miércoles, diciembre 1, 2021
EspecialesOpiniónPresos políticos en terapia intensiva
Luis Somaza
@LuisSomazaC

Presos políticos en terapia intensiva
P

Roland Carreño y 60 presos de conciencia más se mantienen en riesgo

De los 332 presos políticos que hay en el país, al menos 61 tienen problemas de salud y la dictadura insiste en negarles su derecho a la atención médica para garantizar sus vidas, entre ellos, el periodista Roland Carreño.

En un país donde los presos mueren de tuberculosis y desnutrición, así como en toda Venezuela por enfermedades que ya deberían estar erradicadas, nuestras víctimas de la dictadura en los calabozos no tienen un destino diferente.

Exigir y denunciar las arbitrariedades que ocurren en el país por culpa de la dictadura, resulta suficiente para asesinar a un defensor de derechos humanos, a un militar con honor o a un periodista.

316 días lleva detenido arbitrariamente nuestro hermano Roland, meses privado de ver a sus seres queridos y bajo un sistema injusto que viola el debido proceso para mantenerlo tras las rejas como un trofeo que busca intimidar a la prensa libre.

Roland Carreño ha sido víctima de homofobia, de burlas y de maltrato psicológico por parte de Maduro, ha padecido crisis hipertensivas y no ha podido ver a un médico.

En Venezuela se violan todos los derechos fundamentales de los venezolanos por pensar diferente, una razón suficiente para hostigar, amedrentar y hasta sentenciar a muerte.

Así como lo estuvo nuestro hermano Freddy Guevara, más de 60 presos políticos están al borde de la muerte.

Es necesario que nuestra gente y las organizaciones más importantes del mundo entiendan que la presencia de la pandemia en el país solo ha agravado más la emergencia humanitaria que ya existía en Venezuela.

No hay insumos ni medicinas en los hospitales, mucho menos en las cárceles. Nuestros héroes se enfrentan al contagio por Covid-19 y a las consecuencias, en un terreno donde los derechos no existen.

Sentarnos en México nos permite alzar la voz no solo por Roland Carreño, sino por cada víctima del criminal de Nicolás Maduro. No estamos negociando poder, estamos negociando el fin de la crisis y condiciones para devolverle a los venezolanos la posibilidad de reconducir su destino.

Venezuela será libre muy pronto!

LO + VISTO