martes, junio 22, 2021

EL PODER DE LA RESPIRACIÓN: Aprender a respirar es aprender a vivir

Los especialistas coinciden en la importancia del poder de la respiración, tanto para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo como llenarnos de la energía vital que está en el aire

Si hay una función de nuestro organismo que es vital para la vida, es la respiración. Podemos dejar de dormir, de tomar agua y hasta podemos dejar de comer, pero jamás podemos dejar de respirar.

En la actualidad, la pandemia nos ha demostrado lo importante que son las vías respiratorias y la función de respirar para garantizar la vida.

Impacto Venezuela consultó a dos especialistas en el área de la respiración: un neumólogo, el doctor Pablo Rausseo y una terapeuta holística, Renacedora Sandra Landaeta.

Ambos coinciden en la importancia de saber respirar tanto para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo como para inspirar la vida y llenarnos de la energía vital que está en el aire.

Lea Tamnién: ¿Superaste la Covid-19 ? Te contamos 5 ejercicios que puedes hacer en casa

Oxigenar los tejidos

Pablo M. Rausseo Rivas es egresado de la Facultad de Medicina de la UCV, con más de 33 años de experiencia en el área de emergencia. También es especialista en terapia intensiva y en neumología clínica.

Rausseo explica que aunque parezca obvio hay que tener presente que la capacidad respiratoria garantiza la oxigenación de cada una de las células de nuestro cuerpo y de cada uno de los órganos.

Es por ello que recomienda en casos de estrés o de angustia respirar calmadamente.

“Inhalar y exhalar. Tomar aire oxigena los tejidos, las funciones cardiacas mejoran. Vivir estresado, respirar con la frecuencia cardiaca” no es respirar bien.

«Es importante tomar conciencia que dependiendo de la capacidad pulmonar que se tenga, en esa medida somos capaces de eliminar Co2 y de llevar oxígenos a todos los órganos», indica.

¿Cómo saber si respiramos bien?

«Si vives medio chueco no estás respirando adecuadamente. Estás estresado y hiperventilas, respiras con la frecuencia cardiaca aumentada, con el volumen corriente disminuido, oxigenas inadecuadamente. Si tu corazón tiene arritmia».

Estas son las características que indican que tu respiración está irregular.

«Todo eso tiene que ver con la cantidad que puedas meter y sacar de Co2 de tu organismo», explica Rausseo.

Para Rausseo es vital «darle la importancia a la inhalación, en las actividades cotidianas. Inhala, retén el aire un poquito para que se distribuya bien. Tratar de relajarte, para que la  frecuencia cardíaca esté acorde con tus requerimientos de energía».

 

Lea También:Claves para fortalecer el sistema inmunológico: descansar, actividad física y una buena alimentación

Aprender respirar es aprender a vivir

Aprender a respirar es aprender a vivir. Por ser un proceso inconsciente muchas veces no percibimos que respiramos muy mal. La respiración va mucho más allá de llevar aire a los pulmones.

Es un proceso mucho más profundo que nos lleva a tomar energía del aire que respiramos para limpiar, fortalecer y accionar cada célula de nuestro cuerpo y también para concertarnos con esta parte divina a la que todos tenemos acceso.

Sandra Landaeta, es Renecedora, una herramienta de crecimiento personal que se basa en el proceso de respiración.

Explica que a través de la respiración consiente y conectada podemos emprender un viaje hacia el autoconocimiento con beneficios a nivel físico, entre ellos mayor vitalidad y más salud.

“Tenemos inconsciente el flujo de la respiración y los pulmones se van debilitando. Así como nuestro sistema respiratorio: la nariz, la laringe y a faringe».

A través de estos procesos inconscientes creamos malos hábitos de respiración.

Sandra Landaeta nos regaló este ejercicio de respiración con el que podrás comenzar a revisar tu proceso respiratorio y aprender un poco más acerca de cómo respiras tu vida.

Entrena tu respiración

Hay una serie de recomendaciones que podemos tomar en cuenta para mejorar nuestra respiración. En tiempos de coronavirus, podemos fortalecer el sistema respiratorio y mejorar nuestros hábitos.

Estos son los 8 consejos que puedes practicar a diario recomendados por Saber Vivir TV

1. Cuida la postura

Algunas posturas favorecen que los pulmones se expandan y mejoran el acceso del aire a su interior: tumbada, usa preferiblemente una almohada de una altura media y adopta una postura fetal, la más adecuada para facilitar el movimiento del aire dentro del cuerpo.

Al caminar, mantén la espalda recta y la mirada al frente para facilitar la respiración, y márcala con el ritmo al caminar. Por ejemplo, coge aire en un paso, suéltalo en dos.

Cuando estás sentada, la postura que más facilita la respiración es la que permite apoyar bien toda la espalda procurando que la columna quede bien alineada y los hombros relajados.

2. Bajar de peso

La grasa afecta a los pulmones .Y si además ese exceso de grasa se almacena especialmente en el abdomen es peor: eso dificulta la respiración porque eleva el diafragma, lo que aprieta la caja torácica y limita la función pulmonar.

3. Caminar a primera hora

Un estudio publicado en la revista “Allergy” sugiere que las personas con asma que sufren deficiencia de vitamina D son más propensas a sufrir ataques y concluyen que esta vitamina ayuda a respirar mejor. Puedes obtenerla exponiéndote al sol a primera hora, diez minutos al día.

4. Aire limpio en casa

La Agencia de Protección Medioambiental asegura que el aire que se respira en casa puede estar muy contaminado por la presencia de radón, un gas de origen natural que procede de la desintegración de sustancias de las rocas y el suelo. Con una buena ventilación y evitando grietas y huecos en plantas bajas se evita.

Existen purificadores de aire que ayudan a eliminar esas toxinas. Controla también el nivel de humedad: lo ideal es que sea del 45%. Si se te secan la piel o los ojos con facilidad, coloca humidificadores.

5. Evita respirar tóxicos

Los gases tóxicos y partículas en suspensión (de las pinturas, los insecticidas…) irritan pulmones y bronquios y facilitan el desarrollo de enfermedades respiratorias.

Consejos útiles

6. Mantén una buena hidratación

Las vías respiratorias tienen que defenderse de los patógenos externos y lo hacen generando mucosidad, pero el organismo no puede fabricar esa mucosidad correctamente si no está hidratado, por lo que te conviene tener este aspecto en cuenta.

No en vano, la deshidratación se considera un factor de riesgo para sufrir enfermedades respiratorias, como el asma y la bronquitis crónica. Bebe 8 vasos de agua al día para proteger los tejidos pulmonares.

7. Alimentos que ayudan a los pulmones

El huevo y los vegetales rojos, verdes o amarillos intensos contienen vitamina A, que actúa mejorando las membranas respiratorias.

Los cítricos, el kiwi, el tomate y los berros aportan vitamina C, que protege las células de toxinas como el CO2, las nitrosaminas de los alimentos o los radicales libres.

También te convienen las acelgas y las almendras, ya que su vitamina E es el mejor nutriente para el pulmón porque lo fortalece y reduce el riesgo de enfermedad pulmonar grave.

El pescado, el marisco y los cereales integrales aportan selenio, una sustancia que, como la vitamina E, desintoxica de los metales pesados y los tóxicos.

El zinc de las legumbres y la levadura de cerveza protege el ADN celular y tiene un papel importante en el proceso de expulsión del CO2 de los pulmones.

8. Ejercicios que fortalecen tus pulmones

Deportes como caminar, nadar y correr de forma suave y disciplinas como el yoga, el pilates y el taichí son los más adecuados ya que implican respiraciones rítmicas y conscientes.

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓