodríguez.

Washington, Ottawa y Bruselas se han mostrado abiertos a revisar su política de sanciones si Maduro facilita «avances significativos» en el diálogo.

«Dar la pelea»

Guaidó aseguró que la decisión de los partidos opositores de participar en los comicios de noviembre es producto de «un proceso arduo (…) para dar la pelea en otro frente de lucha, pero trabajar por el mismo fin».

Saludó también a aquellos que optaron por no hacerlo considerando que no existen condiciones.

«Todos son parte de la plataforma unitaria, de la unidad».

La oposición se marginó de las presidenciales de 2018, cuando Maduro fue reelegido en unos comicios tachados de fraudulentos.

Esto dio pie al reconocimiento de Guaidó como presidente encargado.

Sin embargo, quien ejerce el control institucional y territorial del país es Nicolás Maduro.

No a la abstención

De cara a las elecciones, Guaidó no ha llamado a la abstención como hizo por última vez en 2020.

Ese año el Parlamento volvió a manos del oficialismo.

El chavismo considera que participar en elecciones equivale a reconocer las instituciones venezolanas, con lo que intenta desmontar el discurso que sostiene a Guaidó.

La mesa en México sigue a los fallidos intentos de Barbados, en 2019, y República Dominicana, en 2018.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓