domingo, junio 13, 2021

¡EN ESTADO CRÍTICO! La libertad de prensa se deteriora cada vez más en Venezuela

Para Venezuela no hay mucho que celebrar en el día de la Libertad de Prensa. “Informarse e informar en Venezuela es cada vez más duro”, afirma Caros Correa de la ONG Espacio Público

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, Venezuela no tiene mucho que celebrar. Al contrario. cada día aumentan las presiones, persecución, acoso y amenazas contra los comunicadores sociales y medios. Los corresponsales de medios internacionales también sufren por esta situación que hace su labor muy cuesta arriba.

A través de La Voz de América, varios corresponsales manifestaron cómo es vivir en Venezuela, siendo periodista. “Hemos tenido episodios increíblemente sórdidos”, afirma Alonso Moleiro, corresponsal del diario español El País. Señala que la libertad de prensa en Venezuela sufre un “gran deterioro”.

“Existen unas zonas donde todavía se puede ejercer el periodismo, (pero) se van achicando”, agrega.

Moleiro recuerda, por ejemplo, que el propio presidente Nicolás Maduro criticó públicamente su trabajo el pasado año. “Estuve leyendo un artículo de Alonso Moleiro. Yo conozco a Alonso, era amigo mío cuando yo era diputado. (Es) hijo de Moisés Moleiro. Escribe en El País, lo contrataron en El País. Debe ser que él vende sus credenciales (de) que es un hombre de izquierda. Pero no es de izquierda, él es de ultraderecha», afirmó Maduro en 2020.

«Alonso se degradó ideológicamente y se fue para la derecha. Entonces escribe un artículo hoy (en septiembre de 2020) en el periódico El País, de España, utilizando la mentira, la sucia mentira del informe del Grupo de Lima contra mí como presidente, contra Venezuela. Y así como a Alonso Moleiro tienen a 100, 200, 300 plumas que escriben para 100, 200, 300 periódicos, páginas web del mundo y repiten la mentira porque quieren justificar lo injustificable».

Sin embargo, Moleiro resalta el caso de un corresponsal extranjero de El País, que fue agredido físicamente en Caracas mientras hacia una cobertura en 2020.

Lea también: «Apoyarlos a ustedes es como apoyar a Maduro»: la crítica del presidente de El Salvador contra la oposición venezolana

Acorralados

Álex Vásquez, corresponsal de la agencia de noticias Bloomberg, concuerda. Señala que la condición de la libertad de la prensa en Venezuela se encuentra en un “estado crítico” y “acorralada”.

Pero destaca las páginas digitales de noticias e investigación nacionales. “Siguen haciendo el trabajo y lo hacen muy bien” pese a que su situación es más complicada en cuanto al tema de la persecución y ataques.

“Ejercer el periodismo en Venezuela es una profesión bastante complicada”, señala Gabriela González. ella es corresponsal de emisora colombiana W Radio. Destaca que por la misma situación que atraviesa el país, esto también le ocurre a otros profesionales.

“No solamente tiene que narrar los problemas que están padeciendo los ciudadanos, sino que también los tiene que vivir”, afirma.

Un informe de la SIP reflejó esta semana los abusos gubernamentales contra la prensa en Venezuela. El periodista Lenín Danieri cuenta cómo militares le detuvieron e interrogaron ilegalmente un día antes de la publicación de un texto.

Un patrón

Marianela Balbi, directora ejecutiva del IPYS Venezuela, explica que en el contexto de la pandemia, se “profundizan unos rasgos que ya durante muchos años hemos venido acumulando” contra los medios.

Esta situación se traduce “en una imposición de un modelo de censura con consecuencias muy graves. Una de ellas es el silencio en muchas zonas de Venezuela”.

Especifica que entre los patrones identificados por IPYS está el tema de las detenciones arbitrarias. Todo unido a restricciones de acceso a información pública.

En marzo, el instituto publicó su informe anual titulado “El Virus de la Censura”. Allí registraron 636 violaciones a las garantías informativas, en el que, de 325 personas afectados, 194 eran reporteros.

Carlos Correa, director de Espacio Público dice que hay patrones “regresivos o restrictivos” que aumentaron con de la pandemia.

Destaca el incremento de los señalamientos por el uso de redes sociales o WhatsApp. Dijo que hay una “percepción criminal o penal contra periodistas y ciudadanos”.

“Informarse en Venezuela e informar en Venezuela es cada vez más duro”, afirma Correa.

“La prensa extranjera ha sido un foco, especialmente cuando ya se han doblado, se han reducido, otras ofertas informativas”, explica el director de Espacio Público. Coloca como ejemplos la salida de la programación de las cableoperadoras, años atrás, de canales como NTN24 o CNN en Español.

González, de la W Radio, enfatiza que las agresiones no son sólo físicas, también pueden ser verbales y se pueden dar en escenario como las redes sociales o incluso programas de televisión o radio. “Personalmente, he sido víctima de cada uno de esas agresiones”, afirma.

Balbi, de Ipys, considera que la labor del periodista en Venezuela representa un esfuerzo “titánico” que demuestra “vocación” e “interés por hacer una enorme resistencia a un patrón de conducta antidemocrática”.

Lo más difícil de explicar de la situación que atraviesa Venezuela, comenta por su parte Moleiro, es “graficar el modelo de dominación chavista” y “no ver a la polarización como una causa, sino como una consecuencia”.

A pesar de toda la situación, Moleiro considera que “la prensa ha resistido”. “Aquí se está contando la historia. Aquí hay un diagnóstico gracias a un esfuerzo periodístico y de las organizaciones de la sociedad civil entorno a lo que pasó en Venezuela”, afirma.

En el caso de Vásquez, periodista de Bloomberg, comenta que de las informaciones que quizás lleven un poco más de dificultad a la hora de explicar están relacionadas a la “dinámica institucional y la económica” del país.

“Teniendo en cuenta todas las limitaciones que tiene la prensa nacional, la responsabilidad de los corresponsales internacionales es muy grande, porque son, sin duda, una ventana de toda la crisis del país para el mundo”, concluyó Vásquez.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓