miércoles, agosto 17, 2022

CRISIS UNIVERSITARIA: profesores mayores de 60 años padecen por mala alimentación y bajos salarios

Un estudio realizado por el Laboratorio de Desarrollo Humano denuncia que la educación universitaria pasa por una de las peores crisis de la historia del país, afectada porque gran parte de los docentes son mayores de 60 años y ellos no tienen acceso a servicios de salud adecuados y tampoco puede costear sus medicamentos

El futuro de un país reposa en sus jóvenes, pero, a la vez, estos tienen que recibir educación de calidad que se imparte desde la escuela y finaliza en las universidades.

No obstante, la crisis que afecta al país ha golpeado gravemente a los docentes universitarios, quienes padecen por varios problemas, principalmente la mala alimentación y falta de acceso a medicamentos, hecho que deriva de los bajos salarios.

El Laboratorio de Desarrollo Humano, ONG dedicada al estudio de distintos grupos sociales en el país, elaboró un informe a principios de este mes, en el cual se denuncia que «la universidad venezolana no escapa de la crisis humanitaria completa que azota al país.

Destaca que los profesores universitarios activos mayores de 60 años son los más afectados.

El estudio se hizo sobre la base de la Encuesta del Observatorio de Universidades.

«En la misma se distinguen tres grupos de edad: entre 25 y 39, entre 40 y 59 y de 60 en adelante». Pero, centra su atención en el último grupo, porque 25% de los docentes en las casas de estudios superiores se encuentran ese segmento.

«Si se suma el porcentaje correspondiente a los profesores pertenecientes al grupo etario de 40 a 59 años, la proporción de quienes se mantienen activos después de haber alcanzado el derecho a la jubilación sobrepasaría con mucho aquel 25%», resalta.

Es bueno recordar que ese derecho se adquiere a los 25 años de servicios y dado que el inicio es normalmente antes de los 30 años, muchos a mediados de los cincuenta ya lo tienen.

Lea también: Educación universitaria EN EMERGENCIA: 48% de los docentes comen menos de tres veces al día

La jubilación ya no es un beneficio

El estudio hace la salvedad de que en Venezuela hay «una prolongación de la vida académica activa por razones inherentes a la naturaleza de la propia actividad». Por ello, «se añade un factor cuyo origen procede de la severa crisis universitaria y nacional».

En consecuencia, «el hecho de que la jubilación en cuanto derecho legal ha dejado de constituir un beneficio económico dado su insignificante monto».

El informe alerta que «todas estas circunstancias ponen de manifiesto el envejecimiento que acusa el cuerpo académico de la mayoría de las universidades públicas».

Resalta que que «solo un pequeño 13% de los profesores activos se encuentre en el grupo etario 25 a 39 años lo que evidencia la debilidad del proceso de recambio generacional».

Y esto ocurre «por la pérdida de atractivo de la carrera académica», como consecuencia «de los bajísimos salarios y el éxodo profesoral y también de alumnos que ha conducido a contingentes numerosos a emigrar,».

Además, «el envejecimiento unido al éxodo también ha transformado la academia como opción de vida. La dedicación exclusiva al ejercicio de la profesión solo se conserva en el estrato de 60 años o más, disminuyendo considerablemente en los menores».

Mal alimentados

Al igual que el resto de la población, «el profesorado universitario se enfrenta al grave problema de no alimentarse adecuadamente», dice el estudio.

Por ello, se ha evidenciado «un deterioro creciente y continuado de las condiciones de vida» de estos profesionales.

Denuncia que el reciente aumento salarial impuesto por el Ejecutivo, en marzo de 2022 «castiga severamente a todos los profesores universitarios, pero con mayor intensidad al estrato de 60 años y más».

Entre otros beneficios afectados, «las primas por antigüedad y profesionalización se reducen significativamente y la de titularidad desaparece».

Subraya que, en estas circunstancia, pareciera que «la intención es desalentar la carrera académica y la permanencia del profesorado en la universidad».

Muertes en aumento

La encuesta resalta que «la morbilidad del profesorado universitario de edad avanzada puede superar 40% en algunas patologías. Hipertensión y patologías visuales ordinarias miopía y astigmatismo aparecen como las más frecuentes».

Asimismo, «90% de los encuestados declara tener dificultades de acceso a los medicamentos. Todos han tenido que acudir al auxilio de familiares o amigos para adquirirlos o vender bienes, pero la cifra aumenta en caso de los mayores de 60 años».

«51% dice haberlo hecho y un 54% debió desprenderse de bienes u objetos personales con la misma finalidad», añade.

El informe concluye que «una de las caras de la crisis universitaria se refleja en sus profesores mayores. La precariedad y fragilidad en el cuidado de la salud se hace manifiesta en el dato de que tres cuartas partes del profesorado de ese grupo dejó de hacerse exámenes médicos rutinarios desde hace más de un año».

Google News
Síguenos aquí

Mantente actualizado

Suscríbete a nuestro newsletter para recibir noticias y eventos importantes.

Nunca te enviamos spam, ni compartimos tu dirección de correo electrónico.
Aprende más de nuestra política de privacidad.

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
LO MÁS RECIENTE
Sigue leyendo ↓ ↓
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x