martes, agosto 16, 2022

GUACHIMÁN, MACUNDALES… el curioso origen de algunos venezolanismos

Los venezolanismos son palabras y expresiones que nacen de nuestro modo de hablar y que tienen relación con la procedencia, el sentimiento, la asimilación de palabras de otros idiomas y un largo etcétera

Los venezolanos somos muy creativos a la hora de incorporar nuevas palabras y expresiones en el lenguaje cotidiano.

Por ello, no es casual la presencia de más de mil venezolanismos aspirantes a ser incorporados todos los años en las ediciones del diccionario de la Real Academia Española.

Los venezolanismos son palabras y expresiones que nacen de nuestro modo de hablar y que tienen relación con la procedencia, el sentimiento, la asimilación de palabras de otros idiomas y un largo etcétera.

El origen de algunas palabras o términos se pierde en la historia, dado que el lenguaje evoluciona con el paso del tiempo. En consecuencia, las palabras pueden cambiar de uso y/o frecuencia.

Sin embargo, a continuación, te presentamos algunos venezolanismos muy particulares y su origen:

Nuestra lengua contiene un bagaje cultural muy diverso, por ello no debemos extrañarnos de que existan muchas expresiones que, además, sean difíciles de traducir de manera literal; por ejemplo, alguien puede ser muy “rata” o muy “chigüire”.

Una borrachera se puede convertir en un “ratón”; cuando alguien te gusta le “echas los perros”; si alguien muere “estira la pata”, y cuando alguien se casa se “lanza al agua”.

Lea también: IMPRESIONANTES imágenes del universo: lo que deber saber de cada una

Los más recuentes

Chamo: es una palabra muy particular y típica de la jerga venezolana que nos distingue. Al parecer, proviene de la palabra inglesa chum que significa amigo o camarada.


Dar la cola: palabra que se usa para pedir un aventón, o que nos lleven a algún lugar sin pagar. Se piensa que viene de la guerra de la independencia donde los soldados rasos les pedían a oficiales amigos que los llevasen en la cola del caballo para descansar los pies en sus largas travesías.

Jalar bola: se usa para hacer referencia a halagar o adular exageradamente a alguien, intentando persuadirlo de forma zalamera, e incluso insistente.

El “jalabola” es quien ejecuta la acción. Contrario a lo que se cree su origen no tiene que ver con halar testículos y proviene de las viejas cárceles venezolanas donde los presos usaban grilletes, por lo que aquellos con mayor poder económico o influencia tenían a su “jalabolas” particular; cuya función era ayudar a cargar o arrimar las pesadas bolas de hierro que tenían aferradas a sus tobillos con cadenas.

Corotos: esta palabra habitualmente es usada para referirse a cosas, u objetos genéricos. Se dice que su origen se debe a que el expresidente Antonio Guzmán Blanco tenía una gran colección de cuadros del artista francés Jean Baptiste Corot.

Y que cada vez que tenía que cambiar de residencia le decía a los empleados y a las personas de la servidumbre “¡Cuidado con los Corots!”, para que tuvieran cuidado al embalar y trasladar los cuadros. Posteriormente, estos empleados fueron generalizando la palabra a todos los objetos de la casa.

Echarse los palos: se refiere a ingerir licor. Se cree que su origen data de la época posterior a la abolición de la esclavitud, cuando los hacendados se negaron a pagarle a sus antiguos sirvientes con monedas de plata; por lo que hacían tablillas con el sello de la hacienda para que pudieran ser canjeadas en las pulperías y bodegas por víveres.

Pero, muchos preferían comprar licor, por lo que pedían “un palito de ron”, “un palo de miche”, etc. Al tener que contar en qué habían despilfarrado las tablillas o palitos decían “me eché los palos”.

Echarle pichón: esta expresión significa hacer un esfuerzo para lograr algo.

Al parecer su origen proviene de cuando, en los antiguos pueblos y ciudades venezolanas, el agua se obtenía a partir de bombas o fuentes públicas para las cuales había que utilizar un enorme esfuerzo físico.

Las mismas tenían un letrero que decía «push on», para indicar que había que empujar la palanca para lograr extraer el agua. Al venezolanizarse esta expresión se generó “echarle pichón” para señalar a alguien que tenía que sacar el agua haciendo fuerza en la palanca.

Echar un polvo: es una forma de referirse a un encuentro sexual furtivo o fugaz.

Su origen data del siglo XIX, comienzos del siglo XX, cuando se popularizó el uso del rapé (polvo de tabaco inhalado) y los hombres como cortesía se lo ofrecían a las damas y les decían: “¿Quiere echar un polvo?”.

Muchas veces los caballeros tenían urgencia de inhalarlos por el síndrome de abstinencia y se ausentaban de la reunión social para poder hacerlo en solitario, pues se consideraba de mala educación hacerlo en público. Sin embargo, no siempre era para esto, en otros casos, realmente, era para tener un encuentro sexual furtivo con alguna dama.

Macundales: se refiere a objetos diversos. El origen de esta palabra proviene de antaño, cuando las compañías petroleras extranjeras traían, generalmente, herramientas de la marca Mack and Dale.

Cuando terminaba la faena, los obreros venezolanos acuñaron la expresión “recojan los macundales” para referirse a las herramientas de trabajo.

Guachimán: esta palabra hace referencia a la profesión de vigilante o sereno. Proviene de la venezolanización de la palabra watchman en las empresas petroleras americanas que operaban en suelo venezolano con criollos y extranjeros.

Pela bolas o pelar bolas: en su uso actual se asocia con la carencia de recursos económicos, reseña el portal www.hormiguero.com.ve

Pero esta expresión proviene del hecho de que un jugador de béisbol que no es capaz de realizar atrapadas es cuestionado y relegado al banco; por lo que es visto como alguien de poco valor, importancia o utilidad y que dada la cultura y beisbolística del país se generalizó.

Gozar un puyero: hace referencia a pasarla bien. Este término se origina de cuando existían monedas de 5 céntimos llamadas “puyas” o “chivas”, las cuales solían dárseles a los niños para que compraran golosinas o chucherías, lo que les generaba mucha alegría.

Cotufa: son las palomitas de maíz. Este término proviene de cuando los sacos con los granos de maíz para tal fin traían la inscripción «corn to fry», y que, al venezolanizarse, dio origen a esta palabra.

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x