jueves, junio 17, 2021

MUERTE DE SANTRICH ¿Qué viene en la frontera colombo-venezolana?

Si bien es cierto que representaba una figura ideológico-política en las FARC, la muerte de Santrich estabiliza la lógica criminal – delincuencial en la frontera y potencia el enfrentamiento entre guerrillas

Jesús Santrich fue el referente de Iván Márquez en los diálogos de paz en la Habana, Cuba, su radicalismo ideológico le sirvieron para convertirse en el asesor y mano derecha de quien ahora ostenta el liderazgo en uno de los grupos disidentes presentes en Venezuela. ¿Qué significa la muerte de Santrich?

Seuxis Pausias Hernández Solarte fue uno de los principales lugartenientes de Márquez, del estado mayor central, pero no dentro de los siete líderes de mando con capacidad de decisión.

El perfil de Seuxis Pausias Hernández

Era un símbolo, pero militar y económicamente no tenía representatividad en las FARC disidente.

Militarmente su muerte no significa un gran golpe y su papel de bajo perfil permite pensar que su muerte es un golpe de opinión, pero no cambiará el mapa de seguridad en la frontera colombo-venezolana, al contrario, la estabilizará.

“Pero fue el protagonista de un posible caso de tráfico de droga hacia EE.UU. por lo que terminan capturándolo; y el responsable de que 14 mandos medios de las Farc salgan del proceso de paz y se vayan a formar una disidencia que se llama la nueva o segunda Marquetalia”, explica Ariel Ávila, analista político colombiano.

“Sorprende lo que significa Jesús Santrich para la administración de Nicolás Maduro (…) En Venezuela se movió en 21 entidades; en Miraflores estuvo reunido con Maduro, fue custodiado como un diplomático con anuencia del Estado venezolano, re guardado por vehículos oficiales y en casas seguras, haciendo activismo y haciendo narcotráfico”, describió en su momento Jesús Tarazona, director de Fundaredes.

Para Colombia la desaparición del guerrillero confirma lo que en su momento manifestó vía Twitter el ministro de Defensa Diego Molano: “se comprueba que en Venezuela se refugian narcocriminales”. Por ahora esto tampoco cambia ni la implementación del acuerdo de paz ni la dinámica en la frontera con los 17 grupos criminales que operan en la zona.

“Del lado venezolano también hay grupos como la línea, la frontera y un alto nivel de corrupción e influencia por parte de la Guardia Nacional Bolivariana”, que históricamente ha protegido los intereses del Ejército de Liberación Nacional y que hoy parece estar más cercana a esta disidencia de Iván Márquez y la nueva Marquetalia”, asegura el también analista político colombiano, Néstor Rosania.

Lea también: VENEZUELA Y COLOMBIA: lo que significa la muerte de Santrich (+análisis)

Antecedentes de presencia de Santrich

Algo en lo que también coincide Ronald Rodríguez, investigador y vocero del observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario.

Rodríguez hace un análisis del por qué la Fuerza Armada Nacional Venezolana perdió el monopolio y el control territorial, derivado de políticas en materia de seguridad tomadas por Hugo Chávez y de las cuales hoy se ven las consecuencias.

Incluso, desarma a varios de los cuerpos policiales que están en manos de la oposición y crea la Policía Nacional Bolivariana que busca cubrir todo el territorio nacional lo que hace que la dinámica de seguridad en Venezuela se complejice.

«Por un lado, está el ejército, la guardia nacional que tiene acciones de control en la frontera; con Nicolás Maduro vimos como la milicia se fue convirtiendo componente de la fuerza armada nacional venezolana», explica Rodríguez.

Esto es lo que explica el por qué el Estado venezolano ya no combatía a los grupos guerrilleros colombianos y, por el contrario, se convirtió en sitio de descanso y abrevadero de los subversivos.

Poco a poco se fueron fortaleciendo los vínculos entre los grupos guerrilleros colombianos y los grupos de seguridad venezolanos.

El mismo Nicolás Maduro ha manifestado su simpatía y cercanía ideológica con el ELN por su formación militar ligada a las dinámicas filosóficas en Cuba.

Además, se conoce en el ámbito nacional, la simpatía que guarda el régimen venezolano con la disidencia de Iván Márquez, en contraposición a las disidencias de Gentil Duarte con la cual no existe la misma empatía.

“Por el contrario se dice que fue una confrontación entre estas dos disidencias la que llevó a tomar partido al ‘régimen venezolano’ para bombardear la disidencia de Gentil Duarte”, explica el profesor de la Universidad del Rosario.

Acuerdos de permanencia

No obstante, en lo regional y territorial se presenta otro fenómeno que ha llevado a que los militares a asumir un protagonismo muy alto frente en la relación con los civiles y distribución del poder en las áreas de operación.

Esto los ha llevado a crear acuerdos con acuerdos los actores criminales (megabandas, disidencias, etc.,) y la ilegalidad en frontera (contrabando, tráfico migrantes, trata de personas, explotación ilegal de minerales, etc.,).

Además, permite entender por qué con la muerte de Jesús Santrich, tampoco variará la dinámica en frontera frente a los vínculos de estos grupos con los actores locales sea sociedad civil o grupos delincuenciales.

La respuesta de la Fuerza Armada Venezolana continuará siendo débil, ya no tienen experiencia para afrontar grupos guerrilleros básicamente porque su formación para este tema en EE.UU.

Además, dejó de existir su ejercicio militar ahora se dedican al negocio del petróleo, medios de comunicación, minería, bancos, repartición de Clap, etc.

Desconoce su misión militar lo que le quitan capacidades para afrontar los retos de seguridad.

Para Ronald Ramírez esto es lo que permite entender por qué militares enviados a zonas como Apure han caído en combates.

“Quienes hacen acciones militares vienen del centro del país, sin inteligencia, ni táctica, cometiendo errores estratégicos, sin conocer el área; y a eso se suma que se envió al FAES, cuerpo de asalto que no tiene conocimiento de dinámicas de confrontación contrainsurgente. También han enviado a la milicia que es un cuerpo que no puede generar resistencia”, asegura.

Confianza en la guerrilla

Por su parte la guerrilla tiene la habilidad de crear vínculos con la sociedad civil, como darle acceso a la seguridad y la justicia a la población campesina.

Son unos grupos que están consolidando una tradición ahora en territorio venezolano, que han generado empatía y han aprovechado las falencias de la seguridad venezolana.

De esta manera generan espacios de confianza, incluso más fuertes que con que los actores delincuenciales y militares.

El arraigo de la guerrilla en Venezuela continuará con mayor rigor a pesar de la muerte de Santrich y, además, se consolidará porque, principalmente, con la guerrilla la población civil siente que hay unas reglas de juego que se establecen y que se puede negociar. Es decir, la guerrilla es el Estado.

Apure y muerte de Santrich

Si bien ya comenzó el retorno de los 5.800 ciudadanos que se desplazaron hacia territorio colombiano, la realidad es que siguen saliendo personas y el estado venezolano dependerá de la negociación que logre establecer con estos actores para poder disminuir la confrontación de fuego que se está dando o si definitivamente deciden enfrentar a las disidencias de Gentil Duarte.

“Ante la atomización de poder, la pérdida del monopolio de la fuerza en las zonas territoriales e incluso al interior de la misma Caracas con las ‘zonas de seguridad’, y lo que está pasando en las autopistas, demuestra que en Venezuela se ha generado una pedida de control en los temas de seguridad”.

Una seguridad que tampoco se verá afectada en frontera con la muerte de Santrich porque la permisividad de la revolución bolivariana auspicia mantener un status quo que les permite a los actores del conflicto enriquecerse con el delito.

“Hoy en día las disidencias de las Farc están divididas en tres grupos: las de Gentil Duarte que se hacen llamar las verdaderas Farc y agrupan al 70% de los disidentes que volvieron a las armas; la disidencia de la Segunda Marquetalia de Iván Márquez y a la que pertenecía Santrich; y las disidencias dispersas que trabajan con carteles del narcotráfico”, explica Ávila.

Estas se mantendrán a pesar la muerte de Seuxis Pausias Hernández Solarte.

El poder del ELN

Además, el actor dominante en la frontera entre Colombia y Venezuela seguirá siendo el ELN, que no ha tenido ataque por parte de la Guardia Nacional Bolivariana, algo que tampoco va a cambiar con el fallecimiento del guerrillero.

Y seguirán operando los 17 grupos criminales en la zona y se continuará consolidando la corrupción y los niveles de extorsión por parte de las disidencias y el negocio ilegal de la minería del oro por parte del ELN.

Qué pasará

Habrá que esperar aclarar las circunstancias de la muerte de Jesús Santrich porque a manera de conclusión Ariel Ávila asegura que con ello «no cambio el cómo operan los grupos ilegales en la zona, esto lo que va a hacer es que se fortalezca los niveles de corrupción de GNB en la zona de frontera».

El escenario más factible es que Santrich fue abatido por rivales criminales, muy seguramente vinculados al Décimo Frente de las antiguas FARC y sus aliados. Esa “guerra entre guerrillas”, tampoco se transformará en frontera.

Si fue el frente décimo o las disidencias de Duarte las que tuvieron que ver en el asesinato de Santrich, las tensiones entre esa facción disidente y la Segunda Marquetalia, podría derivar en un conflicto declarado con graves repercusiones en Venezuela y Colombia.

Algo que preocupa al cumplirse este 23 de mayo, 62 días de conflicto en el estado Apure. Dos meses desde que inició este conflicto armado fronterizo entre el frente décimo y la Fuerza Armada Nacional Venezolana.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓