martes, mayo 18, 2021

¿Qué pasó con? El chamo Gabriel

Gabriel Fernández perteneció a una de las principales agrupaciones de boyband venezolanas. Y nunca se pudo quitar el apodo de «El chamo Gabriel»

Gabriel Fernández fue uno de los integrantes del grupo Los Chamos, un sexteto que en los años 80 marcó la vida de unas cuantas jovencitas. No solo en Venezuela, sino también en el exterior. De ahí a él le endosaron el apodo de «El Chamo Gabriel», el cual a cuatro décadas de distancia no se ha podido quitar.

Fernández se dedicó desde muy niño al mundo artístico. Estudió trompeta en secreto de sus padres. Tuvo la oportunidad de integrar la sinfónica infantil venezolana, pero no pudo. Porque su papá no estaba de acuerdo con los planes artísticos de su hijo y le rompió el instrumento. Siguió con la música, pero ya en canto.

Los Chamos surgieron como competencia directa de Menudo. Irónicamente, su debut como cantante fue, precisamente, en Menudo. Sin embargo, solo estuvo semana y media en el grupo. Según dijo en muchas oportunidades, esos días le sirvieron para darse cuenta de que, según él, no estaba de acuerdo con la manera de trabajar de Edgardo Díaz y compañía.

Mientras eso sucedía, Los Chamos comenzaban a prepararse para romper la barrera. Lo hicieron y conquistó su puesto dentro de las jovencitas que amaban a los grupos, gracias, precisamente, a Menudo. Cuatro años estuvo Gabriel dentro del grupo; en el cual compartió con los llamados hermanos W (Walter,Will, Winston), Argenis y Enrique.

El éxito internacional

Los Chamos llegaron de promoción a México y Raúl Velazco los apadrinó. Gracias a eso, el grupo vendió más de dos millones de discos en ese país. De hecho, las generaciones posteriores del grupo pudieron saborear las mieles del éxito que dejaron los fundadores.

En México les dieron la oportunidad de hacer una película, Secuestro en Acapulco. Ahí compartió con Yuri, toda una figura emergente para el momento, y María Antonieta de Las Nieves. Y Gabriel aprovechó la oportunidad para varias cosas.

No obstante, como sucedió mucho en aquellos años de boybands, lo que lograban los jovencitos con su trabajo fuerte, no se veía reflejado en sus cuentas bancarias. Fue inevitable que no comenzaran los roces, sobre todo cuando, como en el caso de esta, había familia involucrada.

Los críticos de la época calificaron a «El Chamo» Gabriel como el más versátil de Los Chamos. Por eso, cuando se presentaron los problemas con los padres de los hermanos W, que decidieron sacar a sus hijos de la agrupación por manejos irregulares, Gabriel fue el primero que decidió independizarse.

Le dieron la oportunidad de grabar su primer disco como solista Piensa en mí. Si bien hizo promoción tanto nacional como internacional, solo en Centroamérica logró sonar algo.

Lea también: A los 51 años de edad muere Ray Reyes, exintegrante del grupo Menudo

A su regreso a Venezuela, lo llamaron y le dijeron que tendría un papel dentro de Cristal. Ahí se planteó que tendría una historia de amor con Eliana (Gigi Zanchetta). Sin embargo, y así lo reseñó la prensa del momento y lo reconoció Fernández también en varias oportunidades, su historia tuvo que tener un desenlace repentino… por mal actor. Y así se lo dijeron.

No lo volvieron a llamar más para telenovelas. Cada vez que tocaba una puerta se la cerraban por la mala experiencia de Cristal. Sin embargo, aprovechando el trabajo que había hecho en México, le permitió probar suerte y le dieron la oportunidad de protagonizar Quinceañera, con Adela Noriega.

Eso le permitió regresar exitoso a Venezuela y se convirtió en uno d elos ganales preferidos de Radio Caracas Televisión; canal en el que estuvo por 18 años.

La otra vida de Gabriel

Aunque «El chamo Gabriel» ha tratado de mantener su vida privada de bajo perfil, no lo ha logrado del todo. Cuando hizo la película en México, a sus 17 años, tuvo un romance formal con Yuri. Una relación que fue tormentosa, pero de la cual él siempre que puede habla con cariño.

A mediados de los 80, cuando hizo Cristal, se rumoró que si bien la historia de amor con Gigi Zanchetta no funcionó en la ficción sí lo hizo en la vida real.

También tuvo un romance con la animadora Carolina Cristancho. Pero lo cierto es que su único matrimonio fue con la hermana de esta, la actriz Astrid Grúber. Con ella tuvo a sus dos hijas, Scarlett y Stefani.

Si bien el bajo perfil lo logró mantener hasta antes de la pandemia, de repente la cosa cambió. En enero de 2020, anunció que se casaría con su compatriota Ivonne Reyes. Luego de que ambos se mostraran muy enamorados en sus redes soiales, y hasta con una gran roca sellaron el compromiso, la modelo anunció en marzo que el mismo se canceló.

La razón fue «una vida que él no me había contado. Quería casarse conmigo, cuando en realidad está casado», le dijo ella a la revista Lecturas. Eliminó cualquier rastro de él de sus redes sociales y, según dijo Fernández como respuesta a los señalamientos, ella tomó la decisión unilateral; y no lo dejó defenderse. Asimismo, anunció que contaría su verdad… cosa que aún no ha sucedido.

Actualmente, Fernández es profesor de actuación. Está dedicado, aunque no lo ha lanzado, a preparar un nuevo material discográfico, hace teatro y entrevistas en Instagram.

Los tiempos felices de Ivonne Reyes y El Chamo Gabriel, que ella borró. Foto Instagram
Los tiempos felices de Ivonne Reyes y El Chamo Gabriel, que ella borró. Foto Instagram

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓