jueves, septiembre 16, 2021

Depresión y ansiedad: el agujero negro del que se puede salir

La ansiedad y la depresión son conocidas como terribles enfermedades que afectan la salud mental, pero es importante conocer algunas herramientas para abordar estos temas que pueden afectar negativamente sus vidas

En los últimos tiempos, quizá los trastornos de ansiedad o depresión, se han visto mucho más comunes, incluso, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, 1 de cada 3 personas en el mundo ha padecido de depresión.

Por lo que según datos recientes, este padecimiento afecta a más de 300 millones de personas en el mundo.

En muchos de los casos, esta condición puede derivar las autolesiones y, cada año, cerca de 800.000 personas se quitan la vida tras vivir con depresión.

Según la OMS, la depresión es la cuarta enfermedad más discapacitante, por lo que son muchos los alertas que se deben tomar en consideración para recurrir a ayuda especializada.

Incluso, el desarrollo de la ciencia, permitió hace más de 50 años que se crearan tratamientos para frenar la depresión.

¿Por qué se agravaron estos padecimientos?

Sigfrido Rangel, especialista en infectología y epidemiología, señaló que los meses de confinamiento ocasionados por la pandemia, la situación crítica en los hospitales, los duelos sin despedidas y los problemas económicos elevaron los problemas de salud mental.

«Se estima que durante el confinamiento el 80 % de las personas desarrollaron emociones que podrían afectar su salud mental como angustia, miedo e incluso pánico y terror», afirmó.

Tratamiento indispensable

Felipe Vázquez, especialista en psiquiatría, indicó que la depresión no es un signo de debilidad.

Por lo que es importante que los pacientes reconozcan que la padecen.

Asimismo, dijo que existen diversos tratamientos para tratar este padecimiento, entre ellos se encuentra la terapia de conversación.

También la medicación depresiva o la combinación de ambos métodos.

«En el plano mundial se ha planteado que el tratamiento más adecuado para la depresión es aquel que combina el uso de fármacos antidepresivos con psicoterapia cognitivo conductual o interpersonal», refirió.

Puntualizó que los antidepresivos representan una opción efectiva, segura y de rápido efecto.

Pues en dos semanas pueden presentar diferencias notables en el bienestar de las personas.

Destacó que actualmente existen nuevos tratamientos como el clorhidrato de anfebutamona.

El cual ayuda a las personas que viven con trastornos de depresión a recuperar su energía, placer, motivación y felicidad para continuar con sus actividades diarias.

Finalmente, los expertos recordaron que es muy importante no automedicarse.

Ya que el antidepresivo es personalizado, por lo que es indispensable acudir con un médico especialista para recibir un diagnóstico, así como el tratamiento adecuado.

Pero, cómo saber si presento depresión o ansiedad

No son iguales, pero pueden derivarse, la depresión y la ansiedad, son inestabilidades que ponen en juego la salud mental del ser humano.

Por ello, es importante estar alerta a cualquier síntoma que impida llevar una vida con normalidad.

Aquellos pensamientos, o hábitos que comprometan el estado de ánimo, rendimiento habitual, entre otros.

La ansiedad se relaciona con el miedo al futuro, temor a que se produzcan consecuencias desagradables que se presuponen van a suceder.

La depresión, por el contrario, tiene que ver con una minusvaloración del propio paciente y una tristeza profunda en el momento presente.

Luego de tener en cuenta cuáles son las diferencias entre ambos, estos son algunos síntomas, que se deben tomar en cuenta, para determinar cómo es la salud mental del ser humano.

Síntomas que alertan

Estos son algunos indicios de que algo no anda bien en la salud mental, por ello, la recomendación es acudir a un especialista.

  • Sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad o vacío
  • Irritabilidad frustración o intranquilidad
  • Culpabilidad o impotencia
  • Pérdida de interés o placer en las actividades o pasatiempos
  • Fatiga, disminución de energía o sensación de que estás más lento
  • Dificultad para concentrarse recordar o tomar decisiones
  • Complicaciones para dormir o despertarse temprano, o dormir demasiado
  • Sentimientos de desesperanza o pesimismo
  • Cambios en el apetito o en el peso sin haberlos planificado
  • Dolores y molestias dolor de cabeza, calambres o problemas digestivos sin una causa física
  • Intentos de autolesión o pensamientos sobre la muerte o quitarse la vida

Cómo preservar tu salud mental

Ante esta situación, lo mejor es recurrir a un especialista que atienda lo sucede, sin embargo, la doctora, Aisquel Machado, ofrece recomendaciones de cómo mejorar el estilo de vida ante alertas del posible compromiso de la salud mental del ser humano.

  • Mantenerte activo
  • Acepta ayuda para explorar tus emociones con un profesional
  • Permite a tus amigos planear encuentros contigo
  • Utiliza el humor la música y el baile, meditación
  • Genera sentimientos opuestos frente a aquellos de minusvalía y catástrofe
  • Toma descansos cortos, pero frecuentes. No todo gira en torno a tus obligaciones

¿Cómo buscar ayuda?

Al experimentar cambios en el ánimo, y notar inestabilidad en la salud mental, las personas pueden encontrarse confundidas.

Quizás la falta de información incremente la confusión, de cómo salir de este espiral.

Por ello, es importante conocer la diferencia de los especialistas y cómo puede ayudar un psicólogo o psiquiatra según sus requerimientos.

El psiquiatra, Jan Acosta, resaltó que ambos dan psicoterapia, y aclaró que es importante entender que los dos ven a personas sanas.

Resaltó que las terapias que apliquen, dependerá del estilo del terapeuta.

“La corriente terapéutica que apliquen; ya sea psicoanálisis, cognitivo conductual, conductual y demás, dependerá de lo que le guste al terapeuta”, explicó.

Y aseguró que tanto el psiquiatra como el psicólogo pueden ser psicoanalistas.

También, acotó que ambos pueden ver pacientes «sanos» y pacientes graves, hospitalizados.

Resaltó que ambos se complementan. “El psiquiatra puede referirte al psicólogo, y viceversa”, aclaró.

“Brindan primeros auxilios psicológicos (PAP), independientemente de que el psiquiatra medique y el psicólogo no”, afirmó.

Septiembre: mes de prevención

Septiembre es un mes importante para concientizar sobre estos temas que comprometen la salud mental del ser humano.

Es el mes de prevención del suicidio. Este desenlace es una de las principales causas de muerte en todo el mundo.

Cada año cerca de 700.000 personas se quitan la vida y muchas más intentan hacerlo.

El 10 de septiembre es el Día Mundial de la Prevención del Suicidio.

El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años y sigue siendo un gran tabú para muchas personas.

Por ello es importante evaluar los síntomas que desarrolla el ser humano y acudir inmediatamente a un especialista que brinde las herramientas para poder superar este episodio.

La prevención es necesaria para evitar terribles desenlaces, por eso es importante la comunicación con su círculo cercano sobre lo que ocurre en la salud.

LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓