martes, julio 27, 2021

EN CLAVES ¿Cómo las «zonas de paz» se convirtieron en el feudo de El Koki?

La casi inexistente acción del Estado en zonas populares como la Cota 905 ocasionaron que delincuentes como El Koki acrecentaran su poder

El suroeste de Caracas vivió la semana pasada 22 horas de terror. La balacera constante, provocada por el enfrentamiento entre las megabandas comandadas por El Koki, El Vampi y El Galvis y organismos de seguridad del Estado, cobraron al menos 20 vidas. Además de causar heridos y el pánico de los habitantes de la Cota 905, El Cementario, El Valle y sus alrededores.

Pero ¿Cuál es la explicación para que se haya dado esta situación? Un análisis publicado por la BBC Mundo, detalla como, desde alrededor del 2015, hasta este momento, el poder de los delincuentes que dominan esas zonas ha crecido. Precisamente, estos barrios eran «zonas de paz», declaradas por la administración de Nicolás Maduro.

Las cotas

Caracas tiene dos avenidas conocidas como «cotas». La Cota Mil, también llamada Avenida Boyacá, que bordea las faldas del cerro El Ávila en el norte de la ciudad. Y la Cota 905, o Avenida Guzmán Blanco, que se dirige hacia el sur.

La ciudad además, como se ubica en un valle, tiene varias colinas en las que por varios años crecieron los barrios. Son sectores populares considerados zonas peligrosas. No en vano, Caracas figura entre las más violentas del mundo.

Uno de estos barrios se extiende a lo largo de la Cota 905. Y esta es el hogar de más de 300 mil personas en conjunto con las parroquias aledañas. El palacio de Miraflores está a menos de 3 kilómetros.

Lea también: Tras ser capturada: desmienten relación sentimental entre Yaneimy Suárez y el Koki

Bastión del chavismo

Por años, los barrios han sido el bastión del chavismo y sus residentes creyeron en las promesas del fallecido mandatario Hugo Chávez.

«Siempre fue un área peligrosa», dice Melanio Escobar, quien creció entre Montalbán. Esta es otra área residencial cercana a la Cota 905.

Este periodista, radicado ahora en Miami, asegura que estaba acostumbrado a las balaceras. Dijo que más de una vez estando en su casa tuvo que lanzarse al piso para protegerse.

«Toda mi vida presencié disparos. La ventana de mi cuarto daba hacia el barrio y veía cómo robaban motos o había enfrentamientos», dijo a la BBC.

Aun así, insiste que eran sucesos esporádicos y que la violencia ha ido aumentando en la zona.

«La violencia ha escalado hasta un punto que ya no pasa desapercibida para el resto del país», dice.

Poder consolidado y desplazados

Para Alfredo Escalante, activista de Derechos Humanos en la zona, lo que está viviendo Caracas es la expansión de un poder que se ha consolidado por la vía de las armas.

«Todo poder busca expansión. Es así como estas bandas han ido creciendo y penetrando en otros barrios y zonas residenciales, afectando cada vez a más gente», agrega.

Asegura que ya se están viendo casos de desplazamientos forzados en la zona. La gente huye de la violencia o se mantiene en confinamiento. «La población está sumida en el terror», asegura.

Lea también: ULTIMAN dos gariteros de la banda del “KOKI”

Desde las OLP a las FAES

En julio de 2015, la Guardia Nacional y varios cuerpos policiales irrumpieron en varias barriadas del país como parte de un operativo de seguridad. En la Cota 905 hubo más de un centenar de detenidos y varios muertos.

Las autoridades llamaron a esta movilización: «Operación Liberación del Pueblo» (OLP). Lo repitieron varias veces durante los años siguientes y en distintos barrios.

Las OLP fueron «la propuesta» de mano dura de Nicolás Maduro contra uno de los problemas más acuciantes de Venezuela: la violencia y el crimen organizado. Pasaron los años y la violencia aumentada cada vez más.

En medio de este escenario, nacieron las FAES. Maduro y su gabinete han elogiado la acción de la Fuerza de Acciones Especiales de la Policía Nacional Bolivariana. Se trata de un temido grupo de élite creado en 2017 como respuesta a las críticas contra las OLP.

Pero los organismos de Derechos Humanos no comparten la misma opinión.

Las cifras oficiales de los estragos ocasionados por las FAES escasean. Pero, el último informe anual del Observatorio Venezolano de Violencia da luces donde hay opacidad. Desde el 2016 ha habido un «aumento sostenido de la letalidad policial en relación a las muertes provocadas por los delincuentes».

Según el informe, 2020 fue el año en el que por primera vez hubo más muertos por enfrentamientos con la policía que por acción de la delincuencia: 4.231 muertes catalogadas por las autoridades como resistencia a la autoridad frente a 4.153 homicidios cometidos por delincuentes.

«La letalidad policial se ha extendido por todo el país y parece ser la única política de seguridad que se ha estado implementando», reza el informe.

En julio de 2019, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, criticó la acción de las FAES y pidió su disolución.

Lejos de ello, las FAES han estado involucradas en repetidos enfrentamientos con supuestos criminales en los barrios pobres del país hasta fechas recientes.

Uno de estos últimos enfrentamientos ocurrió en enero de este año en el Barrio La Vega, donde 23 personas fallecieron de acuerdo con el Programa Venezolano de Educación Acción en Derechos Humanos, Provea.

Lea también: La vida de un inocente se apaga: muere niño víctima de bala perdida en la Cota 905

«Feudos criminales» y «zonas de paz»

Wilfredo, un sacerdote que reside en una zona cercana y que prefiere mantener su nombre completo en el anonimato, explica que en la Cota 905 conocen la actuación de varias bandas criminales que obedecen a líderes locales.

Ante la ausencia del Estado, y la poca capacidad de la oposición de trabajar en estas zonas, estas bandas empezaron a actuar como gobiernos locales.

«Tienes que entender la dinámica del barrio», dice Wifredo. «La policía llega hasta cierto punto y no va más allá. Mientras la policía no pase la frontera, hay cierta paz».

Explica que las bandas están organizadas con puntos de control llamados garitas, sistemas de comunicación y armas.

Pero entre el blanco y el negro hay muchos matices.

«Allí donde el Estado fracasó en proteger a su gente, estas bandas instalaron su hegemonía», dice Wilfredo.

Asegura que estas bandas no sólo controlan la venta de drogas y los secuestros, sino también el negocio de la comida. Además, organizan fiestas, reparten juguetes a los niños y protegen a los vecinos, por lo que los residentes se han beneficiado en parte

«Es una realidad muy compleja. La gente dice ‘no me gusta el malandro, pero me ayuda».

Secuestro, extorsión y más

Para el excomisario jefe de la Policía Metropoliana, Iván Simonovis, hay cinco estructuras criminales operando «en y con» Venezuela: megabandas, narcotráfico, colectivos, guerrilla y terrorismo.

Asegura que las megabandas han organizado y ejecutado desde la Cota 905 «hasta cuatro, cinco o seis secuestros por noche». Todo por una importante suma de miles de dólares.

¿Cómo estas bandas se volvieron tan poderosas? «El deterioro de la calidad de vida hizo que las bandas crearan sus propios mecanismos de defensa», asegura Simonovis.

«Ahora (las bandas) se salieron de control. Crearon un monstruo», sentencia el excomisario.

El 25 de agosto de 2017, la Cota 905 fue declarada «zona de paz», un eufemismo creado por Maduro para negociar con bandas delictivas en los barrios y que estas entregaran sus armas voluntariamente.

El resultado fue el control territorial. «Son feudos criminales», dice Simonovis. «El suroeste está tomado por la banda de el ‘Koki’, pero el este está tomado por otra estructura criminal. Cada uno de los barrios grandes del país está tomado».

Un problema que no ha terminado

Ninguno de los entrevistados cree que el problema se haya resuelto.

¿Qué sigue ahora? Para Simonovis, terminado el enfrentamiento en la Cota 905, lo más probable es que las bandas se vuelvan a estructurar.

«Soy de la opinión de que van a regresar con muchísima más contundencia», asegura.

«La lucha contra el delito no es una orden. No puedes decretar que se reduzca el delito. Forma parte de una estrategia que debe durar años y que sea sostenible en el tiempo», puntualiza.

Wifredo se pregunta qué va a pasar con los civiles inocentes.

«La gente del barrio aprovechó el cese del fuego para dejar sus casas. Pero en algún momento volverán a ellas. A ellos se les tiene que respetar su integridad. Tiene que haber una forma de que recuperen la paz».

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓