sábado, octubre 1, 2022

La historia de Orlando: “El Pure” que llegó en autobús con jóvenes migrantes venezolanos a Washington DC

Alicia De La Rosa
Alicia De La Rosa
@aliciadelarosa

El grupo llamó al mayor de todos “El Pure”. Orlando, quien fue Disip en Venezuela, contó como fue su travesía por la selva del Darién: vio la muerte de cerca y el dolor de otros que lo dejaron marcado para toda la vida

De los 40 pasajeros que llegaron de Texas a Washington DC entre trenes y autobuses hay muchos jóvenes, dos familias con niños y un hombre de 52 años de edad. De la travesía que hicieron, quedaron sólo varios jóvenes y el hombre a quien apodaron “El Pure” por ser el mayor de todos.

Ninguno de ellos sabe qué hacer, incluso “El Pure” que se llama Orlando, está sin rumbo definido, pero su historia de la travesía por la dura selva del Darién es una de las más difíciles de contar.

Por suerte pasó el infierno y llegó a Estados Unidos. Es de esos pocos migrantes venezolanos que ha recibido el apoyo de voluntarios de las organizaciones humanitarias Samu y Humanitarian Action: “Bienvenidos a Washington DC”, les dicen en español y en algunos casos este saludo tiene acento venezolano.

Orlando le contó a la periodista Luz Mely Reyes, de Efecto Cocuyo, que “fue policía en Venezuela, de la Disip, hasta 2006; que pasó un tiempo detenido en El Helicoide, de donde, asegura, se fugó; y que se fue a Colombia, volvió a Venezuela en 2018 a firmar unos documentos para traspasar su apartamento a su hija, y salió del país nuevamente “porque lo tenían precisado”. Pareciera acostumbrado a contar la peripecia”.

De Colombia a Estados Unidos

Según el reportaje publicado este martes, de todos los 40 migrantes que entraron a Washington DC en autobús, “El Pure” se fue de Colombia porque ganó Gustavo Petro la presidencia: “Y ya yo sé para dónde va eso”, dijo.

De su paso por el Darién, guarda silencio, como tomando aliento para contar un poco de lo que vivió, explica Reyes.

Durante su travesía por la selva del Infierno, Orlando cuenta que solo se hizo amigo de un nigeriano, su esposa y sus dos hijos.

Los conoció en Necloclí, la población donde se inicia la ruta cuyo alto riesgo oscila dependiendo del pago que hagan: “50 dólares por la vía larga o 300 por otra que les ahorrará unos cinco días de camino”, según Efecto Cocuyo.

“Fue la única persona con la que compartí”, dice Orlando a la periodista en medio de una profunda tristeza.

¿Papá, cuándo va a despertar?

“Él viajaba con su esposa y sus dos niños. Yo lo ayudé con uno de los chamitos cuando nos tocó subir la Loma de la muerte (…) Mientras subíamos, su esposa resbaló y se desnucó”, cuenta el ex Disip.

Para Orlando y su amigo fue un momento de desesperación, había que salvar a los niños en medio de un dolor indescriptible para él, pero peor para el que fue su amigo en esa travesía.

“Él (nigeriano) terminó de subir a uno de sus niños y yo al otro. Al llegar arriba me pidió que les aguantara a los chamos. Bajó a buscar el cuerpo de su esposa, se lo puso en la espalda y lo subió…” 

Lea también: ¿DESAFÍO A EE.UU.? Padrino López inaugura Juegos Militares junto a Rusia, Irán y China -VIDEO IMPACTO VENEZUELA

Orlando no podía creer como el nigeriano abrió los brazos y muestra cómo su amigo elevó el cuerpo de su esposa y lo puso alrededor de sus hombros, para que no se cayera.

“Al llegar a la cima, buscó un sitio para recostarlo. Inocentes, los niños pensaron que la mujer estaba dormida y se acostaron junto a ella, cada uno a un lado, y le preguntaban al papá cuando se iba a despertar”.

La enterraron en la selva

Orlando se quiebra, cuenta Luz Mely, no encuentra la voz para seguir, pero se recupera y sigue contando: “Él la llevó cargada un trecho más hasta que llegamos a un punto. Nos paramos a descansar y allí él hizo una fosa para enterrarla.  Mientras duró la travesía para llegar al puesto de Panamá se volteaba y me decía en español: “Amigo, estoy dejando a mi esposa. Estoy dejando a mi esposa”.

El nigeriano y Orlando perdieron el contacto una vez llegaron al puesto migratorio de Panamá.

“Yo he visto cosas duras; pero esa es una que no voy a olvidar”, dice como quien comparte un duelo.

«El Pure» le llegó un ángel

Pero la vida recompenso a “El Pure”,  un hombre se acercó a los voluntarios y preguntó qué podía hacer para apoyar.

Orlando, que se ha mantenido alerta, le dice que debe viajar a Nueva York pero que no tiene dinero.

Ese “ángel” benefactor de Orlando, que viste con atuendo de ciclista, acepta comprarle el pasaje en autobús (que cuesta unos 30 dólares) y le da otros 50 “para cualquier eventualidad”.  Se aleja entre vítores.

Orlando sigue su travesía, no se sabe a dónde llega, pero va con los recuerdos en su mente y con el objetivo claro… ¡El sueño americano!

Facebook Comments
Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
MÁS SOBRE ESTE TEMA
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x