martes, junio 22, 2021

«Dialogar con Maduro es como meterse en una paila con el diablo»: Ledezma asegura que Guaidó «ya probó de esa pócima»

Para Antonio Ledezma, Guaidó al dialogar, terminaría «reconociendo a Maduro. Sería como un harakiri, eso es un bumerán, una pesada lapida. Él es presidente interino mientras Maduro siga siendo un usurpador por no tener legitimidad de origen ni de desempeño»

Para el exalcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, la posibilidad de un diálogo entre Nicolás Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó es más de lo mismo. Pero, es aún peor, es como «meterse en la paila con el mismo diablo».

En conversación con Impacto Venezuela, Ledezma argumentó que desde hace más de una década hay diálogos con el chavismo, sin resultados.

«Hemos participado en 13 procesos de diálogo y en todos ha habido moderadores. No es la primera vez que hay una moderación internacional. Comenzó en el 2003 con la participación del expresidente César Gaviria. También lo hicimos con la intervención del grupo de Boston», recordó.

Agregó que se produjo otro proceso «en el 2016, con el aval de El Vaticano. También lo hubo en Santo Domingo, con la moderación de Noruega y además está el proceso de Barbados».

Lea también: Polarización, voto en el exterior y división geográfica: claves de la incertidumbre en elección presidencial de Perú

En todos, el resultado ha sido el mismo. Nada.

«Cuando se dialoga con una narcotiranía, las posibilidades son limitadas. Es como si uno se metiera en una paila a dialogar con el diablo», comentó.

A su juicio, «la única garantía es que la comunidad internacional, Estados Unidos, Colombia, Canadá, Brasil, Inglaterra y la Unión Europea, entre otros, se pongan en una posición firme de presión. Que le den una ultima oportunidad a Maduro para salir de la crisis de la cual él es responsable».

Para Ledezma, «la salida no puede ser únicamente electoral. Porque la crisis en Venezuela no se resuelve con elecciones cuando se tiene un estado criminal».

Recordó que «ya Guaidó dialogó, cambió la estrategia. Mandó a la gente que protestaba a su casa en el 2019, mientras se instalaba el dialogo en Barbados. Él ya ha probado esa pócima Madurista», remarcó.

También alertó que «Maduro es experto en diálogos falsos, por lo tanto creo que Maduro, el único incentivo que tiene para dialogar es que le levanten las sanciones pero a cambio de nada».

Sostiene que «Maduro cree que puede salir airoso de un dialogo en tanto y en cuanto se desmonte la amenaza creíble. Por eso Maduro trata de volver a montar un show televisado cuando dice que debe ser público y en cadena nacional».

Advirtió también que «al fin y al cabo el no quiere una solución dialogada, quiere usar el diálogo como un ardid para ganar tiempo y desprestigiar a los actores de la oposición. Quiere descalificar y desmontar lo que queda de ánimo en el alma de los venezolanos».

Y finalmente, hizo una advertencia a Guiaidó, que «no termine reconociendo a Maduro. Sería como un harakiri, eso es un bumerán, una pesada lapida. Él es presidente interino mientras Maduro siga siendo un usurpador por no tener legitimidad de origen ni de desempeño».

LO MÁS RECIENTE

LO MÁS LEÍDO

Sigue leyendo ↓ ↓