INSÓLITO: Murió en Lara luego de ser interrogado por el CICPC

2240
Delegación-cicpc-Lara-
Murió en extrañas circunstancias luego que lo interrogaran en el CICPC. Foto: cortesía

Conmoción existe entre los familiares de Carlos Alvarado, un barquisimetano que lo llevaron a interrogar y horas después apareció en la morgue de Lara

Carlos Alvarado, estaba en su trabajo el 4 de noviembre cuando fue buscado por delegación del Cicpc para interrogarlo por supuesto robo en la obra que trabajaba Alvarado en Lara.

Tras el interrogatorio, familiares de la víctima denunciaron que los funcionarios lo golpearon. El hoy occiso padecía de crisis nerviosa.

Tras culminar el interrogatorio el hombre pidió que no lo dejaran detenido, ya que tenía claustrofobia, en medio de una oficina sin electricidad, Alvarado sufrió una convulsión.

Quisieron cremarlo

Según información del Observatorio de Prisiones el viernes 6 de noviembre el cuerpo de Carlos Eduardo aún se encontraba en la morgue del principal centro asistencial del estado Lara.

Las autoridades cubrieron el cadáver con una bolsa negra y lo identificaron como una persona con COVID-19.

Su acta de defunción indica que “murió a consecuencia de sepsis punto de partida respiratorio, neumonía de base y sospechoso de COVID-19”.

Lea también: EE.UU. vs ELN: un embrollo para Maduro – Testigo Directo

Sin embargo, los familiares aseguraron que Carlos Alvarado no estaba contagiado de COVID-19.

Reiteraron el cadáver de la morgue con una orden de cremación, pero los deudos notificaron el hecho ante Sanidad.

Además, aseveraron que llevarían el caso hasta el Ministerio Público. Tras estas diligencias, el cadáver fue devuelto a la morgue.

Mientras la familia esperaba por la entrega del cuerpo, los funcionarios del CICPC se mantuvieron en la morgue a modo de coaccionarlos.

Aparentemente,  para que no hicieran fotos ni velaran los restos, que finalmente fueron entregados a las 3:00 de la tarde y directamente sepultados.

Durante el entierro, la familia estuvo acompañada por los mismos funcionarios, quienes tomaron fotos y no se retiraron hasta último momento.

“Murió en sus manos, en sus oficinas, sin auxilio. Ni siquiera lo reseñaron, no le notificaron a la Fiscalía, nos lo mataron”, aseveró un familiar.

El pariente de Alvarado exigió una investigación exhaustiva, oportuna y veraz por parte del Ministerio Público.

Asimismo, clamaron justicia en lo que a su parecer se trató de un asesinato.