sábado, agosto 13, 2022

«LA CATEDRAL» DE PABLO ESCOBAR refugia ancianos

Roberto Trobajo
Roberto Trobajo
@Roberto_Trobajo

En esa peculiar prisión que el capo mayor mandó a construir para su comodidad, hoy acoge a muchos ancianos que pasan sus días entre imágenes religiosas, placas con oraciones y algunas fotografías del narcotraficante más famoso del mundo

La Catedral, la jaula de oro de la que se fugó hace tres décadas, el capo Pablo Escobar, se transformó en un apacible refugio que acoge ancianos sin recursos y que intenta, con su labor social y vocación religiosa, desmarcarse del narcoturismo.

Oscuro y bochornoso episodio

El 19 de junio de 1991 el narcotraficante ingresó a esa lujosa cárcel, ubicada en la aldea La Miel del municipio de Envigado, vecino a Medellín.

Pablo Escobar se entregó como parte de un acuerdo con el entonces presidente César Gaviria; a cambio de no ser extraditado a Estados Unidos, accedió a ponerse en manos de la justicia colombiana o al menos fingió hacerlo.

Lo que debía ser una cárcel para el jefe del Cartel de Medellín se convirtió en un gigantesco complejo para bandidos, con vista privilegiada sobre la ciudad y todo tipo de lujos. En lugar de celdas y barrotes, el recinto contaba con amplias habitaciones, salas de juego y gimnasio, además una catarata natural y cancha de fútbol, que en algún momento funcionó como helipuerto.

Aunque estaba protegida por una cerca eléctrica y muros rocosos, las puertas estaban abiertas para familiares, amigos y socios del capo, con quienes realizaba festejos y bacanales con alcohol, drogas y mujeres.

Incluso desde La Catedral, un paraíso rodeado por árboles de una reserva ecológica, en la que estuvo detenido durante 13 meses junto a sus secuaces, manejaba sus negocios ilícitos, planeaba atentados, ordenaba asesinatos y creó una red de sobornos para poder vivir a sus anchas y sin la vigilancia.

Cuando el país conoció las excentricidades de Escobar en la cárcel y que mantenía sus actividades delictivas, el presidente Gaviria buscó trasladarlo a una guarnición militar o a una cárcel de verdad, pero el narcotraficante se anticipó y en la madrugada del 22 de julio de 1992 se fugó de su jaula de oro, traspasando un muro de yeso que se levantó durante la construcción del penal con la complicidad de los guardias.

Lea también: Gran especial con todos los detalles de la espectacular fuga de Pablo Escobar – Testigo Directo

Hoy, en ese lugar quedan pocos vestigios de la peculiar prisión. Es un espacio donde ancianos viven tranquilos y muy bien atendidos.

Paz y Amor

Hoy la Fundación Monástica San Benito Abad, manejada por monjes benedictinos, crearon un remanso de paz y amor para adultos mayores, donde han dispuesto un asilo, junto a un monasterio y una iglesia dedicada a la Virgen Desatanudos.

En este lugar, construido en 2012, funciona el hogar geriátrico, en el que actualmente habitan 30 ancianos.

Adultos mayores que son muy bien atendidos por abnegados monjes.

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x