viernes, octubre 15, 2021

“Nos mueve Venezuela ”: periodistas celebran su día en un país donde la libertad está en vías de extinción

Alicia De La Rosa
@aliciadelarosa

Periodismo sin libertad, el reflejo de un sistema dictatorial que busca cada vez más acabar con la prensa venezolana

Hostigamiento, persecución, agresiones, maltratos, golpes, robos, allanamientos, cárcel. Esta ha sido la constante para los periodistas que hoy están en la calle arriesgando su vida para llevar la información en una Venezuela donde las libertades y el derecho a estar informado están en vías de extinción.

Este 27 de Junio celebramos el Día del Periodista, pero es en la actualidad un momento muy difícil para todos los que estamos detrás de una cámara, o llevamos un micrófono, o coordinamos, o estamos frente a un computador y con las manos en el teclado. Nos tocó estar en un país, difícil, en dictadura. La pasión, el compromiso y el amor por la profesión y por Venezuela nos mueven para seguir adelante.  

El equipo de reporteros de Impacto Venezuela, estuvo en Mesa de Análisis con Karla Salcedo Flores contando la experiencia de vivir en la calle para entregarle al lector, al que busca en las redes sociales, al que quiere estar informado, lo que sucede en el país.

La periodista Esteninf Olivares asegura que el periodismo es una “carrera de vocación” y que además tenemos dos ingrediente que nos mueve, “Venezuela” y “el hambre de informar”.

“En la universidad no nos enseñaron a ponernos un chaleco antibalas o una máscara antigas, tampoco nos enseñaron a esquivar un perdigonazo, lo que nos mueve es el compromiso”, expresó.

Dayana Krays y Mildred Manrique tienen el padre nuestro en la boca constantemente. Han estado a punto de perder la vida y sus familias viven en un constante miedo cada vez que salen “a patear la calle”.

Krays fue perseguida y amenazada su madre y su pequeña por unos colectivos armados. Las razones, cubrir una protesta cerca de su zona residencial. “Subieron a mi casa y con pistolas golpeaban las puertas de los apartamentos, vociferando que me iban a matar. Pidieron hasta dinero por mi cabeza y tuve que resguardarme por casi tres meses”.

Manrique “es una dura”, ella asegura que al salir a la calle su madre le pone hasta 7 rosarios encima, pero la calle es su vida y de allí no la saca nadie. “Siempre estoy con Dios”. Ha sido víctima de persecución de todas las policías y militares del régimen. “El allanamiento a mi casa con 80 funcionarios, amedrentando a mi familia fue muy impactante, hubo acoso psicológico, maltrato físico y me desaparecieron por más de cinco horas”.

“Vivo con las Faes, la GNB y la PNB rondando mi casa constantemente. La vida del periodista en Venezuela no es fácil, pero aquí seguimos en la calle”.

Joan Camargo cubre la fuente de sucesos, ha estado en medio de balaceras entre delincuentes y la policía, dice que cada vez es más difícil acceder a la información. “Cada vez las fuentes son menos abiertas a ofrecer información, en una fuente donde si no eres totalmente claro y directo con la noticia, puedes caer en un delito. Aquí juegas con los intereses de bandas delictivas, de las policías y terminas amenazado, perseguido”.

Sin luz, sin agua y perseguidos

La vida en las regiones es mucho más difícil que en la ciudad capital, sin luz, sin agua, sin internet, sin gas, comandadas por el régimen de Nicolás Maduro, colectivos armados hasta los dientes, policías agresivos. Allí hacer periodismo es una carrera de obstáculos, un deporte extremo donde tu vida está en riesgo constante.

El miedo está siempre latente, Ramón Veliz del estado Lara, Ignacio Yaguare en Carabobo, Mariné Glod de Táchira, Jesús Albino de Anzoátegui, Edwin Prieto Rosales en Zulia y Amy Torres de Vargas, no sólo tienen que lidiar con el entorno país, sino con unas gobernaciones y alcaldías hostiles, llena de colectivos y «policías de gatillo alegre».

Jesús Albino habla de los ataques en las redes sociales por mostrar la realidad. “Te desprestigian, te hacen una guerra cibernética, te atacan porque estás mostrando la verdad de lo que sucede”.

Maryné Glod está en el estado más opositor del país. La persecución es la constante y dice: “No salgo a la calle con temor, pero corro para resguardarme (…) Hacemos muchos esfuerzos cuando perdemos nuestros instrumentos de trabajo y arriesgamos la vida. Aquí estamos, no me amilano”.

Edwin Prieto dice que en el Zulia se vive un periodismo de guerra. “Sin electricidad la comunicación es imposible. Esta es una ciudad empobrecida, no hay agua, no hay luz, no hay gasolina a pesar de ser el estado petrolero de este país”.

Amy Torres, Ignacio Yaguare y Ramón Veliz coinciden en que el acceso a la fuente en las regiones es muy difícil. “La polarización política también llega a los medios de comunicación y eso hace cuesta arriba conseguir la información. Seguimos haciendo el trabajo que a los políticos no le gustan que hagamos, informar”, dice Torres.

Yaguare, asegura que pese a las ofensas, la persecución, el maltrato “sigo adelante, luchando por Venezuela”. Veliz, quien ha sido perseguido por la GNB dice: “no me detengo, yo tengo un compromiso con mi país y con la profesión”.

Desde la llegada de Hugo Chávez al poder y ahora del actual régimen de Nicolás Maduro, el objetivo siempre ha sido acabar con la prensa libre. No han podido, no van a poder porque cada uno de los reporteros, de los redactores, camarógrafos, fotógrafos, jefes, coordinadores, directores, estamos comprometidos con la premisa que sí nos enseñaron en las universidades, informar.

El compromiso del equipo de Impacto Venezuela es muy grande y se llama Venezuela. Estaremos en la calle, contra viento y marea, a pesar de los maltratos y las persecuciones del régimen. Mientras más nos censuren y amenacen, buscaremos una forma de entregarle al ciudadano, de la tendencia que sea, la información de lo que ocurre a diario.

¡Feliz Día del Periodista!

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓