lunes, mayo 16, 2022

DESNUTRICIÓN Y TUBERCULOSIS: las plagas que han matado a 90% de los reclusos en Lara

La tuberculosis es altamente contagiosa y en los penales de Lara empeora esta situación, por la falta de alimentos y atención médica que aumenta el riesgo para los reclusos

El hambre sigue azotando a la población reclusa. En el estado Lara han muerto 98 reclusos en los últimos dos años y 90% de los decesos se asocian a la desnutrición y tuberculosis. Esta última, además de ser una de las más contagiosas, empeora debido a la malnutrición de la población penitenciaria.

Durante año 2021 murieron 39 reclusos, de ellos 35 por enfermedades como desnutrición, tuberculosis e insuficiencia respiratoria.

Según la Prensa de Lara, los reclusos en la entidad carecen de atención médica, además de padecer por el hacinamiento y el poco acceso a los alimentos.

La situación afecta a los reclusos de la Comunidad Penitenciaria Fénix-Lara, Centro Penitenciario David Viloria y calabozos policiales.

«Desde que comenzó la pandemia a muchas madres se nos ha hecho difícil traerle la comida. En los penales hay presos que son de otros estados y sus familiares no pueden traerles los alimentos», comentó Iris Páez, hermana de un detenido.

Lea también: LA TUBERCULOSIS ARRASA con la vida de la mayoría de reclusos en el estado Lara

El Observatorio de Prisiones ha denunciado que los reos que se han contagiado con tuberculosis también sufre por desnutrición, lo cual se ha acentuado durante la pandemia.

La ONG destaca que el año pasado, en Venezuela murieron 171 privados de libertad. El estado Lara lidera las estadísticas, seguido del Zulia con 28 detenidos fallecidos por diferentes causas.

«El Estado es garante de la protección de los privados de libertad. Son los responsables de llevar los alimentos a las cárceles y que ellos tengan acceso a la alimentación», sostuvo Carolina Girón, directora del OVP.

Girón explicó que 71.6% de los reclusos reciben alimentación por parte de sus familiares y no del Ministerio Penitenciario. 28% de la población reclusa recibe alimentos del Estado, mientras que 2% está «condenado a morir», dijo.

Algunos de los reclusos, pertenecientes a ese 2%, sobreviven por la caridad de los demás reclusos.

La directora de OVP denunció que dentro de los penales con régimen (cerrado) reina la corrupción. Esto, debido a que los pocos productos de alimentos que el Estado envía quedan en manos de los funcionarios. Ellos, a su vez los venden a la población penitenciaria.

«El Gobierno no ha tenido voluntad política. Lamentablemente se olvidó de los presos», dijo Girón.

Mantente actualizado

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓