martes, mayo 17, 2022

¡FUERA SATANÁS! Conferencia Episcopal anuncia primera asamblea de exorcistas en Venezuela

El exorcismo es una oración oficial de la Iglesia católica en la que se invoca a Dios y se exige al diablo que libere a una persona determinada. La idea de esta asamblea en Venezuela es crear un organismo colegiado de exorcistas

Del 15 al 18 de febrero de 2022, se llevará a cabo la primera Asamblea de Exorcistas en Venezuela. El evento se efectuará en el antiguo seminario de Guanare, en el estado Portuguesa.

La información la dio a conocer la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV). La finalidad de esta primera asamblea es presentar la Asociación Internacional de Exorcistas y sus objetivos. Además de crear el directorio y la elección de la junta directiva del Colegio de Exorcistas en el país.

El Ronny García, presbítero de la diócesis de Guasdualito, representante la Asociación Internacional de Exorcistas en Venezuela, hizo la invitación.

Dijo que la idea es presentar a la asociación, para «brindar un espacio formativo para exorcistas, la creación del directorio de sacerdotes exorcistas, auxiliares y encargados del Ministerio de la Consolación y Liberación».

Asimismo, la reunión servirá para la presentación de los estatutos del futuro Colegio de Exorcistas y la elección de su junta directiva.

Ronny García y Orlando Sánchez, ambos de la iglesia de Guasdualito, participaron en el Curso Básico Fundamental del Exorcismo ofrecido por la Asociación Internacional de Exorcistas, en julio de 2020.

Ellos fueron nombrados exorcistas de la diócesis de Guasdualito por parte de su obispo, Pablo Modesto. El sacerdote García solicitó a la AIE su ingreso como socio miembro, a fin de recibir formación permanente, a partir de lo cual se impulsa la realización de esta asamblea, dice la nota de la CEV.

Lea también: PARA SU BENDICIÓN: el papa Francisco recibe en el Vaticano a monja colombiana liberada en Malí

Reconocida por El Vaticano

La Congregación para el Clero de El Vaticano, reconoció jurídicamente a la Asociación Internacional de Exorcistas (AIE), en el 2014.

Se trata de una entidad fundada por uno de los exorcistas más célebres del mundo, Gabriele Amorth, informó en esa época «L’Osservatore Romano», el periódico de la Santa Sede.

Mediante un decreto fechado el pasado 13 de junio, esta congregación de la Curia romana aprobó los estatutos de la AIE. Concedió la personalidad jurídica de asociación internacional de fieles, sobre la base del artículo 322.1 del Código de Derecho Canónico.

La idea de englobar a los exorcistas en una asociación surgió del padre Amorth en la década de los 80. El objetivo era celebrar reuniones para compartir experiencias y reflexiones. Lo hicieron para ayudar de un modo más concreto y eficaz a las personas que recurrían a ellos.

Los orígenes

Y es que, según indica el rotativo vaticano, en aquel periodo se produjo un incremento de la difusión de las «prácticas ocultas». Por ello un creciente número de fieles reclamaba la ayuda de los exorcistas. El 4 de septiembre de 1991 surgió la Asociación Italiana de Exorcistas.

Dos años más tarde, en 1993, el padre Amorth y sus colegas italianos participaron en un simposio organizado por el exorcista francés René Chenessau y por el teólogo René Laurentin.

«L’Osservatore Romano» recuerda que la experiencia fue positiva. Por ello se repitió en 1994, encuentro en el que se decidió finalmente dar continuidad a este evento dotándole de una estructura organizativa.

Francesco Bamonte, presidente de esta asociación desde 2012, aseguró que la aprobación del AIE por parte de la Santa Sede es «motivo de alegría. No solo para los asociados, sino también para toda la Iglesia».

«Dios llama a algunos sacerdotes a ejercer este precioso ministerio del exorcismo y de la liberación. Lo hace con el fin de acompañar con humildad, fe y caridad a estas personas que requieren una atención espiritual y pastoral específica», agregó. Actualmente, la AIE cuenta con cerca de 250 exorcistas presentes en una treintena de países.

El exorcismo es una oración oficial de la Iglesia católica en la que se invoca a Dios y se exige al diablo que libere a una persona determinada.

Renovaron el ritual en la época de Juan Pablo II, en 1998, cuando la Iglesia Católica decidió, después de casi 400 años, revisar el anterior texto de 1614. Esto, debido a los cambios que supuso el Concilio Vaticano II (1962-1965) y a los avances de la ciencia en el campo de la mente.

Mantente actualizado

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓