lunes, diciembre 6, 2021

Dieta venezolana: ¿qué compran con 2 dólares?

Para el venezolano es una ruleta acceder a alimentos. En su dieta compra pasta o azúcar pero no carne; todo en medio de la dolarización

Los periodistas de Impacto Venezuela Esteninf Olivares y Sandino Ignacio Yaguare acompañaron a comprar a familias venezolanas. Su presupuesto: dos dólares, ¿Qué lograron comprar? ¿Cuál es su dieta?

Si quieren comprar café deben sacar de la lista de mercado pollo, papel higiénico u otros artículos «inalcanzables» para quienes dependen de un salario mínimo.

Hay para pasta, tubérculos o granos; la carne, el pollo o el pescado se ve muy de vez en cuando en el plato y nada de pensar en comprar ropa o zapatos.

¡Que cuesta arriba es para un venezolano promedio comer!. Aunque parezca exagerado para una familia en cualquier lugar del mundo es normal acudir a supermercados o abastos para hacer sus compras, en Venezuela significa un verdadero dolor de cabeza.

Los mercados se convirtieron en «joyerías» pues llevar comida a la mesa es un lujo. Con dos dólares, que equivalen hoy a 900 mil bolívares, toca sacar de la lista, frutas y proteínas e incluir tubérculos.

«Hoy más que nunca hay que echarle más agua a la sopa para rendirla» dicen muchas mamás y abuelas de forma coloquial y que lapidaria es esa frase ahora.

Recorriendo el Mercado Municipal de Chacao conversamos con Blanca Pérez en su puesto de verduras. Cuenta que a veces para ayudar a la gente hace promociones.

Al preguntarle ¿Qué puedo comprar con dos dólares en tu negocio? dijo: «a veces les doy algo adicional a la gente, yo vendo la verdura limpia y cortada pequeñita así es más fácil para cocinar y rinde más».

Las proteínas en Venezuela pasaron de ser básicas a poco prioritarias. A la carne como al pollo también le salieron alas de lo alto que está su precio. Cada visita al mercado toca reducir la cantidad que se compra.

José Roa trabaja desde hace más de 10 años en una carnicería en este mismo centro de compras en Caracas. «Con 2 dólares puedo llevar a casa medio kilo de carne molida o un par de bistecs», aseguró.

Con una sonrisa en el rostro y un chiste como buen venezolano Roa dice «la harina pan la compro cada día más cara y lo que falta. Si ganará sueldo mínimo no pudiera ni comer muchacha».

¡Pescado no es más que un recuerdo!

Consumir alimentos ricos en Omega 3 como el pescado y los frutos del mar no es opción para quien depende de un salario mínimo en este país.

Las amas de casa solo pueden llevar a su hogar, dos kilos de sardinas si su presupuesto es de dos dólares. Como millones de madres en Venezuela es básicamente un acto de magia tener un plato balanceado frente a sus ojos cada mediodía.

«Desde que llegó este gobierno ningún venezolano come bien» dijo sin titubear Abraham Blendin. Al mostrale dos billetes de un dólar solo pudo asegurar que con suerte compra una alguna golosina para su hija.

«Algo siempre falta en la mesa. Si comes plátano no hay arroz. Si comes carnes no hay ensalada o jugo. Nunca podemos comer un almuerzo completo».

Este 22 de octubre el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (CENDAS) público el costo de la canasta alimentaria familiar.

Ilustración: CENDAS

Un venezolano necesita hoy un salario mínimo de 253 dólares para poder comprarla. Al precio del dólar actual el sueldo mensual de cualquier profesional en Venezuela que labore para la administración pública percibe 0.88 centavos.

Ilustración: CENDAS


Para el venezolano se convirtió en una ruleta poder comprar alimentos. Si te alcanza para carne no compras pasta o azúcar. Si quieres comprar café debes sacar de la lista de mercado pollo, papel higiénico u otros artículos «inalcanzables» para quienes dependen de un salario mínimo.

Dolarización en Venezuela

Nicolás Maduro implantó una dolarización de facto en Venezuela. Para los venezolanos adaptarse a esta nueva realidad económica ha sido toda una odisea.

Venezuela posee el salario mínimo más bajo del mundo al ubicarse por menos de 93 centavos de dólar.

Si bien, el dólar resulta la mejor opción para proteger los ingresos de la devaluación, no es precisamente esta la moneda que obtiene la mayoría como salario.

Esta baja remuneración ha causado que los venezolanos solo dispongan de dinero para comprar alimentos. Incluso aquellos que logran obtener divisas, no escapan del alto costo de la comida y bienes manufacturados.

Judid Tovar es una madre carabobeña, asegura que el dinero que recibe en bolívares y dólares, solo le alcanza para que ella y los otros 4 integrantes de su familia puedan medio comer.

“Tenemos que gastar más o menos para medio comer, porque es para medio comer. Hoy gasté casi veinte dólares”, expuso Tovar.

Hay otros venezolanos que para estirar el poco dinero, recorren decenas de comercios en busca de precios accesibles. Una de estas personas es Yormilda Coronel. Ella y su esposo viajan desde San Diego hasta Valencia solo para aprovechar las ofertas que hacen algunos comercios en la capital carabobeña.

Lea también: Migrante, refugiado y desigual en salud

No alcanza para ropa o calzado

“El costo de verdad es muy competitivo. De hecho, venimos de San Diego a adquirir los productos aquí, porque de verdad los precios son súper, súper económicos”, señaló Coronel.

Agregó que sus ingresos son en bolívares y solo le alcanzan para comprar alimentos. Para la ropa o el calzado, recurre a la ayuda financiera de familiares en el extranjero.

La problemática es aún más compleja para los que no tienen vehículo y habitan en comunidades lejanas a las zonas comerciales.

La falta de transporte público y el alto costo de los taxis, obliga a este grupo de venezolanos a comprar en pequeños abastos ubicados en sus localidades, donde el precio de los productos es mayor.

Por otra parte están los dueños de automercados, como es el caso de Camilo Pereira. Diariamente abre las puertas de su establecimiento con la meta de dar al cliente un buen producto y al mejor costo.

“Tenemos que buscar los productos lo más barato posible y comprar muchas cantidades para poder abaratar los costos y esos costos en vez de recibirlos uno como utilidad, ofrecérselos al cliente”, indicó Pereira.

En promedio las personas consultadas indican que su inversión semanal para alimentos es de 20 dólares, lo que representa más de 20 salarios mínimos.

Informe de Esteninf Olivares y Sandino Ignacio Yaguare – corresponsales Caracas y Carabobo

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓