martes, septiembre 28, 2021

PLANIFICACIÓN FAMILIAR: el ideal que la crisis venezolana convirtió en utopía

Usar un método anticonceptivo en Venezuela se ha convertido prácticamente en una misión imposible que impide la planificación familiar

La escasez de métodos anticonceptivos en Venezuela y los altos costos de los mismos se han convertido en una traba para la planificación familiar. Según diversas organizaciones y expertos, este hecho es una vulneración a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Tanto que decidir sobre su maternidad es una utopía.

La ONG venezolana Convite publicó recientemente un estudio sobre escasez de anticonceptivos en el país. Cita cifras para julio de este año y encontró que los métodos de contracepción inyectables presentaron 82,8 % de escasez. Mientras que la carencia de dispositivo intrauterino se ubicó en 81,3 %, la de píldoras en 39,4 % y 15 % la de condones.

A pesar de estos datos, la coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), Magdymar León, explicó a Efe que el abastecimiento de métodos anticonceptivos en el país ha mejorado. Lo ha hecho en comparación con 2018. Pero los altos costos los hacen inaccesibles para la mayoría.

León dijo que la dotación por parte de organismos del Estado, desde el Plan de Respuesta Humanitaria, también experimentó una mejora. Pero sigue siendo «insuficiente para satisfacer» las necesidades reales.

«De hecho, en un estudio que hicimos en Avesa encontramos que el índice de necesidades insatisfechas de anticoncepción en las venezolanas es bastante alto, comparado con el promedio regional», señaló la experta.

Lea también: ¡DOLOROSO! En un año se practicaron al menos 2.200 abortos clandestinos en el país

Embarazos sin control y abortos inseguros

La psicóloga señaló que, al no haber un acceso pleno a estos métodos, eso redunda en las «limitaciones para poder controlar embarazos». Y también en «decidir» sobre la reproducción.

Por tanto, aseguró, hay un mayor número de embarazos no deseados. Esto incide en el aumento de «abortos inseguros».

«Tenemos un marco legal sumamente restrictivo. No está permitida la interrupción voluntaria del embarazo. Ante estas limitaciones para controlar la reproducción, lo que ocurre es que aumentan los abortos inseguros. Con ello aumentan las muertes maternas», sostuvo.

Según el estudio publicado en abril «La salud de las mujeres en Venezuela: crisis del sistema sanitario y COVID-19», 1,9 % reconoció haberse practicado un aborto inducido, alguna vez.

No hay prevención

En el estudio también detectaron que 7 de cada 10 mujeres consultadas no utilizan actualmente métodos anticonceptivos. Tampoco de prevención de infecciones de transmisión sexual. Además, 9 de cada 10, de entre 15 y 59 años, no han podido planificar sus embarazos.

León señaló también que 24 % de las mujeres consultadas declaró que no pueden comprar métodos anticonceptivos:a razón es que no cuentan con los recursos económicos.

Otras pueden comprar los fármacos puntualmente, «pero no todo el tiempo».

«En la consulta, algunas decían, ‘la última vez que utilicé métodos anticonceptivos fue hace tres meses, hace un año. Obviamente, eso es absolutamente inefectivo. Hay que usar la píldora, que además es la píldora que tenga indicada, no puede estar modificando la píldora, no pueden estar mensualmente cambiando», explicó.

Lea también: Despenalizar el aborto: la batalla que Venezuela aún no quiere dar

La brecha

En Venezuela, las mujeres en condición de pobreza son las más afectadas ante esta situación de escasez y altos costos de los métodos anticonceptivos.

«Si bien en general los ingresos han mermado, las más pobres son las que tienen mayores limitaciones. Las que están en zonas rurales, las que están en zonas más alejadas, las que no tienen acceso a los dólares. Ya sabemos que hay como una Venezuela que tiene acceso a dólares y una Venezuela que no tiene acceso», remarcó.

Agregó que, además de tener dificultades para comprar los fármacos, también tienen problemas vinculados al transporte, escasez de gasolina, y ahora la pandemia de covid-19, para acceder a los centros de salud.

A su juicio, el Estado venezolano debe aumentar la dotación de métodos anticonceptivos, abrir más servicios sanitarios y diversificar la oferta, porque en los sondeos de Avesa, han encontrado que en un centro de salud solo tienen condones y la anticoncepción de emergencia, «o tienen una píldora y, el otro mes o a los dos meses, tienen otro método».

«Las mujeres, en las encuestas, demandan en mayor medida métodos anticonceptivos de mayor duración, como el implante subdérmico o el dispositivo intrauterino (…) Son los de mayor demanda y no son los que tienen tanta oferta», sostuvo.

«Se tienen que hacer todos los esfuerzos desde el Gobierno y desde el Plan de Respuesta Humanitaria, para garantizar el acceso a los métodos anticonceptivos y garantizar los derechos sexuales y reproductivos de la población, en particular las mujeres», concluyó.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓