lunes, febrero 6, 2023

¿Qué pasó con? Mimí Lazo

Carmela Longo
Carmela Longo
Periodista especializada en la fuente de entretenimiento.

Se enorgullece de ser la primera actriz venezolana que ha protagonizado con más de 50 años, se ha casado cinco veces y tiene rato tratando de quitarse la etiqueta política

“He luchado mucho por la dignidad de la mujer para que realicen sus sueños”. Esta es la premisa que más repite Mimí Lazo cada vez que se le cuestiona sobre algún tema. Se niega a seguirle la corriente a quienes, según ella asegura, no le reconocen los méritos que ha logrado con trabajo.

Ana María Lazo es, ciertamente, un personaje controversial. Y así lo ha demostrado. Desde muy niña su cabeza se trasladaba a escenarios, se “metía” en el televisor para soñar cómo sería estar en ese mundo. Su abuela la enseñó a recitarle poemas a la luna, para que esta le concediera todo lo que quisiera.

Sin saberlo, eso sería el primer monólogo que, unos cuantos años más tarde, le daría tantos frutos en teatro. Mimí creció con la convicción de pertenecer al medio artístico y lo logró. Primero, estudiando en Caracas y luego teniendo la oportunidad de hacerlo en Roma y en la prestigiosa Lee Strasberg en Nueva York.

En el interín, aprovechó para explotar la faceta como modelo. A los 16 años fue la protagonista del comercial de un refresco, gracias a la influencia de su hermana. Esto le abrió las puertas del mundo de las cámaras.

Concursó en el Miss Princesita y no ganó, pero el fogueo le sirvió para continuar, poco después, en las pasarelas. Llegó hasta la de Tropicana, el lugar en el que todas las mujeres del medio artístico venezolano –y cantantes también- querían estar. Una suerte de desfile de Victoria’s Secret, pero de toda la línea de la tienda.

“Hasta el equivalente a dos mil dólares semanales ganábamos por desfile quienes estábamos en él”, ha declarado en varias oportunidades para justificar lo que, supuestamente, de mala manera luce ahora.

El frente y la espalda de Mimí Lazo

Su primer golpe de suerte le llegó, sin embargo, en el teatro. Si bien ya había probado suerte en la televisión en la telenovela Carolina, en RCTV, no fue sino de la mano de Román Chalbaud, en 1977, cuando pasó. Le tocó interpretar un papel en la polémica película El Pez que fuma. Y a ella, con 19 años, le pidieron que apareciera desnuda de espaldas. Lo hizo. “Mostré las nalgas y se armó un escándalo que me tuve que ir del país hasta que todo se calmara”, declararía en ocasión del estreno de alguna telenovela a esta periodista.

Fue a parar a Roma, donde estudiando artes conoció a Orlando Aoun, quien es el padre de su hija Sindy. Poco más de un año después se divorciaron. Ella volvió al país y se dedicó a criar a su hija.

Desde 1982 hasta 2014 su presencia estuvo presente casi ininterrumpidamente en el medio artístico venezolano. Si no estaba en televisión, lo hacía en teatro o en cine. O en todas a la vez.

«solo una vez voté por Chávez»

Mimí Lazo

De esa larga carrera de más de 20 telenovela, otro tanto de obras y de películas, Lazo tiene personajes emblemáticos. Producciones como De mujeres, El desafío, Las González, Guerra de mujeres, ¿Vieja yo? o Voltea pa’ que te enamores, entre otras, tenían, además del personaje de una mujer dura, echada pa’ lante, también la rúbrica de Mónica Montañés.

Se conocieron cuando Montañés le fue a hacer, como periodista que es, una entrevista para el medio en el que trabajaba. Ahí surgió una amistad que se consolidó cuando, en 1996, se hizo la primera función de El Aplauso va por dentro. Un monólogo que no le recitaba poemas a las estrellas, sino a las mujeres. Estaba, Mimí, honrando no solo a su abuela, sino también lo que ha predicado: el amor propio de la mujer.

El segundo golpe de suerte de Mimí Lazo, la obra de Mónica Montañés. Foto Cortesía
El segundo golpe de suerte de Mimí Lazo, la obra de Mónica Montañés. Foto Cortesía

Más de 500 funciones en más de 20 países se han ofrecido, hasta ahora, de esa pieza. Y todavía se siguen ofreciendo. Incluso, en pandemia. La obra le abrió las puertas y la consolidó como una de las actrices más reconocidas del medio venezolano. Ese fue su segundo golpe de suerte.

Como ella misma lo dijo en ocasión de su trabajo en la última producción que hizo en Venezuela, Corazón Esmeralda, la única actriz venezolana que siguió protagonizando aún después de los 50 años.

El cine también le ha sonreído. A El pez que fuma, le siguieron 18 producciones más, siendo Liz en septiembre, junto a Patricia Velásquez la última.

Se prendió

Mimí no escapó de la polarización que se vive en Venezuela. Algunas de las funciones de su monólogo, dicen, las ofreció en instalaciones gubernamentales y las cobró muy bien. Ella siempre ha dicho que cobró lo que valía su trabajo.

Lo cierto es que esto dio pie a que se le tildara de chavista. Algo que en los últimos tiempos ella ha negado, como en esta entrevista con Camilo Egaña en CNN donde reconoce haber “votado por (Hugo) Chávez solo una vez”.

De resto insitió, tanto en esa oportunidad, como en otras que ella después de esa vez, y en virtud de las cosas que pasaban, se había vuelto “en algo peor: ni-ni porque soy artista y mi misión es llevarle un mensaje positivo a las mujeres”.

Pero unas vallas ubicadas tan estratégicamente, como eliminadas casi inmediatamente, en la que ella aparecía promoviendo lo que se identificó como milicia, la pusieron en el centro de la polémica. Tenía un programa de radio con una de sus mejores amigas, Elba Escobar y la amistad se fue al traste, como lo hizo también la amistad con Carolina Perpetuo, con quien protagonizó algunos episodios, incluido uno en un restaurante de Altamira (este caraqueño) luego de la salida de una obra de teatro.

Te puede interesar: ¡HASTA QUE POR FIN! Lila Morillo revela su edad

Hasta de haber comprado la casa que tiene actualmente en Los Ángeles con dinero sucio la han acusado. Ella, conjuntamente con su esposo, lo ha negado todo. “Mi primer apartamento lo compré en 1991 con un cuadro de (Carlos) Cruz-Diez y un cheque de 38 mil bolívares de aquel momento”, contó en el programa Factores de Poder.

Con su trabajo, en esa misma época, compró uno en Brickell, que al venderlo, le permitió comprar uno pequeño en Nueva York. De allí, la familia saltó a Los Ángeles. En la meca del entretenimiento, Lazo ha estado trabajando por alcanzar su sueño de ser actriz.

Así, participó, como sí misma, en el reality Rica, Famosa, Latina, inspirado en la serie Desperate Housewives. En uno de los capítulos, discute con Patricia por el mismo tema político,

Por más que ella ha querido, no le ha sido fácil que la gente le crea. En ocasión de las protestas por el asesinato, en plena pandemia, de George Floyd, Mimí subió un video a sus redes en el que lloraba por lo que pasaba. Le cayeron encima al punto, que tuvo que subir otro justificando tanto, su ahora proclamado antichavismo, como su acción.

Hizo un carrusel con publicaciones anteriores en las que demostraba que si en algún momento su corazón fue más rojo, ahora ya no lo es.

No hay quinto malo

Mimí se ha casado 5 veces y a ella no le importa decirlo. La primera a los 16 años. La quinta hace 24 años con Luis Fernández, a quien conoció en el teatro y no le importó ni la diferencia de edad (ella le lleva 15 años). Otro famoso que pasó por su vida sentimental fue Jean Carlo Simancas, de quien no tiene muy buenos recuerdos después de cinco años de matrimonio.

Con Fernández se casó en Brickell, donde tenía su apartamento. Y, desde entonces, declaran puntualmente sus impuestos, dicen. Tienen un niño. Él también participó en la última etapa de crianza de Sindy, a quien Mimí le ha tocado defender en muchas oportunidades.

Mimí Lazo y Luis Fernández se casaron en diciembre de 1996. Foto Cortesía
Mimí Lazo y Luis Fernández se casaron en diciembre de 1996. Foto Cortesía

La más reciente a comienzos de este año, cuando circuló el rumor de que, aun habiendo ganado el primer Master Chef latino, le revocaron la visa y tuvo que salir de Estados Unidos, radicándose en España.

Teatro a la carta en casa

Pero Mimí Lazo continúa en Los Ángeles, desde donde ha buscado la manera de sacarle provecho a la pandemia. Con su empresa, organiza funciones teatrales y de eventos que se transmiten, previa compra de tickets electrónicos, ver obras como el propio Aplauso, Dramas y caballeros o A mi gordo no me lo quita nadie y A 2,50 la cubalibre, una de sus más exitosas piezas, como actriz y como productora. “Yo lo que soy es una trabajadora. Con esa obra le di trabajo a más de 750 personas. A ninguno de los actores le pregunté si eran chavistas, gays, ateos o nada. Todos pasaron por ahí y lo hicieron felices”, dijo también en Factores de Poder.

La próxima función de esa pieza original de Ibrahím Guerra será el 22 de agosto y el boleto cuesta 11 dólares, por si se animan.

Facebook Comments
ENTÉRATE DE MÁS
Google News
Haz de Impacto Venezuela tu fuente de noticias aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
NOTICIAS DE HOY
LO MÁS LEÍDO SOBRE ESTO
Más noticias ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x