sábado, julio 2, 2022

EN 20 AÑOS CONVIRTIERON A VENEZUELA en un «pueblo de mendigos»: una elección no acaba con eso

Para el analista Alfredo Coronil, ni Maduro ni Guaidó tienen prestigio o liderazgo para sacar a Venezuela de la crisis

Alfredo Coronil Hartmann-Viso, abogado y politólogo cree firmemente en que la crisis de Venezuela es tal, que a estas alturas la elección presidencial no es la salida. Aunque, valora un proceso electoral como parte del proceso para reencausar al país.

«La salida no es solo hacer una elección y elegir un presidente, como parece que creen en los Estados Unidos. Este es un país al que durante más de 20 años se le han desmontado todas las instituciones», dijo en entrevista con la Prensa de Lara.

Destacó que, «aparte de desmontar las instituciones jurídicamente, se han aupado malos hábitos que no se cambian en un día. Han hecho lo posible por convertirnos en un pueblo de mendigos», aseveró.

Dice que, si en el país se da una elección real, con condiciones adecuadas y en las que se respeten los resultados de ese proceso, Nicolás Maduro no las ganaría. «Pero para que se llegue a una elección real, es necesario que él se sienta obligado por la presión internacional», aseguró.

«Una elección real con una contabilidad confiable no la ganaría nunca. Maduro no tiene prestigio ni siquiera entre el chavismo», agrega.

Sin embargo, alerta que para la oposición tampoco será fácil. «Si aquí logramos buscar un candidato de oposición mínimamente coherente, ganaría. La cosa ahora es conseguir uno, esa es la principal tragedia», señala.

Enfatiza en que la administración de Maduro «no tiene ningún deseo de realizar una elección real, pero aparte de eso ¿quiénes van a competir en esa elección? La situación es sumamente oscura», lamenta.

WhatsApp Image 2020 09 18 at 5.01.05 PM - Impacto Venezuela
Alfredo Coronil, abogado y politólogo. Foto cortesía

Lea también: NO APORTAN SOLUCIONES, pero critican: seguidores de Guaidó rechazan carta a Joe Biden

No más cheques en blanco

Para Alfredo Coronil, en Venezuela no se pueden dar más «cheques en blanco a ningún ‘pistola’ (sic.) porque aparece en programas de televisión». Menos porque «porque es aparentemente muy sexy su imagen o usa una gorra o es joven solamente».

Aclara que «la juventud es necesaria, por supuesto, pero tiene que estar acompañada de una gran cantidad de cosas. No basta por sí sola».

Acerca de si cree en que el oficialismo se ha fortalecido, dijo que «hay un grupo de gente ávida y deseosa de acumular riquezas lo más rápido posible». También de «ejercer el poder por el gusto de fregar a los que no están con ellos. Eso lo vivimos a diario todos los venezolanos. Entonces, sí hay un fortalecimiento relativo».

Sin claridad

A su juicio, una salida a la crisis de Venezuela no está clara. «Hace poco tiempo cuando la desastrosa aventura de Cúcuta, se llegó a pensar que estábamos al borde de una solución. Al final llegamos a esta situación insostenible».

«El panorama se ha oscurecido, no se ve en claridad la posible salida y la situación de los partidos políticos venezolanos es caótica. Todo ello contribuye a que en medio de esta nebulosa y esa confusión como una gran borrachera colectiva, no se vea una salida a corto plazo», afirmó.

Por otro lado, el experto sostiene que «Venezuela está pasando un momento crucial y muy difícil en su historia. Lo está haciendo en las peores condiciones porque nos faltan protagonistas».

«Se critica con frecuencia que estamos muy críticos con la oposición siendo nosotros miembros o personas de la oposición. Pero hay que empezar por criticar lo más cercano que es lo que deseáramos que fuera una alternativa válida», aseveró.

Por parte del gobierno, cree que «Maduro fue un pícher tapón que señaló Chávez en el momento de su enfermedad final. Pero que nunca fue el líder del chavismo. Todo eso contribuye a crear un clima de desconfianza».

«Eso impide que la población, las fuerzas vivas del país, lo agonizante que es lo que queda. No encuentren en qué depositar su confianza en forma masiva y contundente», expresó.

Nicolas Maduro - Impacto Venezuela
Nicolás Maduro «no tiene prestigio ni dentro ni fuera de Venezuela». Foto cortesía

No hay partidos serios ni liderazgos definidos

En cuanto a la oposición, dice que «le faltan muchísimas cosas. En primer lugar, le faltan partidos políticos medianamente serios».

Resalta que no ve los liderazgos de la oposición «lo suficientemente definidos. Estamos en un vacío de liderazgos terrible y lamentablemente. Por lo menos no he podido percibir hasta ahora una nueva dirigencia».

Y sobre las presidenciales y las ofertas opositoras, cree que se debe llegar a un acuerdo. «Yo creo que tendría que llegar obligada por las circunstancias, pero lo ideales que llegue sinceramente a ese consenso».

«Evidentemente, si ahorita se plantea una situación de un arbitraje internacional que garantizara la pulcritud de un proceso electoral, algún candidato se tendría que elegir. Ahora ¿a quién van a elegir? Ese es el temor que a uno le da», enfatiza.

Guaidó… una casualidad

Acerca del liderazgo de Juan Guaidó, dijo que «le faltó ser gobierno. Lo importante de la aplicación del artículo 233 era que sirviera como un elemento para quebrar la farsa. Que se fuera a una transición real, un cambio práctico y concreto de la situación. No una cosa puramente simbólica».

A su parecer, «se pecó, tuvimos que usar esa fórmula que no tuvo el apoyo que se esperaba dentro del país, pero nunca ha sido legítima. La legitimidad supone que tenga el acatamiento y el respaldo».

Agrega que «el respaldo afectivo del país siempre lo tuvo cualquiera que no fuera Maduro. Pero el acatamiento no y básicamente el acatamiento es de las Fuerzas Armadas. La que queda en ridículo es Venezuela como país».

«Tenemos dos presidentes, dos congresos y ninguno sirve para nada. Yo considero que lo de Guaidó fue una gran decepción», manifestó.

Reveló que para él, Guaidó no era el hombre para dirigir el interinato. «Yo nunca pensé que fuera el indicado. Simplemente, ese artículo absurdo de la Constitución establece que el presidente de la Asamblea y da la casualidad que era él. Pero no ha habido ningún juicio de valor para pensar si era o no el hombre para eso».

«Creo que los hechos por desgracia han demostrado que no lo era. Ojalá hubiese tenido todo el éxito y lo pienso con la mayor sinceridad», dijo.

GUAIDO 2 2 - Impacto Venezuela
Juan Guaidó no dio la talla. Foto cortesía

Interinato en el pasado

Según Alfredo Coronil, «este interinato quedó absolutamente en el pasado, si es que alguna vez fue un interinato. Fue un cumplimiento formal, verbal de un artículo absurdo de una Constitución mal hecha, una constitución arbitraria».

Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x