martes, junio 22, 2021

Matan en Colombia a «Cucú»: era del Táchira y tenía prontuario por contrabando y secuestro

Jesús Rangel Santos, alias Cucú, también perteneció a la banda de Los Rastrojos y desde el 2014 estaba acusado por el secuestro de un hombre

A Jesús Hernando Rangel Santos, de 38 años, a quien llamaban Cucú lo mataron a tiros. Era nativo de San Cristóbal, vivió en La Fría y luego en Puerto Santander, municipio colombiano donde finalmente unos sicarios le quitaron la vida.

En sus últimos días se dedicaba al contrabando de combustible entre Venezuela y Colombia. Pero también tiene antecedentes por secuestro y otros delitos, según reseñó el diario La Nación.

El asesinato de este hombre ocurrió en la vereda El Dave, cerca de una cancha deportiva. Rangel caminaba despreocupado cuando recibió al menos siete balazos, propinado por dos hombres que se movilizaban en una motocicleta. Tras cometer el crimen tomaron la vía al corregimiento Aguaclara, en zona rural de Cúcuta.

El cadáver de Rangel quedó tendido a un costado de la carretera, en el kilómetro 57. Hasta allí llegaron los miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) para practicar la inspección en la escena del crimen. Luego trasladaron el cuerpo al Instituto de Medicina Legal en Cúcuta.

Dejó dos hijos menores de edad, con los que vivía en Puerto Santander desde hace algún tiempo.

Lea también: Trinidad y Tobago investiga si cadáveres hallados en un barco pesquero son de migrantes venezolanos

Su paso por Los Rastrojos

El 27 de febrero de 2014, Jesús Rangel fue capturado y procesado por los delitos de concierto para delinquir agravado y porte ilegal de armas. Las autoridades colombianas lo acusaron de pertenecer a la banda de Los Rastrojos.

Cucú fue aprehendido junto a otro sujeto, al momento que pretendían secuestrar a un hombre de 24 años, en el barrio La Isla, de Puerto Santander, para posteriormente asesinarlo, porque al parecer pertenecía a otra estructura delincuencial, rival de la suya.

En ese momento, la víctima les aseguró a las autoridades que los dos hombres le interceptaron en el sector conocido como Patio de los Locos y la obligaron a subirse a una motocicleta, cuando finalmente el hecho fue frustrado por unidades de la Policía Metropolitana de Cúcuta.

De Cucú, según reseñó la prensa colombiana, también cumplía funciones de patrullaje en el casco urbano de Puerto Santander, al servicio de Los Rastrojos, y además prestaba seguridad a un jefe de la organización criminal, portando un fusil AK 47 y granadas.

Rangel llegó a un preacuerdo con la Fiscalía, por lo que obtuvo un 40 por ciento de rebaja en la pena que pagó en prisión. En febrero de 2015, un juzgado especializado de Cúcuta aprobó el preacuerdo, pero lo condenó sin el beneficio de casa por cárcel.

Había recobrado la libertad hace año y medio y desde ese momento, según los familiares, decidió trabajar vendiendo gasolina. Al parecer, no le conocían amenazas o problemas en su contra, por lo que no ignoran las razones por las que lo asesinaron. (MB)

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓