miércoles, agosto 17, 2022

PETRO PROMETE una «Colombia unida y sin odios»: «No habrá persecución política ni jurídica»

«Ese clima político que nos ha acompañado en este siglo que ha sido de odio y confrontaciones, literalmente ha muerto. Hoy no puede seguir así», dijo Petro en su primer discurso como presidente electo de Colombia

El presidente electo de Colombia, Gustavo Petro prometió que a partir del 7 de agosto, cuando tome posesión de su cargo, construirá una Colombia unida y sin odios, con justicia social, con paz, respetando la naturaleza y logrando una economía que realmente produzca y que no explote a nadie.

Para lograr estos objetivo, Petro dijo que se necesita «un gran diálogo nacional» que debe comenzar ya, así como un «gran acuerdo nacional» que ayude a «terminar con el odio» que existe en su país, producto de las desigualdades.

«Desde el 7 de agosto comenzará la paz integral en Colombia, a partir del gran diálogo nacional, para lograr que las armas dejen de disparar, dejen de usarse, de existir por fuera del Estado», dijo.

Aseguró que su deseo es convertir su mandato en un gobierno de la vida. «No es matarnos, es amarnos los unos a los otros. Un gobierno de la vida no solo es la paz, es la justicia social. Vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque nos guste, sino porque tenemos que superar el feudalismo, la nueva esclavitud y superar mentalidad atávica ligada a ese mundo de esclavos que tenía como contraparte a los señores esclavistas», expresó.

Lea también: LAS 8 CLAVES del programa de gobierno de Gustavo Petro

Haciendo historia

Destacó que lo ocurrido este domingo es histórico. «Es historia lo que estamos escribiendo en este momento. Una historia nueva para América Latina, para el mundo. Lo que ha ocurrido hoy con estos 11 millones de electores que votaron, que nos trajeron a esta tarima, lo que trae es un cambio de verdad, un cambio real», aseveró.

Y aseguró que «en ello comprometemos la existencia, la vida misma, no vamos a traicionar a ese elector que lo que ha gritado al país y a la historia es que a partir de hoy Colombia cambia. Colombia es otra, con un cambio real que nos conduce a algunos de los planteamientos que habíamos hecho en estas plazas, como es la política del amor».

Lea también: GUSTAVO PETRO SE MONTÓ EN NARIÑO ¿Quién es el nuevo presidente de Colombia? (+Perfil)

000 32CU6BM - Impacto Venezuela
Gustavo Petro y Francia Márquez. Foto AFP

No quiere odio

Explicó que «no es un cambio para vengarnos ni para construir más odios, ni para profundizar el sectarismo en la sociedad colombiana. El cambio consiste en dejar el odio y los sectarismos atrás. Porque las elecciones mostraron dos colombias (sic) cercanas en términos de votos. Pero, lo que queremos es que Colombia, en medio de su diversidad, sea una sola Colombia», expresó.

Dijo que para lograr esto «esa enorme diversidad multicolor necesita del amor. Entendiendo la política del amor como el diálogo, la esperanza, la posibilidad de abrirnos al futuro, de abrir las oportunidades para todos los colombianos. Llegó el gobierno de la esperanza y de la vida», aseguró.

Para Petro, un gobierno de la vida consiste en lograr tres cosas: «la paz, la justicia social y en justicia ambiental».

En consecuencia, ofreció tender «la mano a aquellos que eran escépticos. Así se construye la política del amor, para construir una mayoría que sin ustedes no habría sido posible», expresó.

Invitó a Hernández a dialogar «cuando quiera»

Gustavo Petro pronunció la palabra «paz» como un mantra. Dijo que esta paz va a ser el objetivo central de su gobierno.

«No tendrá razón el cambio, el amor, la esperanza y el esfuerzo que hoy se sintetizó en las urnas, si no llevamos a la sociedad colombiana a la paz como objetivo central», expresó.

«¿Qué significa eso? Que los 10 millones de electores de Rodolfo Hernández son bienvenidos en este gobierno. (Hernández) puede dialogar con nosotros cuando quiera, no vamos a utilizar el poder en función de destruir al oponente», aseguró.

Y agregó que esto «significa que nos perdonamos, que la oposición que tendremos, bajo los liderazgos que quieran, sea el de Uribe, de Fico, el de todos juntos, será siempre bienvenida en el Palacio de Nariño, para dialogar sobre los problemas de Colombia».

«Ese clima político que nos ha acompañado en este siglo que ha sido de odio y confrontaciones, literalmente ha muerto. Hoy no puede seguir así», aseveró,

Diálogo y acuerdo nacional

Aceptó que seguro va a tener una «oposición férrea y tenaz y tal vez no la entendamos muchas veces, pero de parte de este gobierno nunca habrá persecución política ni jurídica, solo habrá respeto y diálogo».

Y como consecuencia de ese respeto, «podremos construir el gran acuerdo nacional que ya se comenzó a construir entre 11 millones de colombianos. Pero tiene que ser entre 50 millones, con toda la sociedad colombiana», afirmó.

Explicó que ese diálogo «tiene que comenzar a construirse a partir de las regiones y debe ser vinculante para acabar con los conflictos violentos».

«El diálogo se debe convertir en norma que se cumpla según su especificidad. El acuerdo nacional tiene que ver con los jóvenes y las mujeres, con los derechos fundamentales que no pueden ser letra muerte en la Constitución», añadió.

Enfatizó que en ese diálogo «debe ser con la existencia y la garantía de una Constitución viva, que se pueda palpar».

Para él, «el gran acuerdo nacional no se puede construir sino con la paz y la paz es que se respeten los derechos de la gente. La paz es que alguien como yo pueda ser presidente o Francia pueda ser vicepresidenta. La paz es que dejemos de matarnos unos a otros».

La economía

Sobre el tema económico y su gobierno no ahondó mucho. Pero dijo que «tenemos que construir la democracia y la vamos a construir a partir del pluralismo de colores, de ideología y también desde el punto de vista económico».

«Esto significa superar las viejas esclavitudes, poder tener una tierra, un espacio para las comunidades, una economía popular que se pueda fortalecer a través de la educación y la conectividad», indicó.

Afirmó que «de allí saldrán nuevas formas de relacionamiento a partir de las nuevas tecnologías, una economía fuerte y productiva que pueda hacer crecer en toda Colombia puestos de trabajo, producción que es la base de la riqueza».

Política internacional

Petro propuso que los países de América Latina se unan para hablar con Estados Unidos y sentar las bases de una «transición energética» ante los estragos causados por el cambio climático.

«Le propongo al Gobierno de los Estados Unidos y a todos los gobiernos de América sentarnos a dialogar para sentar los pasos de la transición energética, los pasos de la construcción de una economía descarbonizada, los pasos de la construcción de una economía de la vida en toda América», pidió.

Esta fue la única propuesta concreta sobre su política internacional, aunque sí pidió que la región se una realmente, «sin exclusiones».

«Propongo a América Latina integrarnos más decididamente y mirarnos como latinoamericanos, no solo porque la sangre latina, sino por la afro y la indígena, por la diversidad», señaló.

Francia Márquez celebró el primer gobierno popular

De su lado, la vicepresidenta electa, Francia Márquez, celebró que su país tendrá el primer «gobierno popular y de los nadies (sic)» de su historia. Dijo que es «un paso importante para reconciliar la nación».

«Vamos hermanos y hermanas a reconciliar esta nación, vamos por la paz de manera decidida, sin miedo, con amor y alegría, vamos por la dignidad, por la justicia social», invitó.

Este será «el gobierno de la gente, de las manos callosas, el gobierno de la gente de a pie, el gobierno de los nadies y las nadies de Colombia», festejó.

Márquez mencionó «a todos los colombianos y colombianas que dieron la vida por este momento» y a los líderes sociales «que tristemente fueron asesinados en este país».

Agradeció «a la juventud que ha sido asesinada y desaparecida, a las mujeres que han sido violentadas y desaparecidas, a todos ellos, que sé que desde algún lugar nos están acompañando en este momento histórico para Colombia».

También tuvo palabras de agradecimiento para su comunidad: «mi gente de Yolombó, mi gente de Suárez (en el departamento del Cauca), mi gente del Pacífico colombiano, del Caribe colombiano, gracias hermanos y hermanas por este momento».

«Hemos avanzado en un paso muy importante, después de 214 años logramos un gobierno del pueblo, un gobierno popular. El gobierno de la gente, de las manos callosas, el gobierno de la gente de a pie, el gobierno de los nadies y las nadies de Colombia», aplaudió Márquez.

Y sobre el trabajo que emprenderá desde la Vicepresidencia, agregó: «vamos las mujeres a erradicar el patriarcado de nuestro país (…) Vamos por los derechos de nuestra madre tierra, de la casa grande, a cuidar nuestra casa grande, a cuidar la biodiversidad. Vamos untos a erradicar el racismo estructural».

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x