sábado, febrero 24, 2024

“PANCORONAVIRUS”: científico trabaja en la VACUNA UNIVERSAL contra la COVID-19

La inmunización, que tal vez sirva para cinco años, evitará cualquier nuevo coronavirus, incluso los que puedan pasar a personas, procedentes por ejemplo de murciélago

El premio nobel de Medicina 2023, Drew Weissman, cuyas investigaciones están en la base de la tecnología que hizo posibles las vacunas contra la Covid-19, cree que aún hay margen de mejora y está trabajando para conseguir una inmunización universal frente a los coronavirus.

El inmunólogo estadounidense ha merecido este año el galardón junto a la bioquímica húngara Katalin Karikó, por crear la tecnología que permite usar ARN mensajero como agente terapéutico, premio que recogerán junto al resto de galardonados el próximo domingo, reseña la agencia Efe.

Esa investigación fue crucial para desarrollar las primeras vacunas de la pandemia, salvando millones de vidas y previniendo enfermedades graves en muchas más, según dijo, al dar a conocer el premio, el Instituto Karolinska, encargado de otorgar este nobel.

Weissman (1959) señaló que aún hay margen para mejorar las vacunas basadas en ARN mensajero para la Covid-19, un virus que muta de forma similar a la gripe, lo que supone que cada año haya que hacer nuevas vacunas, pues, el virus ya no es bloqueado por la del año anterior.

Sin embargo, el nuevo nobel ya está trabajando, tanto en su laboratorio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania (EE. UU.), como con un grupo internacional, en una vacuna «pancoronavirus» o universal, «que protegerá contra todos».

Lea también: EL CEVICHE aspira a convertirse en patrimonio inmaterial de la Unesco

Para cinco años

La inmunización, que «tal vez sirva para cinco años, pero eso no lo sabemos aún», evitará cualquier nuevo coronavirus, incluso los que puedan pasar a personas, procedentes por ejemplo de murciélagos, y cualquiera de las variantes del actual covid-19.

El candidato a vacuna se dirige a la fase de ensayos clínicos (con personas), pues hay uno que empezará en Tailandia, «probablemente dentro de seis u ocho meses» y también trabaja en otro, de inicio «probablemente dentro de un año», en colaboración con la Universidad de Duke (EE.UU).

El centro de las investigaciones de Weissman y Karikó es el ARN mensajero (ARNm) o ácido ribonucleico mensajero, un tipo de molécula que transporta la información genética necesaria de una parte de la célula a otra para fabricar las proteínas que nos permiten vivir.

Ambos científicos, en aquella época en la Universidad de Pensilvania, descubrieron cómo modificar las moléculas de ARN para usarlas como agente terapéutico sin que el sistema inmune humano las destruyera e idearon un sistema para ponerlo en nanopartículas, lo que evita su rápida degradación.

Aunque durante la pandemia, esta tecnología se convirtió en base para el rápido desarrollo de vacunas, su potencial es muy grande en las más distintas áreas de la medicina, y Weissman estimó que «los principales cambios se producirán en los próximos 10 o 20 años».

En la actualidad, dijo su equipo, tiene siete vacunas en fase uno de ensayos clínicos para prevenir, entre otros, los norovirus (que causan vómitos y diarreas) o bacterias como la ‘Clostridioides difficile’, que provoca infección en el intestino grueso, sin olvidar una universal para la gripe.

Google News
Pulsa para seguirnos en Google News
Suscribir
Notificar de
guest

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

En portada ↓
Últimas noticias ↓
Más noticias sobre este tema ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x