viernes, septiembre 24, 2021

LOS PUEBLOS ABANDONADOS por el Estado venezolano donde ahora «gobierna» el ELN

El siguiente es un reportaje de la agencia Reuters que revela cómo miembros del ELN han llegado a pueblos venezolanos desprotegidos de la acción del Estado y se han convertido en especie de gobernantes con sus propias leyes

Poco después de que los rebeldes de la vecina Colombia llegaran a un pueblo venezolano, comenzaron a elegir a estudiantes de la escuela secundaria local para cosechar coca. Esta es la planta que se usa para producir cocaína, dijo a Reuters el director de la escuela. Cuatro años después, estos extranjeros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) funcionan como gobierno local.

También funge como el principal empleador en esta localidad del estado de Zulia, según el educador y otros 14 vecinos, consultados por la agencia.

Todos hablaron bajo condición de anonimato y pidieron que no se nombrara a su comunidad porque temían represalias.

Los guerrilleros pagan a los aldeanos, incluidos niños, para que trabajen en operaciones de narcóticos. También en extorsiones y minas de oro cladestinas en ambos países.

Los funcionarios de seguridad colombianos dicen que las ganancias delictivas están financiando la insurrección.

El reclutamiento del grupo, dijeron los residentes, se ha intensificado. Sobre todo desde el año pasado, a medida que la pandemia del coronavirus ha profundizado la miseria en Venezuela.

Cuando los colombianos armados llegaron por primera vez, dijeron los aldeanos, estaban flanqueados por líderes comunitarios locales del Psuv. Proclamaron que estaban allí para brindar seguridad con la bendición de Nicolás Maduro.

Pero su tipo de ley y orden, dijo la gente, rápidamente se transformó en tiranía. Los colombianos prohibieron a los residentes compartir información sobre las actividades del grupo.

Lea también: El negocio del coltán de Venezuela en manos de las FARC y el ELN, según informe InSight Crime

¿Una tiranía por otra?

Establecieron un toque de queda. prohibieron las armas de fuego y controlan a quién entra al pueblo. Los rebeldes también trajeron dinero.

Mientras tocaban a los alumnos para que trabajaran en los campos de coca, se ofrecieron a «pintar la escuela, arreglar las luces o lo que necesitáramos», dijo el director en una entrevista.

En 2020, con la matrícula escolar ya disminuyendo a medida que las familias hambrientas huían del país, más de la mitad de los 170 estudiantes restantes se fueron con el ELN, dejando solo 80 niños en clase, dijo.

Lea también: «Choncha» y «Moncho Picada» ¿Quiénes son los líderes del ELN que comparecen ante la justica de EE.UU.?

Los protegen en Venezuela

El gobierno colombiano afirma que durante mucho tiempo el gobierno en Venezuela otorga un puerto seguro a los rebeldes. Asegura que Caracas permite que la cocaína se mueva a través de su territorio para obtener una parte de las ganancias.

Pero, Nicolás Maduro ha negado las acusaciones de narcotráfico. Aunque ha expresado simpatía por la ideología izquierdista de los rebeldes. Con ello dio abierta bienvenida a algunos líderes guerrilleros.

Pablo Beltrán, el segundo al mando del ELN, negó que el grupo esté involucrado en la producción de cocaína, tráfico de drogas u otras actividades ilícitas. Tambiém niega que reclute venezolanos para trabajar en tales operaciones.

No obstante, dijo a Reuters que el grupo cobra tarifas a los traficantes de drogas que ingresan al territorio.

Reconoció que los venezolanos pobres impulsados ​​por la crisis económica de su país sí trabajan en esas áreas. Pero dijo que el ELN no les paga.

Beltrán dijo que el ELN sí cruza a territorio venezolano, pero que la política del grupo era no tener una presencia permanente allí.

También negó que el ELN estuviera presente en Venezuela con la bendición de Maduro. «Espero que tengamos su apoyo moral», dijo Beltrán.

«Pero el día que perciben que hay una fuerza como la nuestra estacionada allí, no solo están perdiendo soberanía, sino que están violando su constitución».

Este relato se basa en entrevistas con más de 60 venezolanos, incluidos pastores, ganaderos y maestros. Ellos viven en seis estados cercanos a la frontera con Colombia.

Reuters también habló con legisladores, activistas de derechos humanos, líderes indígenas y exoficiales militares venezolanos. Además de dos desertores rebeldes y autoridades estadounidenses y colombianas familiarizadas con el creciente control de los rebeldes en la región.

Aprovechan la crisis en Venezuela

Las entrevistas revelan un retrato de áreas transformadas por colombianos armados que aprovechan el declive de Venezuela.

Los rebeldes que alguna vez se escondieron del ejército de Colombia en las selvas de Venezuela se han mudado a centros poblados. Mandan «junto al gobierno de Maduro en algunos lugares, reemplazándolo en otros, dijeron residentes de estas áreas.

Se trata principalmente de guerrilleros del ELN y excombatientes de otro grupo rebelde, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC.

Estos combatientes rechazan el histórico acuerdo de paz alcanzado en 2016 entre las FARC y el gobierno colombiano.

Son más de 1.000 miembros del ELN que están operando en Venezuela, dijo el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, a la Organización de Estados Americanos en 2019.

Los rebeldes han llenado los vacíos en las instituciones en ruinas de Venezuela, entregando alimentos y medicinas, incluso aprobando proyectos de infraestructura en algunas áreas, dijeron los aldeanos a Reuters.

Muchos dijeron que la presencia de los rebeldes había reducido la delincuencia callejera. Pero todos los lugareños que hablaron con Reuters dijeron que temían a estos combatientes armados.

Un aldeano de una ciudad diferente de Zulia comparó vivir bajo el gobierno del ELN con «vivir en una prisión con los ojos siempre mirando».

Un joven de 16 años que abandonó la escuela secundaria de las afueras de la otrora próspera ciudad petrolera de Maracaibo, la capital de Zulia, dijo que trabajaba turnos de 12 horas en una finca de coca del ELN, recogiendo hojas hasta que le sangraban las manos.

Aún así, dijo el niño, recibe tres comidas al día y gana el equivalente a 200 dólares al mes, una fortuna en gran parte de Venezuela.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓