domingo, junio 13, 2021

POR UN TOBO CON AGUA: varias reclusas golpeadas es el saldo de una riña colectiva en Uribana

El caos se desató porque las custodias no dejaron que una presa agarrara un tobo sin autorización, lo que ocasionó una pelea y la represión a punta de perdigones por efectivos de la Guardia Nacional

La escasez de agua desató el caos en el anexo femenino del Centro Penitenciario David Viloria (Uribana), en el estado Lara. La reyerta se originó por un tobo con agua y fue tal que dejó el saldo de una custodia herida y varias reclusas golpeadas, según la Prensa de Lara.

Según familiares, fuera del anexo femenino hay cuatro tanques grandes y uno pequeño. De esos azules. Estos son llenados con cisternas un día si y un día no. Aunque la cisterna a veces no llega completamente llena, las reclusas tienen la prioridad en el penal.

Cuentan que las mujeres dejan por las noches unos 25 tobos frente a estos tanque. En la mañana son llamadas por las custodias para que los llenen. Ellas los llevan dentro del anexo y usan el agua para su necesidades más básicas.

Al parecer, la mañana de este martes, después de que la cisterna descargó el agua, una de presas intentó agarrar un tobo. Lo hizo sin ser llamada por las funcionarias.

Como le impidieron llevarse el recipiente, la reclusa se habría enfurecido. Presuntamente la rea descargó un puñetazo en el ojo a una custodia y se lo dejó morado. La funcionaria llamó al Grupo de Respuesta Inmediata de la GNB, encargado del orden del penal.

Lea también: Unicef pide no politizar la AYUDA HUMANITARIA que distribuye en Venezuela

Golpes y perdigones

Allí comenzó lo peor. La privada de libertad que agredió a la custodia, entró al módulo para evitar ser herida. Pero, según los familiares, los funcionarios dispararon perdigones dentro del anexo.

Entre gritos y peticiones de auxilio, se escuchaban además las detonaciones, lo que hizo que los familiares que estaban de visita dentro del área masculina se alertaran.

Los familiares aseguran que no es la primera vez que pelean por agua. «Las custodias son muy controladoras con el llenado de tobos. Son groseras, las apuran, les niegan el agua, que a veces es para cocinar y lavar el uniforme. Las custodias tienen un régimen de golpes contra presas», contaron los familiares.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓