Principal

¡PANDEMIA TRAS LAS REJAS! Situación de los calabozos policiales es el caldo de cultivo para contagios de COVID-19

Los reportes oficiales sobre la pandemia COVID-19 en Venezuela, presentan una baja incidencia entre las personas recluídas en Centros de Detención Preventiva del país. Pero, en los calabozos no se están tomando las medidas necesarias para evitar con contagios.

La ONG Una Ventana a la Libertad hizo un informe sobre la situación de los calabozos policiales en varios estados y determinó que hay muy pocas o no se aplican de medidas preventivas de contagios de la COVID-19

Los reportes oficiales sobre la pandemia COVID-19 en Venezuela, presentan una baja incidencia entre las personas recluídas en Centros de Detención Preventiva del país. Pero, en los calabozos no se están tomando las medidas necesarias para evitar los contagios.

Familiares de los detenidos están preocupados por las condiciones que presentan los centros de detención. Las mismas «elevan la vulnerabilidad y el riesgo de que los detenidos resulten afectados por la pandemia», reseña un informe de la ONG Una Ventana a la Libertad (UVL).

La organización explica que «fallas en el suministro de agua potable, limitaciones de logística e infraestructura y el alto nivel de hacinamiento, impiden la aplicación efectiva de medidas básicas de prevención», en los recintos.

En este sentido, señala que en los calabozos no se puede cumplir con «el distanciamiento físico ni el lavado recurrente de manos, con agua y jabón». Mucho menos con «el aislamiento y aplicación de pruebas de detección». Tampoco se aplican «medidas de aislamiento a privados de libertad de nuevo ingreso y a aquellos que presenten síntomas vinculados al coronavirus».


Lea también: ¡El HAMPA DESATADA! En un solo día matan a tres jóvenes en Monagas

Los calabozos

La ONG monitoreó los centros de detención en Miranda, Nueva Esparta, Vargas y Zulia, donde se muestra cómo se ha vivido el contexto de la pandemia en los calabozos policiales.

En los centros de detención preventiva en Caracas, los familiares de los presos están preocupados porque no se hacen diagnósticos. También temen que si se contagias ni reciban tratamientos.

«Solicitudes de evaluaciones médicas, jornadas de desinfección y de medidas preventivas para evitar el contagio son las principales solicitudes de los familiares», dice la UVL.

Agrega que en Caracas «hay internos con enfermedades respiratorias y con síntomas asociados al COVID-19. Pero ninguna autoridad ha confirmado casos positivos con el virus o muertes por esta causa».

UVL determinó que en solo en algunos calabozos de las sedes policiales en Caracas, se han hecho un máximo de dos jornadas de desinfección. Aunque se aplican medidas como el uso de tapabocas, “allí no toman en cuenta a los privados de libertad”, dijo una de las mujeres consultadas por la ONG.

En los centros de detención en los Altos Mirandinos, Guarenas-Guatire y Valles del Tuy la situación es similar.

En el caso de Nueva Esparta, destaca que «al principio se atendió a la población de presos con jornadas de despistaje, entregas de tapabocas y kits, desde finales del año 2020 hubo un retroceso significativo».

El seguimiento a posibles brotes de COVID-19 en los calabozos policiales de la isla de Margarita ha sido prácticamente nulo este 2021.

«Tan solo en el Cicpc en Porlamar se hizo una jornada donde se aplicaron pruebas de despistaje. Lamentablemente los familiares de los presos aseguran que no tienen información sobre los resultados», dice UVL.

“Debemos estar informados si están positivos o lo estuvieron. Al final no se les dio tratamiento y eso nos hace pensar que estaban negativos en el calabozo, pero no estamos seguros. Todo es así siempre hay un silencio absoluto e incómodo, que puede resultar peligroso”, dijo un familiar .

En varios CDP de Nueva Esparta se han registrado síntomas similares al coronavirus, pero sin pruebas estas afecciones se quedan en sospechas.

Esta web usa cookies.

Leer más