lunes, julio 26, 2021

¿CONSPIRACIÓN? Primer Ministro de Haití, «dio la orden de matar al Presidente»

Giro sorprendente en investigación por magnicidio de Jovenel Moïse, el primer ministro Claude Joseph, en la mira por asesinato. Fue delatado por tres colombianos

Tres colombianos delataron al primer ministro Claude Joseph y señalaron que del grupo de mercenarios solo siete conocían del plan. Los demás viajaron engañados.

FBI reveló las pruebas que vinculan al gobernante interino con el magnicidio de Jovenel Moïse.

Todo comenzó a planearse en noviembre de 2020 en el edificio de la sede de CTU Security en Miami.

Allí estuvieron reunidos el venezolano Antonio Intriago, dueño de la empresa, el gerente colombiano Arcángel Pretel, el haitiano-estadounidense James Solages, un diplomático haitiano de apellido Askard, el médico haitiano Christian Sanon, y el colombiano Jonathan Rivera García.

Planeaban secuestrar al presidente Moïse para tomarse el poder y dejar como presidente a Claude Joseph, el actual primer ministro de Haití.

La revelación da un giro sorprendente a la investigación y posiciona, según las autoridades haitianas y los investigadores del FBI al primer ministro como el responsable del crimen.

Claude Joseph gobierna actualmente el país como reemplazo del presidente asesinado, quien este miércoles anunció cómo serían las exequias del mandatario haitiano.

“Se hizo un acuerdo con la esposa del presidente Moïse para crear una comisión que organice un funeral solemne y digno para el jefe de Estado del país”, dijo Joseph.

Pruebas comprometedoras

También se conoció que entre las pruebas hay llamadas telefónicas y fotos de reuniones que vinculan al primer ministro con los mercenarios colombianos.

Asimismo los investigadores tienen la trazabilidad de la labor de cada uno de los partícipes de la conspiración.

Tras la reunión en Miami, el colombiano Pretel y en especial el haitiano James Solages volvieron a buscar a Jonathan Rivera, quien había estado en la reunión, y quien los llevó hacia su hermano, el capitán retirado del ejército Germán Rivera, y hacia el sargento retirado Duverney Capador, informó Caracol Noticias.

Ellos tres se convertirían en los enlaces claves con los mercenarios colombianos y el primer ministro.

Sin embargo, Jonathan no estuvo en la operación y se convirtió en un testigo de excepción en este caso.

Mientras que su hermano Germán terminó capturado en Haití y Capador murió en la residencia del presidente.

Se sabe que los investigadores documentaron que, entre noviembre y mayo, Solages sostuvo comunicación telefónica constante desde Miami con Capador y los hermanos Rivera.

Además aparece en el escenario otro hombre clave: el abogado y líder político haitiano Phenil Gordon, que consiguió las armas para los mercenarios.

Lea también: ¿Cómo «engañaron» a colombianos que terminaron involucrados en magnicidio en Haití?

El alistamiento de los ex militares

CTU habría designado al capitán Germán Rivera y al sargento Duverney Capador para reclutar a los mercenarios quienes acudieron a sus contactos con tres empresas colombianas reclutadoras de militares retirados.

También se le sigue el rastro a una multinacional británica, una de las más grandes del mundo en el mercado en servicios de seguridad y a sus representantes en Colombia.

Entre Capador, Rivera y estas empresas habrían contactado al menos a 200 militares retirados en Colombia para ofrecerles un trabajo en el Caribe.

En mayo ya tenía a los 21 retirados entre oficiales, suboficiales y soldados. Fueron los que viajaron a Haití. De ellos solo siete conocían el verdadero objetivo de la misión: secuestrar al presidente Moïse.

Lo que pasó el 7 de julio

El 6 de mayo, tanto como el sargento Duverney Capador, los hermanos Germán y Jonathan Rivera y un amigo de ellos, el piloto y policía retirado Ronald Ramírez, salieron del aeropuerto El Dorado hacia Ciudad de Panamá.

Noticias Caracol conoció en exclusiva imágenes que prueban su tránsito por el aeropuerto Tocumen de Panamá y abordaron un vuelo con destino a Santo Domingo, República Dominicana.

De acuerdo con los testimonios de los hermanos Rivera, ese mismo día, el grupo se encontró en Santo Domingo con un diplomático haitiano de apellido Askard, el mismo que habría estado en la reunión de Miami.

Él se encargó de gestionar rápidamente las visas para entrar a Haití de estos cuatro colombianos.

Cuatro días después, esta avanzada de los mercenarios colombianos vuela hacia Puerto Príncipe.

En la capital haitiana se encuentran con el médico Christian Sanon, uno de los conspiradores ya capturados.

Se alojan en una casa en el sur de la ciudad, muy cerca a la embajada de Alemania, y también en inmediaciones de la residencia del presidente.

Por su parte los hermanos Rivera, se habrían reunido con miembros del Tribunal Supremo de Justicia de Haití y varios políticos, entre ellos el exsenador y hoy fugitivo John Joel Joseph.

De acuerdo con las declaraciones, el encuentro más relevante fue con el primer ministro Claude Joseph.

Nuevo plan

Los hermanos Rivera les dijeron a los investigadores que el primer ministro les informó del nuevo plan: ya no secuestrarían al presidente. Debían asesinarlo.

Según los testimonios, les aseguró que él sería el nuevo presidente y que les aseguraría protección y trabajo. Por eso, creen las autoridades, los mercenarios no tenían un plan de escape.

El cambio de planes objetivo causó una pelea entre los hermanos Rivera: Jonathan y el piloto Ronald Ramírez decidieron regresar a Colombia. La misión siguió adelante sin ellos.

El 4 junio, los 19 exmilitares restantes salieron de Colombia hacia Santo Domingo. Dos días después, pasaron por tierra a Haití.

El 7 de julio, después de siete meses de planeación, la operación fue ejecutada por siete colombianos, acompañados de tres policías haitianos.

Entre ellos, Carlos Guerrero, Mauricio Romero, Duverney Capador, Juan Carlos Yepes, Manuel Grosso, Neil Durán y Naiser Franco.

Los demás, incluido el capitán Rivera, se quedaron prestando seguridad en las afueras mientras se ejecutaba el magnicidio.

Ahora se espera a versión de Claude Joseph.

LO MÁS RECIENTE

Sigue leyendo ↓ ↓