viernes, octubre 15, 2021

Entérese cómo terminó la operación militar que ordenó Iván Duque para acabar con las FARC

La operación -en la que participaron el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Policía- se realizó en una zona rural del municipio de Morichal, en el departamento de Guainía. Allí ultimaron a 10 guerrilleros de las disidencias de las FARC

Diez rebeldes que no se acogieron al acuerdo de paz con la exguerrilla de las FARC y que conformaban una de las mayores fracciones disidentes del país murieron en una operación militar en el sureste de Colombia.

En un bombardeo realizado en la madrugada del lunes, militares lograron golpear a un grupo comandado por alias «Mono Ferney», mano derecha de «Iván Mordisco».

Las autoridades identifican a «Iván Mordisco» como uno de los mayores jefes disidentes, reseñó AFP.

«Se ha dado un golpe contundente contra un cabecilla, el segundo de esas disidencias de las FARC del criminal alias Iván Mordisco», dijo el ministro de Defensa, Diego Molano.

La operación -en la que participaron el Ejército, la Fuerza Aérea, la Armada y la Policía- se realizó en una zona rural del municipio de Morichal, en el departamento de Guainía.

Lea también: ¡POLICÍA DESESTIMA! EPL anuncia «toque de queda» en varias ciudades de Colombia

Allí se refugian guerrilleros que no dejaron las armas después del acuerdo de paz de 2016.

Operan entre la selva amazónica, en límites con Venezuela y Brasil.

En esa conflictiva región los disidentes buscan «ampliar las operaciones criminales».

Además de «coordinar las actividades de narcotráfico para sacar» cocaína a través de pistas clandestinas en esos países vecinos, agregó Molano.

Aunque «Mono Ferney» estaba en el lugar, se realizan estudios forenses para determinar si hace parte de los muertos.

Reestructurar las FARC

Las autoridades señalan a «Iván Mordisco» de estar aliado con «Gentil Duarte», el principal comandante disidente, para llevar a cabo un plan llamado «Refundación FARC-EP».

Este plan busca la reestructuración de los antiguos frentes de la guerrilla.

Ese excombatiente de las FARC fue uno de los primeros que se marginó del acuerdo y formó en armas a los rebeldes.

Sin un mando unificado, las diferentes disidencias suman unos 2.500 miembros y operan en la ilegalidad con el financiamiento del narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión.

Molano estimó que ambos cabecillas buscan ampliar sus filas a 8.000 integrantes.

Asimismo, están reclutando forzosamente a indígenas que viven en Guainía y otros departamentos aledaños.

Aunque el grueso de las FARC se desmovilizó -cerca de 7.000 mujeres y hombres-, los disidentes mantienen activa la violencia en varias regiones.

El gobierno colombiano ha acusado reiteradamente a estos grupos de ser los responsables de constantes ataques contra la fuerza pública, ademas del asesinato de líderes comunitarios y exguerrilleros de las FARC que sí dejaron las armas.

«A través de sus negocios de narcotráfico y de sus crímenes buscan afectar la integridad de nuestros soldados y policías», añadió Molano.

Según Bogotá, sus comandantes reciben protección y refugio del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y desde allí planean atentados. Caracas niega las acusaciones.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓