jueves, junio 24, 2021

Perú acude a las urnas con sensación de urgencia histórica

Dos candidatos atípicos y no muy aceptados por la sociedad se enfrentan este domingo para definir quién tendrá el futuro de Perú en sus manos por los siguientes cinco años

Perú se encuentra en una diatriba y no muy convencidos ante los candidatos que se presentan como las opciones para dirigir al país en los próximos cinco años salen a ejercer su derecho al voto este domingo.

Trascendental, así califican esta jornada electoral la cual se disputan Keiko Fujimori y Pedro Castillo, dos modelos político opuestos, pero que los peruanos no ven como la salvación del país.

De acuerdo con el diario El País, los ciudadanos califican a ambos candidatos como un peligro para el inestable sistema político peruano.

Lea también: Brasil ofrece nuevas oportunidades a migrantes venezolanos con la “Operación acogida”

El Gobierno ha tenido cinco presidentes distintos en el último lustro, uno por año.

Todos los jefes de Estado electos desde 1986 han pasado un tiempo en prisión por casos de corrupción.

En este punto, ahora toca elegir entre Keiko Fujimori, la hija del autócrata Alberto Fujimori, una política conservadora y populista.

Cuyo partido y ella misma están involucrados en corruptelas.

Por otra parte, se encuentra un profesor radical de izquierdas, Pedro Castillo, conservador en lo social e imprevisible en lo demás.

Llegan empatados en las encuestas después de una campaña áspera y agresiva.

El vencedor, previsiblemente, lo logrará por un puñado de votos.

La elección llega en un momento de crisis. Perú registra más de 185.000 muertes por la covid-19.

De las más improbables a las únicas

Al comienzo de la campaña electoral para elegir un nuevo presidente para Perú, están dos opciones parecían las más improbables.

Al comienzo, Keiko Fujimori había dilapidado casi todo su capital político en los últimos años después de que en 2016 asegurara que le habían robado las elecciones.

En paralelo le rodearon casos de corrupción, que sumados a su nombre, ahondó en la idea de que es la cabeza de una cleptocracia.

Sin embargo, el voto estuvo tremendamente fragmentado y ella sobresalió, con un 13% de votos, sobre el resto de opciones de derecha.

El más votado entonces, por sorpresa, fue Castillo, que se hizo conocido en 2017 al liderar una huelga de maestros.

Cuatro años después, con un discurso en beneficio de los pobres y la desigualdad histórica que existe en el país, en contra de las oligarquías empresariales y el sistema de castas, se recorrió el país, de punta a punta.

Exhibió un desacomplejado discurso contra libertades como el matrimonio homosexual o el aborto, y llegó a decir que implantaría la pena de muerte.

Sin embargo estas “promesas” no fueron vistas con buenos ojos, por lo que lo obligó a rectificar.

Está adscrito a un partido marxista-leninista, pero él no se dice comunista aunque abraza muchas de sus tesis.

Castillo vs. Fujimori

El establishment peruano se ha decantado masivamente a favor de Keiko.

Las grandes ciudades están llenas de paneles alertando de la llegada del comunismo, de un Perú chavista en el horizonte.

No hace falta explicar que eran indirectas contra Castillo.

Castillo no ha dado apenas entrevistas a los medios. Cuando quiere hacer alguna precisión sobre alguna polémica entra brevemente en una cadena de radio que se llama Exitosa.

Su campaña ha sido más clásica. Como sus adversarios lo quieren emparentar con Maduro, retransmitió en vivo una entrevista con José Mujica, el expresidente uruguayo convertido en santo laico de la izquierda democrática y austera.

El poder financiero no termina de convencerse.

Algunos comercios de Lima tapiaron sus tiendas por miedo a que haya saqueos y vandalismo si Castillo cae derrotado.

Hay quien interpreta esos gestos como una forma más de propaganda a favor de Fujimori.

Las encuestas favorecieron a Castillo durante todo el mes.

En la última semana Fujimori le ha alcanzado. Hay un empate técnico. La foto finish decidirá cuál de los dos se hace con el poder.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓