miércoles, junio 16, 2021

LOS ESCABROSOS DETALLES de la vacuna EpivacCorona que Maduro quiere imponer en Venezuela

La Academia de Medicina alerta que la EpivacCorona, según la OMS solamente se avaluó en sus fases 1 y 2 en 100 voluntarios humanos y que la tercera fase aún no se ha llevado a cabo

No solo es un negocio por 10 millones de dosis de cuyo costo no se sabe nada. La vacuna rusa EpivacCorona es un compuesto del cual la Academia Nacional de Medicina tiene serias duras acerca de su efecto contra la COVID-19.

Los científicos alertaron, en un comunicado, que se conoce muy poco sobre este producto que Nicolás Maduro quiere imponer, como parte de su plan de vacunación.

Lo que se conoce de la EpivacCorona es que Maduro cerró un trato con Vladimir Putín por 10 millones de dosis. «A finales de marzo se había anunciado que 1.000 dosis del mismo producto llegaron a Venezuela para conducir pruebas clínicas en voluntarios venezolanos», recordó la Academia.

Sin embargo, «lo único que se sabe de esas pruebas es que el primer voluntario fue el embajador ruso en Venezuela. Él, supuestamente recibió la inyección el 4 de mayo».

Alerta que «tampoco se conocen los términos del contrato ni la información científica en la cual se basó la decisión» de Maduro «para adquirir esta candidata a vacuna».

Lea también: ¿DÓNDE ESTÁN LOS CONTRATOS? Transparencia Venezuela reclama por opacidad en adquisición de vacunas rusas

Sin ningún aval

Destaca que «la llamada EpiVacCorona es un producto biológico mínimalista. Se basa en tres pequeños segmentos (péptidos) de la proteína S de la espiga. Los investigadores rusos piensan que serán suficientes para conferir protección contra la COVID-19».

La Academia refiere que «la base de datos de la OMS describe que dicho producto se evaluó en Rusia, entre agosto de 2020 y febrero de 2021. Se hizo en una fase 1-2 con un total de tan solo 100 voluntarios humanos».

Publicaron «los resultados preliminares en marzo de 2021 en una revista científica rusa poco conocida. La prensa de ese país rápidamente anunció que la vacuna era 100% eficaz».

No obstante, «la OMS indica que la fase 3, necesaria para determinar si el producto es verdaderamente eficaz, se realizaría entre noviembre 2020 y septiembre 2021. Esto con la participación de tan solo 3.000 voluntarios».

En consecuencia, los académicos resaltan su «preocupación, tanto por el diseño científico de la candidata a vacuna, como por la ausencia de pruebas clínicas adecuadas».

Advierten que «una vacuna minimalista podría no inducir una respuesta inmunológica fuerte o duradera como para conferir protección. Sobre todo contra las variantes del virus».

Resaltan que «todavía no existe ninguna evidencia de eficacia protectora. El número de voluntarios podría no ser suficiente para detectar posibles efectos adversos».

A la Academia le «llama la atención que en este caso no continuaron los protocolos sustentados con evidencias científicas que se siguieron con la vacuna Sputnik V».

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓