jueves, julio 29, 2021

LA CAÓTICA SITUACIÓN de la banca venezolana y la crisis generada por 23 semanas sin liquidez

La banca nacional pasa por una de las peores crisis de su historia

Desde el 29 de enero hasta la fecha, la banca venezolana acumula 23 semanas consecutivas sin liquidez. Esto quiere decir que el sector presenta un saldo negativo en sus cuentas de reservas excedentes y, por ende, no puede otorgar créditos. Y esta precisamente es una de las principales funciones de un sistema financiero sano.

Lo peor es que, en ese lapso, el requerimiento de encaje legal para el sistema ha aumentado 263%. Este porcentaje representa un total de 1.480.461.869.382 bolívares.

Al cierre de junio, la cartera de crédito de la banca ascendió a 864.547.355.579 bolívares. Esto significa que el monto total del encaje legal demandado por el Banco Central de Venezuela (BCV) excede en 42% al total de préstamos otorgados por el sistema, publicó el portal Banca y Negocios.

Por esta razón es que las tarjetas de crédito de los bancos tienen montos que se pueden llamar «irrisorios», en comparación con los precios de bienes y servicios.

El portal recuerda que el encaje legal actual es de solamente 60%, pues hasta hace unos meses, era de 100%.

«Sin embargo, esta sigue siendo una situación inexplicable en un país donde el ciclo recesivo ya se prolonga por más de siete años. Además, sufre el impacto de una pandemia en condiciones financieras precarias», destaca la publicación.

El Banco Central de Venezuela decidió, en abril, hacer un descuento en el encaje que se calcula diariamente. El mismo se determina por la sumatoria de los intereses pagados al instituto emisor por déficit de encaje desde el 4 de enero de 2021 y hasta el día hábil bancario anterior de la evaluación del cumplimiento de encaje.

La fórmula aplicada por la autoridad monetaria permite un descuento de 55 millones de dólares del requerimiento de encaje legal. Esto equivale a 80% del déficit que presentaba el sistema antes de aprobada esta medida. Estas son cálculos de la firma consultora Aristimuño Herrera & Asociados.

Lea también: ¡BANCA EN CRISIS! Oferta de oficinas y cajeros automáticos redujo 70% en 8 años

La crisis

Por causa de este déficit crónico en el saldo de la cuenta corriente de la banca en el BCV, la mayoría de los bancos sigue buscando recursos a tasas elevadas en el mercado interbancario.

La consultora informó que el pasado 14 de julio, esa tasa volvió a ser de 1.000%, algo que no sucedía desde el pico de iliquidez de abril. Ese mes, la tasa máxima promedio mensual llegó a 1.750% y la promedio se estableció en 628%.

Todo esto, a pesar que el BCV decidió rebajar de 93% a 85% de las captaciones el encaje legal . También administra un mecanismo de descuentos desde abril.

En lo que va de julio, en el mercado interbancario se han transado 70 billones de bolívares. Mientras que en junio el volumen negociado era de 258,2 billones de bolívares.

Febrero, con operaciones por 686 billones, y marzo con 930 billones de bolívares transados, han sido los meses más movidos en este mercado en el año.

Sin embargo, la demanda sigue siendo elevada. En estos dos meses, las tasas de interés máximas promedio en este mercado escalaron a 950% y 800%, respectivamente.

Lea también: ¡ALERTA! La banca venezolana está en riesgo por falta de liquidez

Presiones sobre la liquidez

En dos oportunidades recientes la Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) ha advertido sobre los riesgos de esta permanente presión sobre la liquidez del sistema puede generar.

El gremio alertó al BCV sobre «la profunda reducción de la intermediación crediticia, (que) se origina en la presión que genera sobre la liquidez bancaria la severa política restrictiva de encaje que adelanta la autoridad monetaria, la cual se ha mantenido, con leves ajustes, por prolongado tiempo», en una comunicado emitida en abril pasado.

Y puntualizó: «el sistema requiere con urgencia que se adopten medidas estructurales que permitan normalizar los niveles de liquidez bancaria, en tanto que la prolongación de las restricciones de liquidez ha generado importantes distorsiones, que soportan riesgos significativos que amenazan la continuidad de la actividad bancaria».

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓