miércoles, junio 29, 2022

¿Looks o Bebés? Abortos en Cuba para la industria comunista cosmética

Roberto Trobajo
Roberto Trobajo
@Roberto_Trobajo

Si seguimos pagando por “gusticos para lucir apariencias juveniles” habrá más interrupciones del embarazo que abastecerán a macabras industrias en Cuba

Las células madres tomadas de fetos son la materia prima con la que se hacen cremas y jabones “rejuvenecedores”.

Millones de dólares son gastados en campañas publicitarias donde las multinacionales se empeñan en hacer creer que esos cosméticos medicinales  “milagrosos” son hechos a base de cierta flor asiática –que nunca dicen cuál es- o como el caso de Cuba que vende en dólares sus jabones de rejuvenecimiento dizque hechos a partir de células provenientes de girasoles y cocos.

Los seres humanos compartimos solo un 20% de genes con los vegetales.

Científicos aseguran que todavía no se ha podido comprobar la efectividad dermocosmética al extrapolarse genéticamente desde plantas hacía humanos.

Las células madres son capaces de autorregularse y multiplicarse, haciendo copias exactas de ellas mismas y así originan células hijas; de esta manera sustituyen y renuevan células que van muriendo por el proceso natural de recambio.

Esa replicación celular acontece, probadamente, desde células vegetales a las vegetales y desde las humanas a las humanas.

Aunque sigan publicitándose cremas y jabones “rejuvenecedores” diciéndose que están hechos a base de células madres de flores asiáticas, girasoles, cocos, o cualquier otro vegetal, es ¡pura mentira! para ocultar el macabro origen de la materia prima que utilizan al producir esos “milagrosos” cosméticos reponedores de células que nos harían ver más jóvenes.

Por la televisión se pasan comerciales para conquistar ingenuas ofreciendo una crema rejuvenecedora hecha con células madres de una flor asiática. No dicen cuál ni de qué país oriental es.

Ocurre que en todos esos países el aborto es legal, y en China –donde existe un riguroso control de la natalidad- el aborto es un servicio sanitario gratuito. Además, es bien conocido que las multinacionales usan mano de obra y mucha materia prima asiática porque así bajan costos.

En Cuba el aborto es ya como un deporte para las cubanas y el notable disfrute de la sexualidad caribeña no incrementa la natalidad, por los miles de abortos que se hacen anualmente en hospitales cubanos.

«En Cuba el aborto es ya como un deporte para las cubanas y el notable disfrute de la sexualidad caribeña no incrementa la natalidad, por los miles de abortos que se hacen anualmente»

Roberto Trobajo

Antes de que Fidel Castro se impusiera con la cruenta dictadura, las cubanas evitaban quedar embarazadas recurriendo al infalible anticonceptivo natural usado desde la Colonia: en la vagina se colocan pedacitos de manteca de cacao, que al derretirse crean una barrera capaz de bloquear la entrada de los espermatozoides; así controlaban la llegada de hijos no deseados.

Ya hoy en Cuba no hay ni cacao y los condones están desaparecidos para el pueblo cubano, solo se encuentran algunos condones en almacenes “tiendas” para turistas o quienes tengan mucho dinero en CUC (moneda con la que la dictadura obliga a cambiar dólares y euros).

Ocurre que un condón lo venden a 1 CUC (1 dólar) y el salario mínimo en Cuba es de 20 CUC (20 dólares al mes) por lo tanto si el cubano de a pie compra un condón renuncia a 1kg de arroz o un jabón para bañarse.

En el mercado negro, el ilegal, en la Habana, a veces se consiguen condones a menores precios: entre 0,20 y 0,50 de CUC (20 a 50 centavos de dólar) pero son de muy mala calidad y chinos.

¿Entonces cómo hacen las cubanas?

Abortar. El régimen facilita los abortos, sin complique y gratuitamente. Así controlan el crecimiento de la natalidad y con los fetos aseguran la materia prima para la producción de los “milagrosos” jabones “rejuvenecedores” que venden a turistas y exportan a países donde se viene haciendo creer que la gente rejuvenece gracias a la repigmentación proporcionada por las células madres, dizque de coco, girasoles, flores.

El régimen cubano tiene muy mal al pueblo, gran escases de todo, pero esa dictadura sí invierte en el Instituto de Ingeniería Genética y Biotecnología que da sus “logros” a empresas como la Suchel que produce esos tales jabones.

Los regímenes comunistas de Cuba y China se lucran a costa de los fetos que devienen en materia prima para dermocosméticos mejoradores de looks.

«Los regímenes comunistas de Cuba y China se lucran a costa de los fetos que devienen en materia prima para dermocosméticos mejoradores de looks»

Si seguimos pagando por esos “gusticos para lucir apariencias juveniles” habrá más abortos abastecedores de esas macabras industrias comunistas.

Ya que saben de dónde salen esas cremas y jabones: ¿Look o Bebés?

Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x