Entretenimiento

¿Qué pasó con? Gabriela Vergara

Si no hubiese sido por un novio, tal vez la actriz estaría ejerciendo como abogada

A Gabriela Vergara un ejecutivo de Venevisión la amenazó con truncarle la carrera si se atrevía a irse a trabajar al extranjero. Ella, inexperta en ese momento, le hizo caso y botó la tarjeta que un mexicano, scout de talentos, le había dado. Años después, ese mismo “cazador” le dio el chance para hacer un casting en Televisa. Quedó y ahí comenzó su carrera internacional. Sin embargo, no ha tenido la oportunidad de comprobar si la amenaza pudiera cumplirse; ya que ese fue un boleto de ida, pero no de vuelta a la industria venezolana.

La carrera artística de Gabriela comenzó mucho antes del incidente que pensó que acabaría con su carrera. Inicios que nunca acarició de pequeña, como lo hacen muchas niñas venezolanas. Lo de ella era la medicina, según lo ha declarado en varias oportunidades.

Intentó estudiarla en Estados Unidos y también en Caracas. Sin embargo, en esos intentos no pudo concretarlo. Así, su madre, abogada y profesora de la Universidad Central de Venezuela, la inscribió para que optara por un cupo en la que se convertiría en su Alma Mater. Y quedó.

Gabriela Vergara saltó de las leyes a las pantallas

Su historia con los scouts de talentos es de vieja data; pues mientras pateaba los pasillos de la UCV le ofrecieron la oportunidad como modelo. A los pocos días, terminó sonriendo en un segmento de concursos en vivo dentro de Sábado Sensacional.

Al poco tiempo, “por llevarle la contraria a mi novio de entonces” (de acuerdo a sus propias palabras en reiteradas entrevistas) entró al Miss Venezuela en 1996. Fue la última concursante en inscribirse, ya que dos candidatas fueron eliminadas, según la prensa de la época, por haber engordado.

No se lo dijo a su madre, quien al enterarse no aprobó la decisión, pero la apoyó. La banda de Barinas fue la que le pusieron en su pecho. Pese al poco tiempo que tuvo para promocionarse, su rostro llamó la atención y quedó en el cuadro de finalistas. Esto le permitió viajar al concurso Reina Hispanoamericana, donde quedó virreina. No obstante, al día siguiente de la elección, el jurado destituyó a la ganadora, la boliviana Helga Bauer y Gabriela Vergara se quedó con la corona.

De la corona a las lágrimas

Poco después de entregar su corona internacional, Gabriela debutó en las telenovelas en Destino de mujer. Ahí comenzó a abrirse un abanico de posibilidades que la ha llevado en casi tres décadas a interpretar desde las típicas cenicientas de culebrones; hasta villanas reconocidas. En 1998, le dieron en Venevisión uno de los papeles protagónicos de El país de las mujeres. La historia de Leonardo Padrón la catapultó internacionalmente. Pero la amenaza del ejecutivo, cuyo nombre Vergara nunca ha querido revelar, la hizo desistir de su idea.

En ese canal siguió hasta cuatro años después, en títulos como Lejana como el viento o Felina, entre otros. En 2002, Radio Caracas Televisión la llamó para ser una de las protagonistas de Trapos Íntimos. Esa historia marcó el fin, y el principio, de muchas cosas para la actriz. Fue su debut y despedida en el canal; también fue la despedida de uno de sus amores más mediáticos; así como el adiós a la industria venezolana y la apertura del mercado internacional.

Gaby de mamá

México fue el primer destino internacional para Vergara. También ha trabajado para Colombia, Perú, Argentina y productoras hispanas como Telemundo. Asimismo, el cine y el teatro también han tenido su nombre en sus listas. Ha participado en realities como Master Chef y actuado en series polémicas como El Comandante, historia ficcionada sobre Hugo Chávez que no fue transmitida en Venezuela.

Desde joven Gabriela estuvo en el ojo público. No solo por su paso por el Miss Venezuela y la televisión, sino también por sus relaciones. Su madre es Flora Aranguren, quien era la alcaldesa del municipio El Hatillo justamente en 1996 cuando ella concursó.

Asimismo, ya como estrella de telenovelas, tuvo un mediático romance, de más de dos años, con el periodista y animador Nelson Bustamante. Cuando se daba por descontado que la pareja llegaría al altar, sorpresivamente, anunció su ruptura.

Establecida en Miami, Gabriela Vergara conoció a Pedro Izaguirre, con quien tiene unas gemelas: Alessandra y Emiliana, quienes están por cumplir 12 años. En esa ciudad reside actualmente con su familia y, además de seguir con su trabajo como actriz; también se dedica a la producción de obras teatrales, espectáculos y a la venta de bienes raíces, entre otros.

Gabriela Vergara con sus gemelas. Foto Instagram
Carmela Longo

Periodista especializada en la fuente de entretenimiento.

Esta web usa cookies.

Leer más