martes, junio 22, 2021

Mafia Hospitalaria

La práctica irregular de cobrar en dólares lo que, teóricamente, debe ser gratuito, ha penetrado varios hospitales de Caracas y el interior del país.

Hay denuncias muy concretas según las cuales, personal de varios centros hospitalarios, se han venido lucrando con vacunación dolarizada, cuando debería ser gratuita por tratarse de organismos públicos, dependientes del gobierno nacional, regional o del Ministerio de salud.

Al escándalo inicial ocurrido en el hospital de los Magallanes de Catia, al oeste de Caracas, le seguirán otros en los próximos días.

Hay denuncias muy concretas que señalan irregularidades con la vacuna en, por lo menos, cuatro hospitales más de la Gran Caracas.

Una mafia Hospitalaria organizada, venía cobrando de ciento cincuenta a seiscientos dólares por aplicar la vacuna contra el Covid en ese hospital de Los Magallanes.

Aquí ha habido señalamientos muy concretos que incluye presunta participación directa de autoridades y de sindicatos de ese importante centro de salud de la capital.

A última hora, también proliferan denuncias, según las cuales, otras mafias similares vienen operando en por lo menos, tres hospitales más en Caracas.

¿Cómo funcionan? Hay dos formas muy concretas: aplicándola directamente en los hospitales y también a domicilio.

Dos modelos delictivos de personas quienes se atreven a jugar con la salud de la gente ante un virus mortal que ha matado a cientos de personas en Venezuela y a millones en todo el planeta.

La primera práctica tenía que ponerse al descubierto por la manera pública y grosera cómo se venía haciendo en ese Hospital de los Magallanes de Catia.

La segunda va por la vía de ser develada y consiste en personal de algunos de esos hospitales, que hurtan las dosis para aplicar la vacuna en los hogares de los beneficiados.

¿Quiénes se han beneficiado hasta ahora con esta práctica delictiva?

Algunos trabajadores de estos hospitales y gente de buen nivel económico, que decide invertir esas cantidades señaladas para vacunarse en Venezuela y no pagar diez veces más por un viaje al exterior, como se lo plantean alguno.

Hay una pluralidad de delitos vinculados con estas vacunas, que deben ser investigados de oficio por las autoridades.

Desvío y uso irregular de material médico para beneficio propio, hurto de material médico y práctica peligrosa y clandestina en la aplicación de la vacuna a domicilio.

Al ponerse al descubierto la vacunación dolarizada en el Hospital de los Magallanes de Catia, también se hicieron públicas los reclamos de trabajadores de esos hospitales que, a pesar de trabajar directamente con la atención de los enfermos de Coronavirus, se les niega el derecho a ser vacunados.

En este hospital, tenían, por lo menos, de dos a tres semanas, cobrando irregularmente por la aplicación de la vacuna.

Fue tan notoria la presencia de mucha gente de buenos ingresos económicos, que no podía pasar inadvertida.
Las denuncias están allí y el delito es flagrante en otros hospitales de Caracas.

Las autoridades y en este caso, el CICPC están obligados a combatir estos delitos novedosamente peligrosos.

Las cifras que se manejan oficialmente por delitos diversos vinculados con la aplicación de las vacunas, son millonarias.

También lo son las cantidades de material médico hurtado en los últimos años en todos los hospitales del país por parte de su propio personal.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓