viernes, septiembre 24, 2021

Los secretos que revela en expediente de la muerte de Jovenel Moïse

A Moïse lo matarían el 20 de junio, había 45 millones de dólares en su habitación el día del asesinato y sabían del magnicidio. Detalles del expediente

Para matar al presidente de Haití, Jovenel Moïse, se habrían invertido 865.376 dólares por parte de las empresas CTU Security y Worldwide Capital.

Un dinero que se recuperaría el día de la ejecución de la operación (7 de julio), cuando el comando sacara de la habitación de Moïse 45 millones de dólares que tenía en efectivo.

El dato del dinero invertido, forma parte de las conclusiones del informe preliminar de la Policía de Haití sobre el magnicidio en conjunto Interpol y el FBI.

Justamente el FBI realizó allanamientos en las sedes de las empresas de seguridad mencionadas, con sede en Miami.

Además, con información que han obtenido desde Colombia y agencias policiales de Haití, Panamá, Ecuador, República Dominicana y Estados Unidos.

En adición, el informe conocido por El Tiempo describe que las autoridades de Haití establecieron que para el 20 de junio se había planeado supuestamente capturar a Moïse en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Sin embargo, un cambio de última hora en su agenda de viaje frustró esa operación y la postergó para el 7 de julio, día del magnicidio.

Las pesquisas hechas hasta ahora permiten autoridades de Haití calificar a las autoridades de Haití como un golpe de Estado fallido.

Lea también: Esto piden familias de mercenarios colombianos presos en Haití

¿Sabían del magnicidio?

De acuerdo con los testimonios recaudados, “se puede señalar que los indiciados presuntamente sabían que iban a matar al presidente”, se lee en el documento.

Y refieren que un día antes del ataque –6 de julio– “el capitán en retiro Germán Alejandro Rivera García (de nacionalidad colombiana) le informó al grupo de la nueva orden”.

Rivera operaba bajo el seudónimo de ‘Mike’ quien también les informó que se había decidido que tras la muerte de Moïse ya no sería Christian Emmanuel Sanon (capturado) ni John Joel Joseph (prófugo) el presidente.

La dirección del país la asumiría la exjueza Wendelle Coq Thélot, a quien denominan ‘Diamante’.

Señalan en el documento que el grupo de comandos colombianos se negaron enfáticamente y expresaron su inconformidad al puntualizar que habían viajado a “Haití a cuidar personalidades de la vida nacional y no a matar a nadie”.

Pero sobre la advertencia de que “solo le darían muerte al presidente, a nadie más”.

El día de la operación

De acuerdo a la investigación, los exmilitares colombianos llegaron sobre la 1 de la mañana del 7 de julio a la casa del presidente, se habrían organizado en cuatro grupos, distribuidos en camionetas.

En cada camioneta iban acompañados de tres o cuatro policías haitianos, en la principal irían el sargento Duberney Capador y Badio.

“Sometieron al personal de los dos puestos de control de ingreso a la casa presidencial, en cada puesto había cuatro uniformados y los montaron en la parte trasera de las camionetas”, se lee en el documento.

Para las agencias es claro que hubo complicidad de la Policía que prestaba seguridad de forma interna en la casa porque “la puerta principal estaba abierta”.

Se estableció que un grupo, denominado Delta y compuesto por seis hombres, entre ellos Mauricio Javier Romero Medina (muerto) y Duberney Capador Giraldo (muerto), fue designado para llegar a la habitación del presidente.

“Ellos tendrían la misión de asesinar al presidente y buscar los dólares”, se lee en el documento.

Según El Tiempo los investigadores de Haití establecieron que en el primer piso quedó el resto de comandos al mando del coronel Mike (el capitán Riivera).

Entre ellos se comunicaba constantemente con Capador por radioteléfono.

“Por eso la esposa del presidente Moïse en su testimonio dijo que quienes hablaban lo hacían en español”, resalta el documento.

Había dinero en efectivo

Según la investigación los comandos sí encontraron dinero en efectivo en la habitación del presidente.

Por eso los hombres en el cuarto “sacaron las cajas, tulas y maletas al corredor para que el grupo que estaba en el primer piso ayudara a bajar el dinero y acomodar en las camionetas”, destaca el informe.

De hecho, a muchos en el momento de su captura se les incautaron fajos de billetes, en denominación de 100 dólares.

En el documento se confirma que uno de los comandos tomaron foto del presidente muerto, pero que no lo torturaron ni reaizaron algún tipo de ritual con su cuerpo.

¿Los traicionaron?

Una vez ejecutado el presidente abandonaron el sitio, subieron a las camionetas.

“Estaban tranquilos, hasta seguros de que serían protegidos por las autoridades de Haití, porque así se los habían afirmado. Por eso no huyeron de la isla”, se lee en el informe.

Les habían dicho que pasadas 72 horas de la muerte de Moïse asumiría la presidencia la exjueza Wendelle Coq Thélot, ‘Diamante’.

Y que por eso deberían desplazarse de inmediato al Palacio para prestarle protección.

Con lo que no contaban los comandos fue con la reacción de la Policía, que les bloqueó la salida. El único que logró huir fue Mario Palacios Palacios.

En este proceso, los comandos llegan a la embajada de Taiwán. Allí, el coronel Mike les asegura que estarán protegidos, situación que no es cierta y son capturados.

Para ese momento, Capador y Romero ya habían muerto por la acción de granadas que había lanzado la policía en su reacción, describe El Tiempo.

Se ratifica en el documento que son 26 los haitianos involucrados en el magnicidio, de ellos seis continúan prófugos, incluida ‘Diamante’. Y 22 colombianos, 18 capturados, tres muertos y uno prófugo.

El informe pretende determinar el papel de cada uno de los capturados y de los prófugos.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓