domingo, julio 25, 2021

El BID recomienda reconstruir el pacto social para enfrentar secuelas del coronavirus

La institución sugiere hacer énfasis en el reto para estimular la economía y reforzar áreas como los gastos en salud

El Banco Interamericano de Desarrollo preparó algunas recomendaciones para ayudar a los países de la región a superar la coyuntura generada por la COVID-19, entre ellas la reconstrucción del pacto social.

«Mientras dure la pandemia, América Latina y el Caribe estará transitando un túnel lleno
de incertidumbre. No se sabe sobre todo cuán largo es: cuánto tiempo hasta que emerjan terapias o una vacuna, o hasta que se aprenda sobre las mejores prácticas de control de la pandemia para convivir con un virus de letalidad no conocida. Existe eso sí certeza sobre los retos económicos y sociales enormes que enfrentarán los países a la salida del túnel, y que para responder a estos retos no bastarán las estrategias del pasado, si no que será necesario un nuevo compacto social», remarca el trabajo difundido por el BID.

Entre otras cosas se plantea que, frente al poco espacio fiscal actual que enfrentan las naciones, es preciso reasignar gastos a aquellos que favorezcan el crecimiento y la equidad, respetando otras exigencias como las de salud pública; y cambiar la estructura tributaria para que desincentive menos la actividad económica productiva, buscando que apuntale mejor la equidad y la estabilidad fiscal.

En vez de buscar el crecimiento inclusivo solo a través de políticas fiscales que aumenten la demanda agregada, focalizar las reformas en bajar los costos de la actividad económica, rastreando y eliminando barreras regulatorias y tributarias que tienen impacto en el costo de nuevos emprendimientos y la creación de empleo.  

Para el BID es urgente: Evitar crisis sistémicas, tanto fiscales como financieras, limitar pérdidas que frenarán la recuperación tanto de la salud como económicas, comenzar la reconstrucción del compacto social, estableciendo una senda clara de reformas que sentarán las bases de un crecimiento inclusivo al salir de la crisis.

Aunque el informe no menciona a Venezuela, que tiene una realidad particular en la región, allí se hace énfasis en la necesidad de mantener el tejido productivo de la economía y se rescata el valor de las empresas para ello, dejando en claro la responsabilidad medular de las políticas económicas que se adopten en los países pensando en minimizar daños y garantizar el crecimiento después de la pandemia.

Si desea ver el informe haga clic aquí:

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓