miércoles, mayo 18, 2022
EspecialesOpinión¡El populismo es muy popular… hasta gana elecciones!

¡El populismo es muy popular… hasta gana elecciones!

Desde una mirada crítica, el populismo como enfoque de la política económica de los gobiernos intervencionistas, tienen como objetivo defender el bienestar del “pueblo”, comprometiendo el gasto público, sin incentivar el crecimiento macroeconomico, pero con una intención de mejorar la distribución del ingreso a favor de los sectores más desposeídos de la sociedad, es significativo resaltar que es un modelo donde los intereses políticos se anteponen a los intereses económicos de la sociedad.

Las experiencias socio histórica de América Latina son ejemplos donde se ha fundado el populismo en la política económica – social de los gobiernos, revelan rasgos afines. Es significativo valorar tomando la abstracción de Karelys Abarca, donde plantea “que el populismo logra espacio en primer lugar en terrenos que están abonados aquellos países donde en determinado momento se presentan síntomas de depresión económica, fracasos de políticas liberales y descontento social. En segundo lugar, durante la fase de implantación de la política populista, se busca la reactivación de la economía solo con grandes discursos a las masas y promesas de mejoras en la distribución del ingreso a través de políticas de gasto expansivo, subsidios e incrementos de ingresos de las clases menos favorecidas”.

El término populismo se ha usado en política con dos acepciones diferentes; una de ellas tiene un significado positivo, pero principalmente se usa con una connotación negativa. En algunos casos se identifica erróneamente el populismo con la demagogia: mientras ésta última está referida al discurso del político buscando influir en las emociones de los electores, el populismo está referido a las medidas que toma un político, buscando la aceptación de los votantes.

En venezuela la práctica del populismo ha servido para conservar gobiernos, pero concretamente cuando emergió la llamada Quinta República un proyecto político sustentado en el socialismo del siglo XXI, por Hugo Chávez Fría, se inició una fase desconstrucción en las políticas sociales, económicas y educativa con el propósito de establecer un cambio con tono nebulosos que proponía cambios en la constitución de Venezuela a partir de un elementos sustanciales propios del modelo populista que buscaba quebrar los paradigmas clásico de los antiguos gobiernos Acción Democrática  y Copei que hicieron historia a lo largo de más de cuarenta años, estas organizaciones politicas aportaron grandes avances y desarrollo en el país

A partir del año 1999, Venezuela entra en una etapa de un nuevo proyecto político que desde la mirada crítica y reflexiva tenía claro su propósito en su propuesta de gobierno donde se avizoraba una pseudo práctica del modelo Socialista pero que en lo concreto no era más que el modelo populista.

 La construcción de este modelo pasó por una fase de adecuación donde el objetivo primordial era vitalizar el proceso revolucionario entre el año 1999- 2004, el gobierno  de Chávez estratégicamente apunto su discurso a frase clave propia del populismo tal como:

  • Independencia nacional
  • Con Chávez manda el pueblo
  • Soberanía del pueblo
  • Beneficio colectivo e igualdad de oportunidades para el pueblo
  • El pueblo debe decidir los asuntos nacionales, no a la injerencia internacional
  • Nueva conciencia de clase e igualdad
  • Renovación ideológica

Lo grave, el concepto de populismo es tan complejo, lo han visto como una especie de patria cuyo rasgo distintivo es la equiparación del país y el pueblo, pareciendo este último al universo social integrado por la gente. El patriotismo inducido por Maduro agota sus esfuerzos en dar la sensación de unión con el pueblo, teniendo como los protagonistas a los excluidos, es decir en nombre de estas personas Nicolás Maduro se erige como el defensor de los intereses nacionales frente a la inevitable invasión del imperio norteamericano.

Quedo revelado Maduro en el constructo de su crisis económica estratégicamente  sustituyo la producción por importación por ejemplo los CLAP,  quebrando a la mayoría de los productores nacionales, Maduro aún con los pocos dólares que le entran al país mantiene una visión distorsionada e interesada de lo que se debería hacer ante una aguda crisis económica. Sin duda, todo tiene una clara intención: El populismo se mueve que la gente dependa de las “bondades” del  Estado venezolano o en su defecto de la revolución bolivariana. La gente 80% no conoce los alcances económicos y sociales que pueda arrojar una robusta macroeconomía, el pueblo piensa con pragmatismo en su lucha existencial humana, derivándose una realidad concreta: ¡El populismo es muy popular y gana hasta elecciones!

Marcos Hernández López presidente de Hercon Consultores

Correo: hernándezhercon@gmail.com

Síguenos en Twitter: @Hercon44 / @Herconsultores / IG: @hercon44

LO + VISTO