viernes, septiembre 24, 2021

¡PARA QUE NO SE TE OLVIDE! Hay un pueblo en Francia destinado a personas con Alzheimer

Acondicionado para que pacientes reciban un tratamiento “natural” y prolonguen su calidad de vida bajo un modelo de bienestar en la demencia

Se llama ‘Village Landais Alzheimer’, está ubicada en Dax, en el sureste de Francia y es habitada por 360 personas entre pacientes, médicos y voluntarios.

Es un pueblo exclusivo para personas con Alzheimer y se sustenta en un modelo que ya había implementado Holanda para el manejo de una vejez activa y positiva.

Lo hizo también una villa a la que llamó Hogeweyek. En el pueblo francés los pacientes viven bajo el concepto de bienestar con el cual disfrutan de un entorno adecuado y agradable.

Consiste en crear un entorno natural en el que personas con Alzheimer puedan tener una vida lo más sencilla posible, sin encierros prolongados, medicación excesiva ni acompañamiento de enfermeros permanente.

‘Village Landais Alzheimer’ tiene como política que ningún trabajador usa bata blanca para que la tercera edad sienta que su vida sigue siendo normal.

Lea también: Mira lo que le pasa a este pobre hombre por aplicarse pegamento en su pene

Vida digna en la enfermedad

Por eso, eliminando los símbolos médicos, como se enuncia en la página oficial del instituto quieren que allí todos estén cómodos y sanos desde una interpretación distinta del cuidado y la enfermedad.

En este sentido, el lugar cuenta con restaurantes, gimnasios, teatros, supermercados, cafés y salas de música, espacios que pueden ser usados a cualquier hora y por cualquier paciente.

Allí se les respeta sus gustos y estilos de vida, fomentando una vida digna.

“Village Landais Alzheimer ofrece un apoyo individual centrado en la persona y se sustituyen los medicamentos por actividades terapéuticas que preservan, en la medida de lo posible, las capacidades cognitivas y prácticas de los residentes”, se lee en la página oficial del lugar.

Uno de los valores agregados de ‘Village Landais Alzheimer’ es que cuenta con un centro de investigación en la enfermedad, donde expertos trabajan en el tratamiento médico-social.

Es así como cada residente paga unos 24.000 euros; además, parte de costes de funcionamiento los asume el Estado, explica la agencia ‘Reuters’.

“No tenemos caja, nuestra moneda de cambio son las sonrisas”, contó Christine Srulle, voluntaria en la villa, a la agencia de noticias.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓